estridente

(redireccionado de estridentes)
También se encuentra en: Sinónimos.

estridente

(Del lat. stridens, part. de stridere, chillar.)
adj. Se aplica al ruido o al color que resultan desagradables o molestos pintó la sala de un verde estridente. chillón, estrepitoso

estridente

 
adj. Díc. del sonido agudo, desapacible y chirriante.
Díc. del color, sensación, gusto, etc., en que hay exageración, contraste violento, impresión fuerte, etc.
Que está por encima de lo normal.
poét.Que causa o mete ruido y estruendo.
fon. Rasgo fonológico de ciertas consonantes en cuyo espectro acústico se observa la presencia de un ruido de intensidad particularmente elevada y un reparto irregular de la intensidad.

estridente

(estɾi'ðente)
abreviación
1. sonido que es agudo y chirriante un grito estridente
2. que es llamativo por producir un contraste violento un color estridente
3. que produce ruido y alboroto máquinas estridentes
Sinónimos

estridente

adjetivo
chirriante, rechinante, agudo, agrio, áspero, destemplado, ruidoso.
Agrio, áspero, destemplado y ruidoso se utilizan en el sentido figurado que posee estridente en ejemplos como: los conceptos estridentes de un orador o de un artículo periodístico.
Traducciones

estridente

strident

estridente

raucous, strident

estridente

stridente, stridulo

estridente

pronikavý

estridente

ADJ
1. [ruido] → strident, raucous
2. [color] → loud
Ejemplos ?
Un álbum con un notable cambio de sonido al que No Doubt nos tenía acostumbrados; mientras que en este álbum el uso de sintetizadores fue notable, las guitarras estridentes disminuyeron, haciéndolo un disco más Pop y pegajoso que los anteriores.
Para una época en la que la monarquía absoluta se consideraba derrocada, se iniciaban los intentos de una democracia y se había restaurado una monarquía limitada, sólo se podía encontrar respuesta sentando unas bases flexibles para el nuevo Gobierno. La Restauración moderó los estridentes escritos sectarios, aunque persistió el radicalismo.
Las hembras son más pequeñas; miden hasta 33 cm de longitud, pesan 125 g, y son marrones. Su canto es una mezcla de sonidos fuertes y estridentes.
Las aves pueden chasquear con el pico para advertir a otras especies de aves de un peligro cercano. Emplean a varios de alarmas estridentes (de 8-10 kHz) o llamadas de reunión cuando detectaron un intruso o una amenaza.
La banda de pop-rock Taxi ha ido ganando el respeto internacional, al igual que los estridentes Spitalul de Urgenţă de la música tradicional rumana, y las cantantes que representaron a Rumania en Eurovisión Elena Gheorghe y Luminița Anghel.
Entre ellos hay un sonido parecido al ronroneo de los gatos, que indica sumisión, un grito de alarma parecido a un ladrido de perro, una manera de clic que expresa felicidad, silbidos estridentes y gruñidos.
La cosa ocurría todos los años, y nuestro joven abeto, que estaba ya bastante crecido, sentía entonces un escalofrío de horror, pues los magníficos y soberbios troncos se desplomaban con estridentes crujidos y gran estruendo.
Los republicanos disparaban contra la tropa desde la esquina de la calle de Peregrinos y la tropa disparaba contra los republicanos desde la Puerta del Sol, de modo y forma que las balas de una y otra procedencia pasaban por delante de las ventanas del referido piso bajo, si ya no era que iban a dar en los hierros de sus rejas, haciéndoles vibrar con estridentes ruidos e hiriendo de rechazo persianas, maderas y cristales.
Alecto entonces, batiendo sus estridentes alas, cuajadas de sierpes, vuela a la mansión del Cocito, abandonando las celestes alturas.
Y en esta penumbra verde, moteada de inquietos puntos de sol; en este ambiente rumoroso, donde aletean tenues mariposas, zumban pesados insectos de metálico coselete y alas estridentes, y vuela el regio faisán, aristócrata del aire, extienden las rosas su erupción primaveral: unas, encendidas, de color de aurora; otras, pálidas y sedosas, con el tinte suave de la carne femenil oculta bajo el misterio de las ropas.
Fascinadamente aterrorizado miré el arribo de muchos cuervos que al llegar, volaban a mi rededor y descargaban sus picos furiosos en mi contra; intentaban penetrar furibundos el capullo que me apresaba y que por fortuna, me protegía. Con graznidos estridentes repetían amenazadores cada vez más fuerte: —¡Has matado al venadito, maldito!
Tomadnos y haced con nosotras conforme a vuestro placer, porque tenemos que comer." "'Y por encima del regateo del mercado, las roncas voces de los hombres, y las estridentes voces de las mujeres, se alzaron los aflautados agudos de los niños, gritado: "Tomadnos para ser vuestros sirvientes, porque los pechos de nuestras madres están secos y nuestros padres no tienen pan para nosotros y tenemos hambre.