Ejemplos ?
Si como profesores sólo informamos mecánicamente, hacemos títeres repetitivos y esclavizados...
Y aquí como allá, los hombres esclavizados, los hombres de conciencia dormida empiezan a despertar, a sacudirse, a agitarse, a castigar.
LOS ABUSOS DE PODER PREPARAN EL DESPLOME DE INSTITUCIONES QUE SUCUMBIRAN ATROPELLADAS POR MULTITUDES ENLOQUECIDAS. LOS PUEBLOS SERAN ESCLAVIZADOS CON EL YUGO DEL PAN.
EL CRITERIO POPULAR HA SIDO PREDISPUESTO POR NOSOTROS MEDIANTE LA PRENSA: ESTA GRAN POTENCIA SE HALLA EN NUESTRAS MANOS EN SU CASI TOTALIDAD. LLEGARA EL MOMENTO DE DEMOSTRAR QUE TODOS LOS GOBIERNOS EUROPEOS DE LOS GOIM ESTAN ESCLAVIZADOS.
Y aunque la energía era igual para ambos, tal parecía que los móviles resultaban más ayudados. La energía los hacía más libres, en tanto que los inmóviles habían quedado esclavizados a la carne de los plane-tas.
Con todo, los espíritus inmundos, encerrados por aquella arte nefaria en los mismos simulacros, reduciendo a su compañía las almas de sus adoradores, las veían miserablemente cautivas, por lo que dice el Apóstol: «Sabemos bien que el ídolo es nadie, y lo que sacrifican los gentiles, a los demonios lo sacrifican y no a Dios; no quiero que os hagáis participes y compañeros de los demonios.» Así que después de este cautiverio, en que los malignos demonios tenían esclavizados a los hombres, se va edificando la casa de Dios en toda la tierra, de donde tomó su título aquel salmo que dice: «Cantad al Señor un cántico nuevo.
Las dos pesas y las dos medidas carecen de uso en el criterio libertario; la ciencia, negando el libre arbitrio en los individuos destruye la base de las actuales y bárbaras instituciones penales, los revolucionarios no establecemos criterios diferentes para los actos del malhechor en grande y el malhechor en pequeño; ni hemos de buscar subterfugios para barnizar las violencias que inevitable y necesariamente tienen que acompañar al movimiento libertador, las deploramos y nos repugnan, pero en la disyuntiva de seguir indefinidamente esclavizados y apelar al ejercicio de la fuerza...
O acaso el largo discurrir sobre la libertad se refería primero a la libertad de los esclavos para ser esclavizados o a la libertad de los siervos para obedecer a sus amos, o a la libertad de los obreros para vender su fuerza de trabajo y dejarse explotar por los dueños de las máquinas y del dinero, ¿a cuál libertad se refieren?
Precisa es en uno y otro caso, ó cohibir con las prisiones los efectos de la locura, ó sujetar el frenesí; y si groseros, indolentes, y abandonados, lo son hasta el extremo de preferir á una existencia noble la condición servil, justo es situarlos en la clase que eligen; y pues que se empeñan obstinados en afirmar sus cadenas, mientras que los otros con esfuerzo magnánimo tratan de romper las suyas, quedan esclavizados al servicio del públco que ofendieron, llevando consigo los títulos de su condición.
Declaradas, pues, en rebeldía contra todas las leyes que nos puedan, acatándolas, mantener esclavizados, luchamos en pro de nuestra causa, de la causa del individuo, del mejoramiento de éste que es el de la sociedad, no quepa duda alguna a nadie.
Preocupado por ello, Ulo, aprovechando que Zócvel dormía en exquisito abandono, fue a la biblioteca iónica y descubrió un pedernal infor-mativo que narraba la historia de la huida de los amánticos esclavizados por la matriarca Zócvel y una cita cruzada, le hizo conocer toda la ver-dad.
Se quejaban de que mientras combatían en el exterior por la libertad y el imperio, ellos eran oprimidos y esclavizados en sus propias casas por sus conciudadanos; su libertad estaba más segura en la guerra que en la paz, más segura entre los enemigos que entre su propio pueblo.