expurgatorio

expurgatorio, a

adj. Que sirve para expurgar algunas sustancias expurgatorias son tóxicas.

expurgatorio, -ria

 
adj. Que expurga o limpia.
Traducciones

expurgatorio

espurgatorio

expurgatorio

ADJexpurgatory
índice expurgatorio (Rel) → Index
Ejemplos ?
En el nuevo Índice expurgatorio se señalaban las frases, los párrafos o las páginas que contenían ideas sospechosas de ser heréticas, que serían suprimidas o tachadas de los libros.
Tomando como base el Índice de Montano y el Index Librorum Prohibitorum promulgado por el papa en 1564, se preparó una nueva edición del Índice, bajos los auspicios del inquisidor general Gaspar de Quiroga, en dos gruesos volúmenes publicados en 1583 (el de libros prohibidos) y 1584 (el de libros expurgados) –lo que lo diferenció del Índice papal que sólo incluía libros prohibidos: "en este aspecto, el sistema español era más liberal", según Kamen, porque las obras "podían circular si los pasajes relevantes citados en el Índice expurgatorio eran eliminados"-.
Hacia 1569 el rey Felipe II encargó al eminente hebraísta Benito Arias Montano que elaborara un Índice expurgatorio, para evitar que los libros fueran prohibidos completamente, aunque contuvieran pasajes perfectamente ortodoxos.
Para eso no valía la pena de que nuestros mayores hubieran combatido en Junin y en Ayacucho. De eso al ín- dice expurgatorio para las producciones del pensamiento, no había que andar gran trecho de camino.
De resultas de esta obra el Cardenal Quiroga hizo mucho aprecio de Mariana, y le dió parte en la formación del Manual de Sacramentos, que había encargado al Canónigo Loaysa: le encomendó la Reforma de las apuntaciones del Concilio, que acababa de celebrar; y le comisionó'para hacer el Catálogo de los libros prohibidos, y el Indice del Expurgatorio, que se publicó en 1584.
No bastaba con que un libro estuviera excomulgado ó puesto en el Index expurgatorio, por contener frases mal sonantes ó doctrinas ca- lificada; de heréticas, sino que, hasta para la lectura de cier- tos clásicos, necesitaba un hombre proveerse de licencia ecle- siástica.
Esto le valió tal reputación que desde entonces se le encomendaron otros trabajos parecidos e igual de delicados, como la supervisión del ''Manual para la administración de los sacramentos'', la reelaboración de las Actas de los concilios diocesanos de Toledo de 1582 y la redacción del Índice expurgatorio de 1584.
Así, por ejemplo, en 1558 Felipe II de España, a imitación de un encargo similar que había hecho su padre (Carlos V) a la Universidad de Lovaina, había mandado a Inquisición Española elaborar un "memorial" o "expurgatorio" de obras repudiables desde el punto de vista católico, con el fin de prohibirlas en su reino.
En el tomo I del novísimo "Expurgatorio de la Inquisición Española", del año 1747, se hallan notados muchos lugares de los 5 primeros tomos de esta obra, que se mandaron expurgar.
El Índex estaba constituido de tres partes: el Índex tridentino, el Index pro Regnis Lusitaniae y una sección (el primer Índice expurgatorio portugués) que está dedicado a la eliminación de cualesquier libro sobre las Escrituras Sagradas, filosofía, teología, ocultismo e incluso la ciencia y la literatura.