escuálido

(redireccionado de escuálidas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con escuálidas: crater

escuálido, a

(Del lat. squalidus, áspero, tosco.)
1. adj. De extraordinaria delgadez o falto de desarrollo tras la enfermedad quedó escuálido. esquelético robusto
2. Que está muy sucio y desaliñado recogimos a un niño harapiento y escuálido.
3. adj./ s. m. ZOOLOGÍA Perteneciente a una familia de peces que tienen forma de escualo y carecen de aleta anal.

escuálido, -da

 
adj. Sucio, asqueroso.
Flaco, macilento.

escuálido, -da

(es'kwaliðo, -ða)
abreviación
1. relacionado con las personas o animales que tienen una delgadez muy acentuada una cabra escuálida
2. desarrollado que ha alcanzado poco desarrollo un árbol escuálido
Sinónimos

escuálido

, escuálida
Traducciones

escuálido

squallido

escuálido

esquálido

escuálido

ADJ
1. (= delgado) → skinny, scraggy
2. (= sucio) → squalid, filthy
Ejemplos ?
El pelaje nunca debe ser cortado, excepto el área alrededor de la cara donde se encuentran partes escuálidas de pelo, recortar el pelaje alrededor de su espalda puede arruinarlo y hacerlo rizado y no volver a ser normal, además de generar problemas de piel.
La calzada procesional (de unos 700 m), techada, contiene abundantes relieves con escenas de la vida cotidiana: del transporte en barcas de las columnas de granito desde Asuán al templo, comerciantes asiáticos, partidas de caza en el desierto y gentes escuálidas de la época de hambruna.
Mas antes sin el yelmo ni coraza, cubierto sólo del jubón vilmente, fue conducido a ella en un raza de carreta grosera y eminente, que tiraban con gran pausa dos vacas de largo ayuno escuálidas y flacas.
Los soldados del general Salom llegaban de noche hasta ponerse a tiro de fusil y gritaban: -A Lima, muchachas, que la patria engorda y da colores, -palabras que eran una apetitosa promesa para las pobres hijas de Eva, a quienes el hambre y la zozobra traían escuálidas y ojerosas.
Y rápidas unas tras otras, como vierten nubes de tormenta las suyas, corrían lágrimas por las escuálidas y atezadas mejillas de la pobre anciana.
Los labios cárdenos se agitan; el Papa interrumpe la plegaria, se confunde, se deshace en adoración, quiere salir de sí mismo para mejor escuchar y beber la palabra divina; y el Crucificado -señalando con mirada ya turbia hacia el océano de criaturas que bullen allá abajo, escuálidas, transidas, gimientes, dolorosas, maltratadas, ofendidas, en el abandono- dice el Papa, en voz que resuena urbi et orbi: - Por ellos.
Y otra vez abajo sobre sus escuálidas piernas, tiritando y castañeteándole los dientes, hasta que volvía a meterse en cama, pues el frío es más rabioso que nunca cuando sabe que tiene que marcharse.
Por las chatas calles del arrabal, miserables y sucias, inundadas de sol, con cajones de basura a las puertas, con mujeres ventrudas, despeinadas y escuálidas hablando en los umbrales y llamando a sus perros o a sus hijos, bajo el arco de cielo más límpido y diáfano, conservo el recuerdo fresco, alto y hermoso.
Teru-Tero había crecido también, pero era siempre el mismo ser disforme, de largas piernas escuálidas, brazos de chimpancé y enorme cabeza hundida entre los hombros, que se elevaban a manera de dos montículos.
Cuando volví al Palacio Gaetani, hallé a María Rosario en la puerta de la capilla repartiendo limosnas entre una corte de mendigos que alargaban las manos escuálidas bajo los rotos mantos.
El Cristo Crucificado con sus carnes escuálidas expresa lo que debió padecer en su muerte y pasión, pero qué expresión y verdad en el rostro, el miembro más importante para la expresión, no en balde se le ha llamado el espejo del alma; no sucede así en las esculturas griegas, en las que la expresión es tranquila y no traspasa nunca los límites de la regularidad de los órganos, el Laoconte y sus hijos, su expresión es desesperante sin duda, pero no aterroriza cuál debió ser al ocurrir tal escena, sino que se halla templada y deja percibir los contornos bellísimos de aquellos héroes.
VIII CONTRA UNA VIEJA IMPÚDICA ¿Y pretendes que enerve mi vigor por complacerte, vieja impúdica, montón de años, que tienes los dientes negros, la frente surcada por las arrugas de la decrepitud, y como vaca rijosa despides un hedor nauseabundo entre las escuálidas nalgas ?