eximio


También se encuentra en: Sinónimos.

eximio, a

(Del lat. eximius, privilegiado, sacado de lo corriente.)
adj. Que es excelente el eximio escritor merecía el premio. ilustre mediocre

eximio, -mia

 
adj. Muy excelente.

eximio

(ek'simjo)
abreviación
que es excelente un eximio hombre de ciencias
Traducciones

eximio

Egr., esimio

eximio

ADJ [persona] → distinguished
Ejemplos ?
El nombre del Benefactor aún no ha sido reconocido oficialmente, pero ya está entronizado mentalmente en el frontispicio de la Casa de Salud, como homenaje de reconocimiento y gratitud al eximio hombre público, que solamente hizo bienes a sus semejantes al paso por su fecunda vida.
Dr. Moisés Ugarte y Celso Fernández de Córdova para que lo representen el día de la coronación en Cuenca del eximio poeta Dr. Luis Cordero Agosto 4.
Al hacer lo que teníamos que hacer en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, escogimos escuchar la voz del eximio poeta chileno Pablo Neruda: "Preguntaréis: y dónde están las lilas?
¡Ruines tiempos, en que no priva más arte que el de llenar bien los graneros de la casa, y sentarse en silla de oro, y vivir todo dorado; sin ver que la naturaleza humana no ha de cambiar de cómo es, y con sacar el oro afuera, no se hace sino quedarse sin oro alguno adentro! ¡Ruines tiempos, en que son mérito eximio y desusado el amor y el ejercicio de la grandeza!
El señor Carrasco, el eximio académico de la Historia, era tan aficionado como a sondar los arcanos de lo pasado, a sondar el fondo de las aguas donde podía sospecharse que había pesca; pescaba desde que Dios mandaba la luz al mando, y cuando no podía, revolvía la arena en busca de conchas pintadas, restos de esos humildes animalitos que otros más fuertes persiguen y que por amor a la paz, a la tranquilidad, se resignan a vivir enterrados, bajo la arena, donde no estorban ni excitan la voracidad del fuerte.
Entonces cobró ánimo y dijo el eximio vate: —No está el dios quejoso con motivo de algún voto o hecatombe, sino a causa del ultraje que Agamemnón ha inferido al sacerdote, a quien no devolvió la hija ni admitió el rescate.
Halló por fin al eximio fuerte hijo de Licaón en medio de las filas de hombres valientes, escudados, que con él llegaran de las orillas del Esepo; y deteniéndose a su lado, le dijo estas aladas palabras: —¿Querrás obedecerme, hijo valeroso de Licaón?
Odiseo conoció la voz de la diosa; tiró el manto, que recogió el heraldo Euríbates de Itaca, que le acompañaba; corrió hacia el Atrida Agamemnón, para que le diera el imperecedero cetro paterno; y con éste en la mano, enderezó a las naves de los aqueos, de broncíneas corazas. Cuando encontraba a un rey o a un capitán eximio, parábase y le detenía con suaves palabras : —¡Ilustre!
En el palacio del fuerte Eteocles encontrábanse muchos cadmeos reunidos en banquete; pero ni allí siendo huésped y solo entre tantos, se turbó el eximio jinete Tideo: los desafiaba y vencía fácilmente en toda clase de luchas.
Tampoco acertó; pero la saeta clavóse en el pecho del eximio Gorgitión, valeroso hijo de Príamo y de la bella Castianira, oriunda de Esima, cuyo cuerpo al de una diosa semejaba.
JUAN PÉREZ (Origen de este reirán) Créanme ustedes, por la cruz con que me santiguo, que en cierta villa del Perú, que no determino pwr evitarme de- sazones, existía un tocador de harpa tan eximio que, en cer- tamen ó concurso musical, habría dejado tamañito al mismí- simo santo rey David.
Fué en 1785 cuando empezó á ponerse en boga la galana suerte de capear á caballo, desconocida entonces aún en Es- paña, y en la que fué tan eximio el marqués de Valle Umbroso, don Pedro Zavala, autor de un libro que se publicó en Madrid por los años de 1831, con el título .—Escuela de caballería, con- forme á la práctica observada en Lima.