estribillo


También se encuentra en: Sinónimos.

estribillo

1. s. m. POESÍA, MÚSICA Conjunto de versos que se repiten cada cierto intervalo en un poema o en una canción.
2. Palabra o frase innecesaria que se repite con mucha frecuencia a lo largo de un discurso o de una conversación. muletilla

estribillo

 
m. lit. Cláusula en verso con que empiezan algunas composiciones líricas, o que se repite después de cada estrofa.
Muletilla (voz).

estribillo

(estɾi'βiʎo)
sustantivo masculino
1. conjunto de versos repetidos después de cada estrofa de un poema o canción La canción tiene un estribillo pegajoso.
2. frase hecha muy repetida Deja ya ese estribillo sobre los deberes conyugales.
Sinónimos

estribillo

sustantivo masculino
Traducciones

estribillo

chorus, refrain

estribillo

refrão

estribillo

Chor

estribillo

جوقة

estribillo

χορωδία

estribillo

Припев

estribillo

合唱

estribillo

合唱

estribillo

コーラス

estribillo

SM
1. (Literat) → refrain
2. (Mús) → chorus
¡siempre con el mismo estribillo!it's always the same old story!
Ejemplos ?
Los chiquillos le lanzaban piedras; las mujeres le escondían la voz; las pandillas le escupían cadenas hasta que un día desapareció. Estribillo Y ahora dicen que era un poeta: uno de esos que el mundo perdió; de nocturnos hechos con poemas que entre fábricas se destruyó.
La del 32 casi parecía un estribillo de una oración, un miserere, era una queja tímida, discreta, una tos que no quería despertar a nadie.
Tadeo Gárate, intendente de Puno; y es fama que todas las noches, y para distraer el fastidio de tan larga navegación, íbanse a conversar a la cámara del capitán, teniendo por delante una botella de abultado vientre y dos cuernecitos de plata que hacían el oficio de copas y que cada vez que el vástago de Muradach XVI sentía la necesidad de remojar el gaznate, acudía a este estribillo: «¡Qué mundo tan cochino, D.
Yo, señor mío, tengo ideas particulares sobre casi todas las cosas... –Cállate con tu estribillo, hombre –exclamó la tía–. ¿Y cómo es que pudo usted acudir tan pronto en socorro de mi Pichín?
Cuando le retaban, o el doctor Quinche, médico del Colegio, le decía que era un animal, lo que ocurría con regularidad y justicia todos los días, su único consuelo era, así que la borrasca se ausentaba bajo la forma del doctor Quinche, entonar su eterno e inocente estribillo.
XXV A LIDIA Ya no llaman con golpes tan frecuentes a tus cerradas ventanas los jóvenes atrevidos, ni alteran tu tranquilo sueño; la puerta, que giraba a todas horas sobre sus quicios, ama permanecer quieta en los umbrales, y oyes menos veces de día en día este estribillo: «¿Duermes, Lidia, dejando perecer a, tu amante?» Muy pronto serás vieja sin atractivos, y llorarás en la silenciosa calle los desprecios do tus insolentes adoradores, expuesta al viento de Tracia que se desata en la luna nueva.
--insistió el inspector mirando enojado a Alicia. Y muchas otras voces dijeron todas a una (--Como si fuera el estribillo de una canción --pensó Alicia) --¡Ala, niña!
Allí una generación duerme tal vez escondida… así de la amarga vida las cosas frágiles son. Sin curar de historias viejas, al son de tosco estribillo, él encierra en el castillo por la noche sus ovejas.
Porque aunque a veces en ella se oye que en trova confusa la voz de quien canta acusa los rigores de su estrella, Se oye también que suspira tan amantes cantilenas, que si canta entre cadenas, no canta, sino delira. A veces, una voz blanda, en estribillo amoroso, de un amador licencioso nuevas al viento demanda.
¡Paso y vuelo! Tal es el estribillo de su romance. A orillas del gran Belt -dice el viento- se levanta un antiguo castillo señorial, con macizas murallas de greda encarnada.
Que toma la vizcainita ::que toma la vizcainá»- Tiene este cantar sobre el anterior la desdichada ventaja de que no se le oye el fin, pues preguntando la voz primera y respondiendo el coro siempre con el mismo estribillo, llega la tarea de los cantadores mucho más allá que la resignación de los que se ven en la angustiosa necesidad de oírlos.
No quiero motejar aquello de rueda de la fortuna y el caldo de Verrino, y a cada tres sentencias aquel esse videatur, que en boca de todos anda como estribillo, porque he traído todo esto bien a mi pesar, y he omitido otras cosas, las cuales únicamente admiran y las repiten los que se lisonjean de llamarse oradores antiguos.