evanescente


También se encuentra en: Sinónimos.

evanescente

(Derivado de vano.)
1. adj. Que se desvanece o esfuma el vapor es evanescente.
2. Que es sutil, muy delgado o poco intenso. tenue

evanescente

 
adj. Que se desvanece como el humo o vapor.
fig.Que no dura, que desaparece pronto.
fig.Sutil, delicado, tenue.
Sinónimos

evanescente:

sutiltenue, vaporoso,
Traducciones

evanescente

evanescent

evanescente

ADJevanescent

evanescente

a. evanescent, of brief duration.
Ejemplos ?
Nos proviene gozo de aquellos a quienes estimamos, aunque estén ausentes, pero es un gozo leve y evanescente; el aspecto, la presencia, la conversación, ofrecen un deleite vivo, siempre, es claro, que el amigo que ves no solamente sea el que quieres, sino tal como lo quieres.
Un impacto muy definido separa mi impresión final del evanescente escenario luminoso respecto de mi súbito y algo avergonzado despertar y enderezamiento en la silla, al ver moverse de manera vacilante la agónica figura de la cama.
Gravados llevo en mi alma, de mis queridos lares recuerdos perdurables: la dicha evanescente de mi infantil edad mis días adolescentes en tu vergel vivido sin ansias ni pesares.
Liminar, incluso evanescente, el TAZ debe combinar información y deseo para completar su aventura -su acontecimiento-, para habitar su propio límite, para saturarse en su propio existir.
Le suplico que no lo comente donde puedan oírlo mis padres, porque están viejos y delicados, y tan imperdonable infracción de los convencionalismos consagrados por nuestra civilización cristiana podría cortar con demasiada brusquedad el frágil puente que pende en las tinieblas entre el presente pálido y evanescente y las grandes profundidades solemnes de la eternidad.
Yo, nada podré darte, aunque aspirara A unir mi nombre a tu famoso nombre; Que soy la misma sombra que otro día A tus umbrales se asomó impasible. Fantasma evanescente que en silencio Va arravesando entre tu niebla fría.
Todo ello constituye un acercamiento lector superficial y acaso evanescente, tal como sucede con los éxitos de librería denominados “best sellers” o como en la tradición escolar acontece con las clases de literatura donde se atiborra al alumnado con fichas bibliográficas y con apariencias de comprensión lectora, radicadas de modo exclusivo en saberse el argumento del texto literario asignado.
La "lingüística del caos" irradia una presencia que está continuamente desapareciendo de todos los órdenes del lenguaje y de los sistemas de significado; una presencia fugaz, evanescente, "sutil", (un término de la alquimia sufí); el atractor extraño alrededor del que los átomos de significado se acumulan, formando órdenes caóticamente nuevos y espontáneos.
–devolvió Carthena en tono disgustado mientras echaba una mirada aprociativa a la enorme figura a su lado cuyo brazo izquierdo estaba hábilmente enroscado a su cintura; la antorcha lentamente evanescente lanzaba sus imágenes en haces intermitentes mientras colgaba de la mano izquierda de Grignr.
Sin embargo, tal ubicuidad del término, nos permite comprender que lingüísticamente tal vocablo adquirió matices semánticos a través de los siglos de su utilización hasta configurarse un significado “comodín”, atemporal diríamos, evanescente, donde no obstante se refiera, aparentemente en contradicción, a un tiempo específico, su significación varía según si lo moderno es arrasado por lo nuevo; que a su vez, resultará lo “nuevo” moderno, y lo anterior deviene entonces “demodé”, tradicional, anticuado, superado, fuera de “onda” o prácticamente “obsoleto”.
La saga de Elric consta de varios libros, por orden de cronología interna son: Elric of Melniboné (1972) España: Elric de Melniboné (1986) The Fortress of the Pearl (1989) España: La Fortaleza de la Perla (1993) The Sailor on the Seas of Fate (1976) España: Marinero de los mares del destino (1988) The Weird of the White Wolf (1977) España: El misterio del lobo blanco (1989) The Vanishing Tower (The Sleeping Sorceress, 1970) España: La torre evanescente (1990) The Revenge of the Rose (1991) España: La venganza de la Rosa (1993) The Bane of the Black Sword (1977) España: La maldición de la Espada Negra (1990) Stormbringer (1965) España: Portadora de Tormentas (1991) Stormbringer, el volumen que inauguró la saga, es también el que la termina.
Todas las demás son fractales, conchas marinas, los copos de nieve, precisamente, las formas de sonido evanescente horas fuerte, pero sin hacer referencia al piano de costumbre, que parece que nunca se han escuchado los Esseno.