escabeche

escabeche

(Del ár. vulgar *iskebey, guiso de carne con vinagre y otros ingredientes.)
1. s. m. COCINA Salsa preparada con aceite, vinagre, sal, laurel y otros ingredientes, con la que se conserva el pescado y otros alimentos hemos tomado sardinas en escabeche.
2. COCINA Cualquier alimento conservado en escabeche.
3. INDUMENTARIA Y MODA Líquido o tinte para teñir las canas.
4. Argent. COCINA Fruto en vinagre, encurtido.

escabeche

 
m. Adobo o salsa de vinagre, laurel, etc., para la conservación de pescados y otros manjares.
Pescado puesto en escabeche.
fig.Líquido para teñir el pelo.

escabeche

(eska'βeʧe)
sustantivo masculino
1. adobo hecho con aceite, vinagre y especias usado para condimentar o conservar ciertos alimentos Comimos un excelente conejo en escabeche.
2. alimento que se conserva o condimenta con este adobo Hizo un escabeche de mejillones.
Traducciones

escabeche

pickle, souse

escabeche

salmì, sottaceto

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

escabeche

SM
1. (= salsa) → pickle, brine
2. (= pescado) → soused fish
Ejemplos ?
Lo que escrito llevo, a Dios gracias no puede herir la delicadeza de los huanuqueños de hoy, que asaz republicanos son y harto saben dónde les ajusta el zapato, para no dárseles un pepinillo en escabeche de pergaminos y títulos de Castilla, y lanzas y medias anatas, y escudos y demás pamplinadas heráldicas.
Pos bien, tío Paco: sigún mi novia me escribe, que por cierto le ha escrito la carta la señá Cloto, la casera del Corralón del Duende, porque ella no sabe escribir, ha de saber usté que el Jorobeta quiere casarla con un tal Juan el Escabeche (que en escabeche acabe sus días), porque el padre de mi novia dice que está él mu abitocao y que no quiere si palma pronto dejar al relente su tesoro, y que además no quiere que se case conmigo, porque yo, sigún dice, aún tengo la edá en la boca y porque se le ha metío entre ceja y ceja que a mí me gusta mucho el solera y las aceitunas, y cree que los cuatro ochavos que él ha rejuntao me los voy yo a gastar en dambas cosas, y a mi Rosalía de tanto llorar, sigún me escribe, se le han agrandao los lagrimales.
Y ha de saber usté, tío Paco, que si a mi novia la casan con ese Escabeche, yo a ese Escabeche lo escabecho, y endispués me escabecho yo, en cuantito me den el canuto, que me lo darán de aquí a cinco meses, Dios mediante.
Dábale por el canto y por la costura; no desdeñaba los deportes; pedaleaba gallardamente en bicicleta. A la verdad, era un tanto insípida, como la perdiz sin escabeche.
Y como desde que recibí la carta de mi novia no cato el rancho y me he puesto más pajizo que una hopa, el sargento Candileja, que es un hombre que sabe jasta tocar el acordeón, me preguntó qué era lo que me había quitao la voluntá al rancho, y yo, como el sargento es to un hombre, le conté las duquitas de muerte que estoy pasando y lo que pensaba hacer en cuantito sortara el máuser, y el hombre me aconsejó que le contara a usté mi pesaumbre y que le pidiera a usté, por to lo que usté quiera más en el mundo, que meta el percal y haga to lo posible para que cuando yo vaya no me encuentre casá a mi flor de mayo, porque si me la encuentro casá con el Escabeche...
-¡Hem! -dijo miss Murdstone, con sus ojos fijos todavía en el escabeche-. Lo más importante de todo, de la mayor importancia, es que a mi hermano no se le moleste y pueda estar tranquilo.
-Pos esa armaciga es la novia de su sobrino de usté, el que está sirviendo al rey en Cáiz, y ese proigio me ha dicho: «Oiga usté, señó Manué: usté isimule si lo he mandao llamar, pero como yo sé que usté es carne y uñita del Caracoles, y el Caracoles es tío de mi Paco y quiée a mi Paco como si lo hubiera parío, tengo que decirle a usté que cuando yo estaba más tranquila esperando carta de Paco, mi padre, que no puée ver a mi Paco ni en una mordura tallá, me ha dicho que sa menester que me case con el Escabeche...
El de las monjas trinitarias no era menos original. Decía así: San Bernardo no come escabeche, ni bebe Campeche, porque es amigo de la leche.
El General El pan duro sería lo de menos. Lo terrible, a estas horas, son el escabeche y las judías estofadas. El Rey Pero, ¡qué tonterías dices!
La señora Bovary, los días siguientes, se extrañó mucho de la metamorfosis de su nuera. En efecto, Emma se mostró más dócil, a incluso llegó su deferencia hasta pedirle una receta para poner pepinillos en escabeche.
Si por ocuparse y hacer hubiera entendido las cosas de que tú hablabas antes, ¿crees que hubiera querido decir, no es vergonzoso para nadie coser sus zapatos, vender escabeche o estar despachando en una tienda?
¿Se acuerda usté de lo renombrá y lo rebonita que era la Olores antes que le dieran las viruelas? -Como que era más bonita que un cromo y tenía más fama que el atún en escabeche.