Ejemplos ?
En él podemos encontrar desde altas cascadas de agua, abiertas en profundas gargantas, escarpados riscos, donde se levantan exuberantes bosques verdes de muy diferentes especies arbóreas y centenares de especies de flores por debajo del nivel de nieves perpetuas de las altas cumbres.
Las carreteras tienen que serpentear valles escarpados, desfiladeros de 3 000 metros de altitud o más, y están sujetas a deslizamientos frecuentes y avalanchas de nieve.
Los zorros rojos prefieren las áreas despejadas, las colinas con bosques, las marismas y las riberas de los ríos. Los zorros rojos se encuentran en las zonas con arbustos, en los pantanos, y los terrenos escarpados y montañosos.
A partir de entonces, otras erupciones menores, pero múltiples, llenaron en parte la caldera. Sin embargo, aún se pueden reconocer los bordes escarpados.
Estaba situada donde ahora está Narni, en terrenos elevados que, por un lado, eran escarpados y abruptos, siendo imposible tomarla por asalto o por asedio.
Ciria está situada al este de Soria, a una media hora en coche. Se encuentra en el valle del río Manubles, son terrenos montañosos y bastante escarpados.
Después de andar seis días por entero, por riscos escarpados y barrancos, donde no hay vía, donde no hay sendero, ni llegaron jamás moros o francos; llegué a inhóspito valle inculto y fiero que cueva y monte cierra por los flancos, en cuyo centro allí, sobre un cerrillo, mágicamente bello hay un castillo.
El Tartareo monstruo se resuelve a valerse otra vez del atrevido bretón; su cuerpo sanguinoso arrastra por entre breñas y escarpados riscos, y llega a Albión; allí distintas formas toma a la vez, apura el artificio de su pecho infernal, y así enfurecen al ánglico guerrero sus bramidos.
Todo entre sombras callaba; El mundo, en reposo inerme, Curioso se contemplaba, Cual de despertar acaba Un hombre, y duda si duerme. Víanse al lejos enhiestas, Cerrando los horizontes, En dobles hileras puestas, Las enmarañadas crestas De los escarpados montes.
Y en efecto, al frente, muy lejos, a inconmensurable altura en los más escarpados cerros, se veía, casi como una estrella, una chispa de fuego.
Es mucho más lo que me aguarda. Tengo montes mucho más escarpados que subir, valles mucho más oscuros que cruzar. Y todo lo he de sacar de mí mismo.
Lo perseguí ávidamente, pero el pájaro seguía saltando de copa en copa, mientras sus alas doradas reflejaban la luz del sol. »Así, fui a parar a un estrecho valle, flanqueado por escarpados riscos.