envidiar

(redireccionado de envidias)

envidiar

1. v. tr. Sentir o tener envidia los envidia porque ellos han conseguido un gran éxito profesional.
2. Desear o querer lo que tienen otros envidio su cultura e inteligencia. anhelar, ansiar
3. no tener qué envidiar o tener poco que envidiar coloquial No ser una persona o una cosa inferior a otra mi coche tiene poco que envidiar al tuyo.

envidiar

 
tr. Tener envidia [de una cosa], sentir envidia [de una persona].
fig.Desear, apetecer [lo lícito].

envidiar

(enbi'ðjaɾ)
verbo transitivo
experimentar un sentimiento de disgusto causado por las posesiones de otra persona Mi hermano me envidia el trabajo.

envidiar

(embi'ðjaɾ)
verbo transitivo
tener una persona envidia de otra o de una cosa Le envidiaba las joyas que llevaba puestas.
tener una cosa o persona los mismos méritos y cualidades que otra Mi automóvil no tiene nada que envidiarle al tuyo.

envidiar

(enbi'ðjaɾ)
verbo transitivo
experimentar un sentimiento de disgusto causado por las posesiones de otra persona Mi hermano me envidia el trabajo.

envidiar

(embi'ðjaɾ)
verbo transitivo
tener una persona envidia de otra o de una cosa Le envidiaba las joyas que llevaba puestas.
tener una cosa o persona los mismos méritos y cualidades que otra Mi automóvil no tiene nada que envidiarle al tuyo.

envidiar


Participio Pasado: envidiado
Gerundio: envidiando

Presente Indicativo
yo envidio
tú envidias
Ud./él/ella envidia
nosotros, -as envidiamos
vosotros, -as envidiáis
Uds./ellos/ellas envidian
Imperfecto
yo envidiaba
tú envidiabas
Ud./él/ella envidiaba
nosotros, -as envidiábamos
vosotros, -as envidiabais
Uds./ellos/ellas envidiaban
Futuro
yo envidiaré
tú envidiarás
Ud./él/ella envidiará
nosotros, -as envidiaremos
vosotros, -as envidiaréis
Uds./ellos/ellas envidiarán
Pretérito
yo envidié
tú envidiaste
Ud./él/ella envidió
nosotros, -as envidiamos
vosotros, -as envidiasteis
Uds./ellos/ellas envidiaron
Condicional
yo envidiaría
tú envidiarías
Ud./él/ella envidiaría
nosotros, -as envidiaríamos
vosotros, -as envidiaríais
Uds./ellos/ellas envidiarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo envidiara
tú envidiaras
Ud./él/ella envidiara
nosotros, -as envidiáramos
vosotros, -as envidiarais
Uds./ellos/ellas envidiaran
yo envidiase
tú envidiases
Ud./él/ella envidiase
nosotros, -as envidiásemos
vosotros, -as envidiaseis
Uds./ellos/ellas envidiasen
Presente de Subjuntivo
yo envidie
tú envidies
Ud./él/ella envidie
nosotros, -as envidiemos
vosotros, -as envidiéis
Uds./ellos/ellas envidien
Futuro de Subjuntivo
yo envidiare
tú envidiares
Ud./él/ella envidiare
nosotros, -as envidiáremos
vosotros, -as envidiareis
Uds./ellos/ellas envidiaren
Imperativo
envidia (tú)
envidie (Ud./él/ella)
envidiad (vosotros, -as)
envidien (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había envidiado
tú habías envidiado
Ud./él/ella había envidiado
nosotros, -as habíamos envidiado
vosotros, -as habíais envidiado
Uds./ellos/ellas habían envidiado
Futuro Perfecto
yo habré envidiado
tú habrás envidiado
Ud./él/ella habrá envidiado
nosotros, -as habremos envidiado
vosotros, -as habréis envidiado
Uds./ellos/ellas habrán envidiado
Pretérito Perfecto
yo he envidiado
tú has envidiado
Ud./él/ella ha envidiado
nosotros, -as hemos envidiado
vosotros, -as habéis envidiado
Uds./ellos/ellas han envidiado
Condicional Anterior
yo habría envidiado
tú habrías envidiado
Ud./él/ella habría envidiado
nosotros, -as habríamos envidiado
vosotros, -as habríais envidiado
Uds./ellos/ellas habrían envidiado
Pretérito Anterior
yo hube envidiado
tú hubiste envidiado
Ud./él/ella hubo envidiado
nosotros, -as hubimos envidiado
vosotros, -as hubísteis envidiado
Uds./ellos/ellas hubieron envidiado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya envidiado
tú hayas envidiado
Ud./él/ella haya envidiado
nosotros, -as hayamos envidiado
vosotros, -as hayáis envidiado
Uds./ellos/ellas hayan envidiado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera envidiado
tú hubieras envidiado
Ud./él/ella hubiera envidiado
nosotros, -as hubiéramos envidiado
vosotros, -as hubierais envidiado
Uds./ellos/ellas hubieran envidiado
Presente Continuo
yo estoy envidiando
tú estás envidiando
Ud./él/ella está envidiando
nosotros, -as estamos envidiando
vosotros, -as estáis envidiando
Uds./ellos/ellas están envidiando
Pretérito Continuo
yo estuve envidiando
tú estuviste envidiando
Ud./él/ella estuvo envidiando
nosotros, -as estuvimos envidiando
vosotros, -as estuvisteis envidiando
Uds./ellos/ellas estuvieron envidiando
Imperfecto Continuo
yo estaba envidiando
tú estabas envidiando
Ud./él/ella estaba envidiando
nosotros, -as estábamos envidiando
vosotros, -as estabais envidiando
Uds./ellos/ellas estaban envidiando
Futuro Continuo
yo estaré envidiando
tú estarás envidiando
Ud./él/ella estará envidiando
nosotros, -as estaremos envidiando
vosotros, -as estaréis envidiando
Uds./ellos/ellas estarán envidiando
Condicional Continuo
yo estaría envidiando
tú estarías envidiando
Ud./él/ella estaría envidiando
nosotros, -as estaríamos envidiando
vosotros, -as estaríais envidiando
Uds./ellos/ellas estarían envidiando
Traducciones

