Ejemplos ?
¡Y el negocio redondo! O cuadrado, como usted prefiera señor presidente ¡Y cueste lo que cueste!, Así tengamos que matar a los escandalosos opositores.
Si los diputados y los Comunes en la muerte de no hubiesen admitido virreyes ni gobernadores antes de haber jurado el rey, no se hubiera cometido en la muerte de el absurdo de admitir gobernadores y virreyes, y de reconocer últimamente al, porque la Nación toda hubiera estado en más perfecta unión y concordia, y se hubieran de este modo evitado tantos desórdenes y delitos como se han tolerado sin ley, sin razón, y sin justicia, en todo el tiempo que no se han celebrado cortes; delitos que son públicos y que yo callo, y que han provocado, en fin, la Ira Divina, para el justo y merecido castigo que nos amenaza. No examino quién haya sido en los tiempos pasados y presentes el que ha tenido la culpa de tantos escandalosos abusos.
Ríos Rosas, el mismo Ríos Rosas que pocos días ha, en su afán de liberalizar la Constitución, a cuya obra ha contribuido, manifestaba que había hecho tres o cuatro veces en ella el sacrificio de sus opiniones particulares, se apresura a alegar este mérito a fin de que, imitándoles el racionalista catalán, cese en sus ataques escandalosos a la religión del Crucificado.
Desde los elegantes y exaristocráticos trajes de etiqueta, ocultamente alquilados, hasta los sencillos o escandalosos modelos hechos por desconocidos modistas venidos a menos; desde las humildes imitaciones de joyas ambicionadas hasta las portentosas brillantes alhajas importadas de países lejanos y exóticos, de diversas maneras...
Y luego, refiriéndose a la sofocada rebelión de Raña y Bernabé Rivera, expresa: “Los Representantes se sienten sumamente afectados, cuando tienen que contraerse a esos acontecimientos escandalosos que han tenido lugar en la Provincia...
Hay médicos carísimos que ganan en un día lo que un pobre maestro percibe en un mes y abogados que cobran honorarios tan escandalosos que hasta los ingenieros se empobrecerían en los costos de sus construcciones.
El Provincial de Lima, al darse cuenta de la escapatoria de sus dos subalternos, no se quedó con los brazos cruzados, y previa reunión y acuerdo del Definitorio, comisionó al padre Terón para que, con el carácter de Procurador, lo defendiese ante el monarca, hiciese arrestar a los frailes prófugos y obtuviese que quedaran perpetuamente privados de voz activa y pasiva los padres Arteaga, Calderón y los tres hermanos Suero, frailes díscolos, escandalosos y tumultuarios, a juicio del partido vencedor.
Yo escribí con ingenio facinoroso en los hervores de la niñez, más ha de veinte y cuatro años, los que llamaron sueños míos, y precipitado, les puse nombres más escandalosos que propios.
Entre las partes de por medio de su compañía, cuyo tirano era, había arreglado varios escándalos eróticos con matrimonios no menos escandalosos, pero que a ella le parecían excelentes por el corte teatral que tenían, por lo que semejaban a tantos y tantos desenlaces de intrigas de la escena.
Y es verdad Dios que yo siempre lo sospeché, porque era su tienda el burdel de los libros, pues todos los cuerpos que tenía eran de gente de la vida, escandalosos y burlones.
Lleguéme, diciendo esto, a una gran compañía donde penaban en diversos puestos muchos, y vi unos carros en que traían atenaceando muchas almas con pregones delante. Lleguéme a oír el pregón, y decía: -Estos manda Dios castigar por escandalosos y porque dieron mal ejemplo.
Y a la verdad, él dio licencia a los que tenía por sospechosos, que eran de la gente que se había hallado con el Visorrey, aunque el Ulloa trajo por sus oficiales y capitanes diez o doce de los muy apizarrados y escandalosos, y que habían cometido en aquella tierra grandes maldades y venían acá a sembrar aquella simiente, y persuadió al capitán Juan Bautista que fuese amigo e compañero del Ulloa.