expansionismo

Búsquedas relacionadas con expansionismo: colonialismo, imperialismo

expansionismo

s. m. POLÍTICA Tendencia de un país a extender su poder político y económico más allá de sus fronteras.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

expansionismo

 
m. Tendencia a la expansión de una teoría, de una política, etc.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

expansionismo

(ekspansjo'nizmo)
sustantivo masculino
tendencia de una nación a extender su dominio político y económico hacia otras regiones el expansionismo del Imperio Británico
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

expansionismo

espansionismo

expansionismo

Expansionismus

expansionismo

expansionisme

expansionismo

expansionismo

expansionismo

expansionism

expansionismo

SMexpansionism
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
La oligarquía mexicana con Díaz, Corral, Creel o cualquiera otro a la cabeza, llamará directa o indirectamente la intervención del gobierno de Washington, jugará sin duda dobles papeles, como ya lo ha hecho en otras veces, que no son los tiranos de México los que se detengan por vileza más o menos grande; pero al gobierno de Washington tendrá que meditar cuidadosamente sus actos, pesando los factores nacionales y exteriores que pueden arrastrarlo a un desastre en vez de llevarlo blandamente a la victoria y al apogeo de su expansionismo.
Al pueblo de México: Hermanos mexicanos: Somos producto de 500 años de luchas: primero contra la esclavitud, en la guerra de Independencia contra España encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano...
De una parte, la Conferencia reafirmó que la determinación de Israel de continuar su política de agresión, expansionismo y asentamiento colonial en los territorios que ha ocupado, con el apoyo de los Estados Unidos, constituye una seria amenaza a la paz y a la seguridad mundiales.
En aquel año aciago, los sucesos internacionales que se desarrollaron en la frontera ecuatoriana-peruana, dieron un epílogo de dolor para nuestra Patria, como consecuencia de la congénita conducta agresiva, que los vecinos del sur, han manifestado desde hace más de un siglo, como se delata en su vivir infatigable de expansionismo y conquista en tiempo de los Incas, de la Independencia, de la Gran Colombia y de la República.
Desde el Tratado de Guayaquil hasta el denigrante pacto de Río de Janeiro, la contienda entre los dos países fue siempre inconforme y desigual en sus aspiraciones: era el imperio de la razón contra la fuerza del expansionismo.
Desde un principio nuestra historia nos vinculó al más ancho campo de los acontecimientos del mundo exterior. Vivimos en carne propia el sistema colonial y hemos padecido las más brutales manifestaciones del expansionismo.
Admiraban el acervo científico y cultural europeos, sus conquistas técnicas y el rápido desarrollo de la economía de Estados Unidos –aunque rechazaron las prácticas esclavistas y el temprano expansionismo de los vecinos del Norte-, pero insistían en que sólo conociendo los elementos constitutivos de cada país, su situación particular –geografía, población, idiosincrasia, necesidades-, era posible crear los instrumentos, inclusive teóricos –Alberdi hablaba de la urgencia de una filosofía americana-, para impulsar el progreso social.
Esta conducta de la Nación Mexicana, que se traduce también en el auxilio a los refugiados políticos, víctimas del expansionismo imperialista, en el respeto a las instituciones legítimas de otros países y en la vigorosa defensa de nuestra soberanía, acreditó a México una alta respetabilidad internacional y ameritó para el Gobierno un amplio respaldo popular.
La llegada de la Segunda Guerra Mundial evidenció el papel que habían tenido estos combatientes en España al ser los primeros soldados de sus respectivos países que habían luchado contra el expansionismo fascista de Alemania e Italia.
Las familias numerosas eran premiadas, siguiendo una política natalista, retóricamente conectada con la virilidad agresiva del expansionismo militar.
La posición internacional de Grecia, aliada a Inglaterra y opuesta al expansionismo italiano en los Balcanes, provocaron la Guerra Greco-Italiana de 1941 en que los griegos resistieron inicialmente con éxito: un caso peculiar de enfrentamiento de dos fascismos.
Este incombustible expansionismo tuvo importantes consecuencias sociales, sobre todo debidas al hecho de que el ejército romano no estaba concebido para las largas campañas de ultramar.