episcopado


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con episcopado: obispo

episcopado

(Del lat. episcopatum.)
1. s. m. RELIGIÓN Dignidad de obispo.
2. RELIGIÓN Época y duración del gobierno de un obispo.
3. RELIGIÓN Conjunto de los obispos.

episcopado

 
m. Dignidad del obispo.
Conjunto de obispos.

episcopado

(episko'paðo)
sustantivo femenino
1. orden sagrada por la que un sacerdote recibe la dignidad de obispo Nuestro párroco ha recibido el episcopado.
2. período de tiempo que dura un obispo a cargo de una diócesis Su episcopado será recordado por siempre.
3. conjunto de obispos de un lugar el episcopado de la nación
Sinónimos
Traducciones

episcopado

episcopato

episcopado

épiscopat

episcopado

episcopate

episcopado

SM
1. (= cargo) → bishopric
2. (= obispos) → bishops pl, episcopacy (frm)
3. (= período) → episcopate (frm)
Ejemplos ?
Mauricio nombra César a su hijo Teodosio, nacido de la hija del emperador Tiberio. 2. A la muerte de Pelagio el joven, Gregorio le sucede en el episcopado de la Iglesia Romana. Permanece quince años en el cargo.
En estos últimos días el Episcopado ha planteado una serie de condiciones que permitirían asegurar la limpieza moral del plebiscito.
Y si hoy, colectivamente, formulamos nuestro veredicto en la cuestión complejísima de la guerra de España, es, primero, porque, aun cuando la guerra fuese de carácter político o social, ha sido tan grave su represión de orden religioso, y ha aparecido tan claro, desde sus comienzos, que una de las partes beligerantes iba a la eliminación de la religión católica en España, que nosotros, Obispos católicos no podíamos inhibirnos sin dejar abandonados los intereses de nuestro Señor Jesucristo y sin incurrir el tremendo apelativo de "canes muti", con que el Profeta censura a quienes, debiendo hablar, callan ante la injusticia; y luego, porque la posición de la Iglesia española ante la lucha, es decir, del Episcopado español...
El sentido del bien común cede el puesto al desencadenamiento de los egoísmos colectivos e individuales. El dinero pudre a una sociedad que lo ha hecho su ídolo» (Declaración Doctrinal del Episcopado Francés, mayo de 1954).
«Se señala como diferencia entre la herejía y el cisma que la herejía profesa un dogma corrompido, y el cisma, consecuencia de una disensión entre el episcopado, se separa de la Iglesia»(70).
Nuestra posición ante la guerra Conste antes que todo, ya que la guerra pudo preverse desde que se atacó ruda e inconsideradamente al espíritu nacional, que el Episcopado español ha dado, desde el año 1931, altísimos ejemplos de prudencia apostólica y ciudadana.
«La disposición de la verdad permanece, pues el bienaventurado Pedro, perseverando en la firmeza de la piedra, cuya virtud ha recibido, no puede dejar el timón de la Iglesia, puesto en su mano»(95). Por esto los Pontífices, que suceden a Pedro en el episcopado romano, poseen de derecho divino el poder supremo de la Iglesia.
Porque, señor Aguirre, -acaba de decirlo en una pastoral el Episcopado alemán- "entre el comunismo y nuestro catolicismo –que es el de Vizcaya- hay la misma separación que entre el día y la noche, el fuego y el agua: y si los comunistas llevan la bandera roja a través de la Europa central y occidental, no quedará más que un campo de escombros, y la Iglesia católica se hundirá en el caos y en la desolación".
De esta manera damos por iniciada la etapa de transición hacia la democracia, objetivo que constituye nuestra decisión intransferible e irrevocable. Lo hacemos bajo el lema del Episcopado Argentino: la reconciliación nacional.
España, que teníamos por ensotanada para siempre, inicia un vago movimiento contra la Santa Iglesia. Esto es suficiente a enloquecer al episcopado, ya furioso y prevenido por los últimos acontecimientos.
Antes que lo hubiese dicho el episcopado alemán, los aliados de usted lo habían hecho, en forma horrenda, en el suelo sagrado de la España sometida al cetro de hierro de los comunistas.
Esta nuestra inquietud no se ha visto disminuida por los informes que los reverendísimos representantes del episcopado, según su deber, nos dieron, ajustados a la verdad, al visitarnos durante nuestra enfermedad.