espiritualismo


También se encuentra en: Sinónimos.

espiritualismo

1. s. m. Inclinación a la vida espiritual.
2. FILOSOFÍA Sistema filosófico que defiende la esencia espiritual y la inmortalidad del alma, y se contrapone al materialismo. materialismo

espiritualismo

 
m. filos. Doctrina metafísica según la cual la materia y el espíritu, lo físico y lo psíquico, no constituyen una dualidad irreductible, sino que el último análisis del espíritu es la única realidad.
Sistema que defiende la esencia espiritual y la inmortalidad del alma.
Sinónimos

espiritualismo:

idealismo
Traducciones

espiritualismo

spiritualism

espiritualismo

spiritualismo

espiritualismo

Spiritualism

espiritualismo

SMspiritualism
Ejemplos ?
El pueblo hebreo a pesar de ser uno de los más ignorantes de la tierra, tuvo en su theismo puro, o séase en el espiritualismo unitario, su salvación moral respecto de la historia, puesto que por aquella dote excelentísima preparó las épocas modernas emanando al Mesías, redentor divino, salvador de la idea universal.
No hay sólo concupiscencia en la carne: la hay en el espíritu. Y si hay espiritualismo divino, no deja de haberle diabólico, y más común y frecuente por desgracia.
El diablo se funda al principio en algo razonable: nos lleva por buenos términos y caminos, hasta que llegamos á cierto punto, donde ya, con mucha suavidad, empieza aquel maldito de Dios á engolosinarnos llevándonos por los atajos, y así nos extravía y nos pierde. En el caso del espiritualismo, á que nos referimos, es evidente que no son malos los principios y fundamentos.
Las palabras espiritual, espiritualista y espiritualismo, tienen una aceptación bien caracterizada, y darles otra nueva para aplicarlas a la doctrina de los espíritus equivaldría a multiplicar las causas de la anfibología, ya numerosas.
Personas muy religiosas y patrióticas, entre ellas un académico de la Historia, en su elegante discurso de recepción, han sostenido que esta ineptitud, calificada de sublime, es una prueba de nuestro gran sér, de nuestros pensamientos levantados y celestiales, de nuestro severo espiritualismo.
Lo encontró ante él, lo encontró como historia, como sentimiento, como hábito de pensar, e hizo necesariamente de él un objeto de sus más elevadas especulaciones. Así es como nació la metafísica y como las ideas divinas, bases del espiritualismo, fueron desarrolladas y perfeccionadas.
Aquella, mas poética que ésta, desde luego, presupone en el hombre un orgullo ciertamente monstruoso, pero no comporta una nueva y mas completa frustración. Es conveniente ver ante todo en dicha escuela una bienhechora reacción contra ciertas risibles tendencias del espiritualismo.
El espiritualismo es un movimiento religioso prominente de la década de 1840 a la de 1920. La característica distintiva del movimiento es la creencia en que los expertos pueden hacer contacto con los espíritus de los muertos.
El espiritualismo nos induce y excita á querer, á adorar casi esta encarnación, ó mejor expresado, esta empapelación y metalización del espíritu.
Desde el punto de vista del espiritualismo, los metafísicos griegos fueron, mucho más que los judíos, los creadores del dios cristiano.
Por más que el corazón le llamaba hacia las doctrinas tradicionales, al espiritualismo más puro, los libros de cubierta de color de azafrán, que entonces empezaban a correr por España anunciando, entre mil galicismos, que el pensamiento era una sección del cerebro, trastornaban el juicio del pobre Zurita.
Este espiritualismo, que hoy apenas se usa, se le representaba a la Duquesa como el manjar más escogido del alma, porque ella había vivido en plena realidad, envuelta siempre en aventuras en que predominaba el sentido del tacto; y las quintas esencias del amor ideal, los matices delicadísimos de las pasiones excepcionales, con sus encrucijadas de sentimientos inefables, de adivinaciones y medias palabras, eran lo más nuevo que se pudiera ofrecer al gusto de aquel paladar acostumbrado a platos fuertes.