explayarse

explayarse

(ekspla'γaɾse)
verbo pronominal
1. extenderse al hablar sobre determinado tema El doctor se explayo en sus explicaciones.
2. hablar ampliamente y sin contención sobre determinado tema El autor se explaya en el egoísmo del hombre contemporáneo.
3. distraerse de manera agradable La familia fue al campo a explayarse.
Traducciones

explayarse

relax
Ejemplos ?
No es este el lugar para explayarse sobre sus características principales pero pueden ser consultadas en las publicaciones de Grupo de Estudios del Cono Sur.
En privado se expresó continuamente sobre sus intenciones de escribir un Léxico eclesial (Kirchenlexikon) en donde tuviera la oportunidad de explayarse sobre asuntos teológicos, pero también políticos, culturales y filosóficos.
visión audición cogitación discriminación omnipotencia velocidad de pensamiento poder de transformismo facultad de explayarse o explicarse Su vehículo es Garuda, el dios de los pájaros.
Tal como se ha dicho antes, el bufón —que era un personaje muy popular en la corte de la época— es el elemento inquebrantable sobre el cual el dramaturgo se siente más libre de expresar lo que piensa, teniendo en cuenta que las opiniones de una persona con estas características nunca eran consideradas como válidas —excusa perfecta para explayarse.
Decía Spinetta en sus conversaciones con Berti: En 1988 Spinetta volvió a explayarse sobre el tema en el libro Crónica e iluminaciones, realizado por Eduardo Berti a partir de sus conversaciones con el músico.
Los historiadores románticos, como Augustin Thierry y Jules Michelet, manteniendo la calidad de la reflexión y la explotación crítica de las fuentes, no recelan de explayarse en el estilo y la mantienen como un arte.
Sin embargo, el pintor sevillano pudo explayarse con la Venus del espejo (1647-1651), uno de los desnudos más magníficos y afamados de la historia.
El libro busca definir y explayarse sobre las bases que permiten fundamentar una arquitectura que se propone ser integra y bastarse a si misma para brindar abrigo al hombre sin mayores aditamentos tecnológicos.
Por otra parte, después de hacer Duelle (1976) y Noroît (1976), retornó a un mayor realismo con Le Pont du Nord (1980), antes de explayarse en su temas favoritos (el complot, la fantasía, el ensayo teatral) con El amor por tierra (1984, 170 m), sobre la extraña representación teatral de cierto director en una mansión; con su versión contemporánea de otra pieza literaria clásica, Cumbres borrascosas (1985, 126 m); o con una obra maestra de ambiente teatral, La banda de las cuatro (1988, 160 m).
Tampoco consideró necesario explayarse en estos temas; él solamente escribió para el estudiante, para quien una mera referencia a trabajos sobre filosofía y ciencia sería suficiente.
Durante los primeros minutos del programa, se entabla una amena conversación, para que cada uno de los participantes pueda explayarse frente a una audiencia que dará su veredicto a través de las líneas telefónicas.
Este tema le dio la oportunidad de explayarse en su retórica a expensas de la vieja aristocracia romana, cuya degeneración se encargó de mostrar en su más oscura faceta.