esquivo

(redireccionado de esquivas)
También se encuentra en: Sinónimos.

esquivo, a

adj. Que rehúye las atenciones o muestras de afecto es un joven esquivo incluso con su novia. áspero, arisco

esquivo, -va

 
adj. Que tiene esquivez.

esquivo, -va

(es'kiβo, -βa)
abreviación
cariñosocordial que manifiesta desdén o indiferencia hacia otras personas Tengo un hermano muy esquivo.
Traducciones

esquivo

échif

esquivo

难以捉摸

esquivo

難以捉摸

esquivo

חמקמק

esquivo

ADJ
1. [persona] (= tímido) → shy; (= huraño) → unsociable; (= difícil de encontrar) → elusive; (= evasivo) → evasive
2. (= despreciativo) → scornful
Ejemplos ?
Lo galán y discreto, corresponde en él a lo valiente y caballero: por él suspiran todas las limeñas, y tú sola le esquivas y desdeñas.
Quizá tú soñarías Con verle domeñar en la carrera Del potro ibero la indomada espalda, O en ruda caza fatigar los montes O en el ardua palestra Mover con arte el ya robusto brazo, Al sudor noble de las armas hecho; O ya en más alta empresa, Rendir con tierno y laborioso halago, De la Memoria a las esquivas hijas, Siguiendo fiel el rastro luminoso, Que en torno de él trazaban Las cariñosas familiares sombras Del moro vengador de su linaje Y el penitente Edipo castellano.
—Ya he hablado con Morán —respondió aquél con voz breve y sin volver la cabeza, como deseando concluir de una vez. Estas respuestas esquivas y terminantes eran una de las modalida­des con que el joven Salvador imponía su tiranía en la casa.
-Su vista se desvanecía cual si le acometiese un deliquio, un vértigo extraordinario, asediábanle la pena y el contento; en vez de pensamientos, solo tenía imágenes, pero vagas, imperfectas y deliciosas, esquivas a la forma como una emoción, como el sueño de una existencia desconocida, llorosas y risueñas, placenteras y colmadas como la felicidad.
¡Mas ah! que vertiendo quejas, me esquivas tu dulce miel; en vano de una te alejas si ves que miles de abejas poblando van el verjel.
En ésta no se hacen mala obra lo serio y lo ridículo, lo raro y lo común, lo superior y lo llano: las lágrimas son esquivas; mas si oyen por ahí el ruidecillo lisonjero de esa su amable contraria que se llama risa, no siempre huyen al vuelo, y aun les acontece el esperarla con los brazos abiertos.
Indescriptibles fueron la satisfacción y el contento de ambos cuando volvieron a ver sana y salva a su hija, y asimismo se enteraron de que, sin necesidad de ir a la cercana aldea ni a ninguna otra población, como la madre pretendía, sino en el centro de aquellas esquivas soledades, Silveria había hallado novio muy guapo, según su corazón, conforme con su gusto, y con aptitud y capacidad harto probadas, para toda poesía y aun para toda prosa.
EL PRIMERO: Ya…, pero… EL SEGUNDO: Pero ya entiendo; hay de vagos una cáfila que diz que me conocieron y me amaron en mi infancia, que anduvieron a mi escuela o cosa que se lo valga, que quisieran que yo hiciese de mi estudio una posada; que anduvieran largamente la botella y la baraja, que hubiera mozas acaso nada esquivas, que hubiera armas con que armar ruido y pendencias y desorden… ¡Noramala!
quellas niñas hermosas que en suma beldad conformes, teniendo la tez cual nieve, tengan los ojos cual soles, y el alma sintiendo, tiernas, herida de mal de amores, tanto les falte de esquivas, cuanto de bellas les sobre, salgan al campo conmigo ricas de gracias, adonde favor al mayo risueño las brinden, con gracias dobles, corrientes aguas los valles, frescos doseles los bosques, con su verdura los campos y con su esencia las flores.
la vejez corva, y el amante que agora sólo espira tus amores, y que esquivas más dura que diamante, Lejos huirá de ti; de adoradores la turba que te cerca de contino, cual brillo suele de caducas flores tal desparecerá; que del destino esta es la ley severa, inexorable; éste de la hermosura el hado indino.
Para adquirir el concepto total de la cordobesa es menester estudiarla en sus diferentes clases y estados: desde la gran señora hasta la mujer del rudo ganapán, desde la niña hasta la anciana, desde la hija de familia hasta la madre ó la abuela; y verla y visitarla, ya en la antigua y espléndida capital del Califato; ya en la Sierra, al Norte del Guadalquivir, abundante en minas y en dehesas selváticas y esquivas; ya en la campiña ubérrima donde hay lugares populosos y hasta lindas ciudades, y donde de la riqueza, el bienestar y la cultura son mayores.
No la mente más gloria imagina que logró tu feliz vocación: si himeneos humanos esquivas, otro logras más alto y glorioso; que es Dios mismo tu amante, tu esposo, y testigos los ángeles son.