españolista

(redireccionado de españolistas)

españolista

1. adj. Del españolismo.
2. adj./ s. Que es partidario de lo español.
3. POLÍTICA Se aplica a los partidos que no son autonomistas y a sus militantes, en ciertas regiones españolas. centralista

españolista

 
adj.-com. Dado o afecto al españolismo.
Centralista, desde una postura nacionalista de ciertas regiones españolas.
Partidario del Español, club de fútbol.
Propio o relativo a dicho club.
Traducciones

españolista

A. ADJcentralist, unionist (as opposed to regionalist)
B. SMFpro-centralist
Ejemplos ?
En los 55 años del Club, número muy particular para todos los españolistas, se realizó en conmemoración el escudo de los 55 años de vida del Club Deportivo Español...." Con casacas rojas sobre el corazón como en España la llevan los hombres de la selección con casacas rojas sobre el corazón lucirán los jugadores del Deportivo Español"...
Alternativa Nacionalista Canaria no se presentará a las Elecciones generales de España de 2015 La organización de izquierda nacionalista se encuentra en un "profundo proceso de reorganización" La organización de izquierda nacionalista, en un comunicado, anima a votar y a evitar la abstención, que "tan solo beneficia a partidos españolistas o de claro carácter colonial".
El primero de los dos volúmenes de "Los muy fieles" es dedicado a los españolistas de Asunción, y el segundo a los de Montevideo, dado su gran conocimiento del S.
El 2 de mayo se celebró dicho encuentro en el estadio de Torrero. El Athletic no defraudó y se impuso por 3-2 ante la sorpresa de los españolistas.
Siendo eminentemente democrática su constitución, no se dará el caso, común a los demás partidos españolistas, de estar sujeto a la voluntad particular de un jefe o de una junta de individuos determinados, que, gozando de una absoluta inmunidad, rijan el partido a su arbitrio, a salvo de toda superior sanción.
Acudan, pues, todos los vascos, así los que viven del interés de sus capitales como los que comen del trabajo de sus brazos, lo mismo los jóvenes de dieciséis años que empiezan a estudiar o trabajar para ganarse la vida (pues desde esa edad se admite en el partido) como los ancianos de sesenta o setenta, que, cumplida la labor que les tocaba en el mundo, se retiran a descansar su mente y sus brazos en el hogar fundado o mantenido por ellos; acudan todos a alistarse en las filas de este partido, nuevo por su existencia, pero mucho más antiguo por su origen histórico-político que cuantos partidos españolistas han seguido hasta ahora los vascos...
Y si repasáis las hojas de sus respectivos órganos periódicos, ¿no veis cómo están atestados de especies y frases y artículos enteros que sólo un espíritu antibizkaino (antibizkaino por malicia, por conveniencias o por lo que fuere) puede producir? ¡Pobre Bizkaya, si tu destino estuviese a merced de esos partidos españolistas que te van carcomiendo las entrañas!
El proyecto de constitución orgánica alcanzará también a las relaciones exteriores del partido, a saber, a las que haya de guardar con los vascos establecidos en otros estados, y a las que medien entre él y los otros partidos políticos del estado español, comprendiéndose en éstos tanto los demás partidos españolistas que han hecho su asiento en el país vasco, como los regionalistas de fuera del mismo.
Los gobernadores civiles quedaron encargados de nombrar a sus nuevos miembros entre profesionales liberales y empresarios, lo que provocó la desafección de los miembros de la Lliga Regionalista encabezados por Josep Puig i Cadafalch, quien en un principio había creído en la buena voluntad regionalista de Primo de Rivera, ya que los designados para las cuatro diputaciones catalanas, como en los ayuntamientos, fueron españolistas, procedentes en su mayoría de la Unión Monárquica Nacional.
Su nombramiento definitivo no gustó a muchos sectores catalanistas católicos, los cuales, basándose en las resoluciones del entonces recién concluido concilio Vaticano II, organizaron la campaña «Volem bisbes catalans!» ('Queremos obispos catalanes'). En reacción, los sectores españolistas le dedicaron un triunfalista recibimiento.
Desde los sectores españolistas se destacó que en el programa del Congreso apareciera el escudo de Cataluña atravesado por un puñal y «¿Sabe el lector qué simbolo ostenta el puño del arma homicida?
Durante el acto se profirieron gritos a favor de la rebelión de Abd el-Krim y de su autoproclamada República del Rif en el Protectorado Español en Marruecos, y hubo enfrentamientos con grupos "españolistas" y con la policía, que produjeron alrededor de treinta heridos.