espasmo

(redireccionado de espasmos)
También se encuentra en: Sinónimos.

espasmo

(Del gr. spasmos, convulsión.)
s. m. MEDICINA Contracción involuntaria de las fibras musculares.

espasmo

 
m. Pasmo.
med. Contracción involuntaria y persistente de los músculos.

espasmo

(es'pasmo)
sustantivo masculino
medicina contracción brusca e involuntaria de los músculos sufrir un espasmo
Sinónimos

espasmo

sustantivo masculino

espasmo:

contracciónsacudida, convulsión,
Traducciones

espasmo

العضلا, تَشَنُّج

espasmo

espasme

espasmo

Spasmus, Krampf

espasmo

spasm, spasme

espasmo

spasmo

espasmo

شنجه

espasmo

spasme

espasmo

spasmo, espasmo, crampo, spasimo, spasma

espasmo

espasmo

espasmo

křeč

espasmo

spasme

espasmo

kouristus

espasmo

grč

espasmo

痙攣

espasmo

경련

espasmo

kramp

espasmo

krampe

espasmo

skurcz

espasmo

спазм

espasmo

kramp

espasmo

การชักกระตุกของกล้ามเนื้อ

espasmo

kramp

espasmo

sự co thắt

espasmo

痉挛

espasmo

痙攣

espasmo

SMspasm

espasmo

m. spasm, twitch, involuntary muscular contraction.

espasmo

m spasm
Ejemplos ?
Una horrible convulsión ahogó la voz de Samuel, que se agitó algunos instantes en violentos espasmos, quedando luego sin movimiento.
Los que viven la feliz monotonía sin frenéticos espasmos de placer y de alegría de los cuales las enfermas pobres almas van en pos, han saltado, sin saberlo, sobre todas las alturas y serenos van cantando por las plácidas llanuras de la vida humilde y fuerte que cantando va hacia Dios.
La soledad del artista es una hambre trapecista que nos mece hasta marearnos con murmullos promisorios de esperada entrega y al final de los orgasmos, sudorosos espasmos de la muerte, se adormece en nuestros brazos la mirada adormecida del cansancio que fecunda la obra inerte hecha de vida.
ahora en tu demora consumido de fatigas que tatuaron las ortigas de estériles espigas y oscuranzas enemigas de granaderas hormigas soterrado y dolorido en tu partir ahogado, reprimido en tu nacer a la promesa de los espasmos de octubre...
Las lianas se envolvían a los troncos macizos, desplegando en sus curvas femeniles hechizos, dando a sus movimientos perversas inflexiones y simulando, en torpes convulsiones, los lúbricos espasmos del Deleite...
A otro malvado le gustaba matar a mujeres parturientas; iba a verlas llevando con él unos polvos cuyo olor les produce espasmos y convulsiones cuya consecuencia es la muerte.
Después de todo, reflexioné, no era distinto de mis semejantes; pero luego sonreí comparando mi celo, mi laboriosa buena voluntad, con la perezosa crueldad de la negligencia de ellos. Estaba pavoneándome con este pensamiento cuando me asaltaron atroces espasmos acompañados de náuseas y temblorosas convulsiones.
Es demencia, en las actuales circunstancias, ocuparse del ritmo. No hay ritmos entre nosotros, sino espasmos. ¿Música del Verbo, en medio de los aullidos de la desesperación y los resoplidos de la hartura?
El inglés Carlyle habla en su Vida del Poeta Schiller de un Daniel Schubart, que era poeta, músico y predicador, y a derechas no era nada. Todo lo hacía por espasmos y se cansaba de todo, de sus estudios, de su pereza y de sus desórdenes.
En aquella época fue cuando hice poco más o menos tres descubrimientos: primero, que mistress Crupp era muy propensa a una indisposición extraordinaria, que ella llamaba «espasmos», generalmente acompañados de inflamación en las fosas nasales, y que exigía como tratamiento un consumo perpetuo de menta; segundo, que debía de haber algo extraño en la temperatura de mi despensa, pues se rompían todas las botellas de aguardiente; y, por último, descubrí que estaba muy solo en el mundo, y me sentía profundamente inclinado a recordarlo en fragmentos de versificación inglesa.
Ha reaparecido el tiempo; el tiempo reina ahora soberano, y con el horrible viejo ha regresado su demoniaco cortejo de recuerdos, pesares, espasmos, miedos, angustias, pesadillas, cóleras y neurosis.
Una noche, que yo estaba sumergido en un profundo abatimiento, subió para preguntarme si no podría darle, para aliviarle de sus « espasmos», una cucharada de tintura de cardamomo mezclada con ruibarbo y con cinco gotas de esencia de clavo, que era el mejor remedio para su enfermedad.