escalerilla

escalerilla

1. s. f. Escalera que tiene pocos peldaños están arreglando la escalerilla de entrada a su casa.
2. JUEGOS Serie de tres cartas consecutivas.
3. VETERINARIA Instrumento que sirve para explorar la boca de las caballerías.

escalerilla

 
f. Escalera de corto número de escalones.
En los juegos de naipes, tres cartas en una mano, de números consecutivos.
veter. Instrumento de hierro para abrir y explorar la boca de las caballerías.
Traducciones

escalerilla

Leiter

escalerilla

ladder

escalerilla

escada

escalerilla

سلم

escalerilla

drabina

escalerilla

σκάλα

escalerilla

žebřík

escalerilla

사다리

escalerilla

stege

escalerilla

บันได

escalerilla

SF (en bricolaje, piscina) → ladder; (en barco) → gangway, companionway (Aer) → steps pl
Ejemplos ?
No llega a la borda la escalera; pero por ella se ha se subir. Delegados, comerciantes y cónsules suben por la escalerilla y entran a la baranda del vapor.
Podía correr, el tren se deslizaba despacio, alcanzarlo, trepar por la escalerilla y quedarse un instante en la plataforma del último vagón, viendo cómo el convoy adquiría velocidad.
En efecto, Lestiboudis había llevado a11í todas las que había trasladado de la pradera, e incluso corría cada minuto a buscar más a la iglesia, y ocasionaba tal atasco con su comercio que era difícil llegar hasta la escalerilla del estrado.
Conque olvidarte procura de que yo soy la persona que irá a cenar, y no olvides que el amigo será un momia, que tú serás quien nos sirva, y que por cuenta redonda bien te dará cien doblones quien la da doscientas onzas.» Y así acabando don Juan hasta los ojos se emboza y parte añadiendo bajo: «Hasta mañana a estas horas.» Quedó la criada un punto embebecida y absorta, sin una idea en el alma ni una palabra en la boca, viendo cómo por la entrada de una escalerilla angosta el impetuoso don Juan se hundía como una sombra; que siempre aturde y fascina la vista de una persona que tantos doblones gana y tan seria los derrocha.
Pero en lugar de quedarnos en el ancho salón donde el pueblo se reunió entonces, y que a la vez sirve de escuela pública de primeras letras, vamos a subir por una angosta escalerilla abierta en un ángulo de la pared opuesta a la puerta principal.
Repuesto el indulgente lector de la sorpresa que le habrá causado tan extraña salutación, llegamos a la escalerilla, cuya puerta nos abre, entre mil reverencias, el sanguinario pedagogo; subimos media docena de toscos escalones, y entramos al fin en una pequeña sala donde nos hallamos al conocido alcalde de los largos colmillos, sentado ante la única mesa que allí hay, y a su derecha, pero de pie y a respetuosa distancia, al alguacil del concejo.
Pero tenía arriba un cuchillo que fué de su padre, e iba por él; un momento de espera nada más. Y, abriendo el portal, se lanzó por la angosta escalerilla, llegando en un vuelo a lo más alto.
Tanto creció el deseo, que un día aprovechó un descuido del criado para esconderse detrás de la puerta de una escalerilla; y transcurrido buen rato, asomó las narices a la calle, y al convencerse de que el criado se había ido, saltó a ella, echó la gorra en el aire y se dijo: -¡Ya soy libre!
Esta vez Luisito echó a llorar a lágrima viva, pero sin cesar de correr. Metiose en una escalerilla muy oscura, temeroso de aquella mujer, y sentose en uno de los escalones.
Empujola la curiosidad, sin fijarse en que faltaba a la educación abandonando a sus amigas, bajó por una escalerilla reservada, con tanta precipitación que dos o tres veces corrió peligro de desnucarse.
Hubo un momento en que lord Arthur creyó divisar una silueta gruesa y defor­me que se abalanzaba hacia la escalerilla próxima al puente.
Entonces me senté tristemente en la orilla de la litera y allí me quedé junto a ella hasta que vinieron a retirarnos. Bajamos por una escalerilla hasta un bote.