Ejemplos ?
El planteamiento de esquemas financieros para su aprovechamiento y para la dotación de infraestructura, equipamiento y servicios urbanos, así como para la construcción de vivienda, y IV.
El ser humano se diferencia de los demás seres vivos por su gigantesco potencial creativo que cuando rebasa los esquemas convencionales suele parecer genial.
Al resolver problemas, los sujetos principian por formar una representación de lo problemático que en general consiste en proposiciones o imágenes localizadas tanto en la memoria operativa como exteriorizadas a través de trazos en esquemas, guiones o anotaciones simbólicas.
Por experiencia, ¿cuántos niños, adolescentes y jóvenes hemos visto sucumbir en su entusiasmo por aprender, por ser, ante la rutina impositiva de muchos esquemas tradicionales barnizados de modernos?
De la sensopercepción activa se van generando abstracciones, símbolos, imágenes, esquemas; como por ejemplo, el uso del lenguaje, del dibujo, del número.
Artículo 19.- No se considerarán invenciones para los efectos de esta Ley: : :I.- Los principios teóricos o científicos; : :II.- Los descubrimientos que consistan en dar a conocer o revelar algo que ya existía en la naturaleza, aún cuando anteriormente fuese desconocido para el hombre; : :III.- Los esquemas...
La Nueva Educación, que intentaba romper los esquemas de la escuela tradicional, ya sea atendiendo a la individualidad del niño o a la socialización del mismo, con un rompimiento de horarios, aulas, asignaturas, métodos, arrasó con los puntales de la escuela Alejandrino-Medieval y homuncular del pasado.
Señores: conviene que Monarquía y República dejen de ser dos convenciones sin tránsito fácil y vivo de la una a la otra; que no sea el declararse monárquico o republicano algo que, como el nacimiento o la muerte, no se puede hacer más que una sola vez en la vida. Nada viviente manifiesta estas rigideces; son propias sólo de los esquemas.
La igualdad jurídica de las naciones y su participación activa en organismos y 'agencias internacionales frente a la opinión mundial, hace fuertes a quienes esgrimen razones y confiere a sus voces resonancia universal. No consideramos válidos los diversos esquemas de paz por los que la humanidad ha transitado.
Sostenemos que es posible el diálogo y la solución negociada de los conflictos; rechazamos por consiguiente esquemas militares que pondrán en grave peligro la seguridad y el desarrollo de la región, sin excepciones.
Su acción en los rasgos constructivistas de las teorías psicopedagógicas más actuales es ineludible; ahí está en la epistemología genética piagetiana; en la teoría sociocultural de Vigotsky; en la teorías de la significatividad de Ausubel o de Bruner; en la psicología del procesamiento de la información; en la teoría de los esquemas o en la de los modelos mentales, y aún más, en la reciente teoría de los senergicones.
Ante ello, y heredado acaso de la angustia educativa de, nuestro famoso Pensador Mexicano, a quien le preocupaba el destino de un pueblo que pronto iba a ser libre, y que rugía de impuesta ignorancia, no podemos seguir entendiendo la educación como simples buenas costumbres nada más y menos como hábitos refinados y otras modosidades ni como formación erudita en los esquemas inútiles de una aparente información tan desarticulada, aunque se hable de articulación, que semeja ocurrencias falsamente funcionales de prácticas falsarias, pues algunas de las propuestas nunca las harán los educandos en la vida real.