envidiar

envy, to envy, begrudge, covet

envidiar

beneiden

envidiar

envier, convoiter

envidiar

závidět

envidiar

misunde

envidiar

φθονώ

envidiar

kadehtia

envidiar

zavidjeti

envidiar

うらやむ

envidiar

부러워하다

envidiar

benijden

envidiar

misunne

envidiar

invejar, inveja

envidiar

avundas

envidiar

ริษยา

envidiar

hasetlenmek

envidiar

ghen tị

envidiar

羡慕

envidiar

Завист

envidiar

קנאה

envidiar

VT
1. [+ persona] → to envy
2. (= codiciar) → to desire, covet
envidiar algo a algnto envy sb sth, begrudge sb sth
su casa no tiene nada que envidiar a la tuyaher house is at least as good as yours, her house is quite up to the standard of yours
Ejemplos ?
No quedaron exentos los propios conquistadores, que por intrigas, envidias, y traiciones fueron “desplazados” del botín, por los colonizadores.
Se concentran reclamaciones, problemas, críticas, ataques, cuestionamientos, rumores, chismes, chistes, provocaciones, que en unos cuantos días se precipitan y nos presionan, todos para debilitar o aprovechar las circunstancias; todos para alcanzar objetivos, posiciones políticas, ocasional o eventual fuerza sindical, privilegios económicos, ganancias especulativas, adquirir prestigio de denunciantes o de valientes, profetas de "se los dije", incluso para desahogar envidias, complejos y aún problemas de identidad.
Los derechos políticos, la civilización autonómica, nunca producirán entre ellos más que envidias y escisiones, hambre y desperación.
Y si abundan aún por hoy, los adultos corruptos, llenos de convencionalismos, hipocresías, podredumbres, envidias e intereses creados (resultados de una educación antihumana y retrógrada) no permitamos que las nuevas generaciones, al llegar a la adultez, continúen por los caminos de quienes aún no se han liberado de su origen bestia.
DOÑA BERNARDA Jusepa, ¿quieres que vuelva a perder el seso? DOÑA JUSEPA Envidias de mi ventura quizá a envejecerme te animan. DOÑA BERNARDA Harás lo que yo quisiere o quitarete la vida.
en muy gran servicio, diciendo que bien sabía y estaba satisfecho que era todo falsedad lo que le habían dicho de mí, y envidias; pero que se holgaba, porque con tanta paciencia y humilldad había obedescido y dado muy gran ejemplo para que los demás supiesen obedescer, que era más que nescesario en aquella coyuntura e tierra.
en mis sombras estrategas y en mis luces opresivas he palpado la existencia guerrillera de otro mundo en proceso concebido por obra de los hombres que han soñado diferente a las ortigas sin venganzas demagogas ni miserias sicalípticas, sin lamentos altaneros ni delirios panfletarios; sin oprobios militares ni soberbias comerciales; sin envidias terapéuticas ni egoísmos usureros.
¿Qué otra cosa nos demuestra el mismo amor y deseo de tantos objetos varios y perjudiciales, y los daños que de ellos dimanan; los cuidados penosos, las turbaciones, tristezas, miedos; los desordenados contentos, las discordias, debates, guerras, asechanzas, enojos, enemistades, engaños, lisonjas, cautelas, robos, traiciones, soberbias, ambiciones, envidias...
Uno, Ramón, que le seguía en edad, había ingresado a la preparatoria ya y esto lo satisfacía enormemente, sin envidias, sin reproches.
Enarcan las cejas como quien dice yo no fui; fruncen el seño cual si se salvaran inmaculados de la porquería en la que se baten; sus labios sonríen en un rictus que oscila entre el placer de calumniar por desconocida venganza y sin mancharse las manos en su resentimiento; y luego de sus palabras sierpes, su mirada refulge el dulce goce de lanzar venenos; facilón ritual de envidias así satisfechas, o casi.
Y a ello se sumaron los rencores que el ejercicio del poder crea; a las venganzas; a las envidias, a los celos, a la maledicencia que da lugar a francotiradores que también atacan desde la impunidad.
Pasé por las cabañas de los peones y vi cómo nacen y crecen esos esclavos; con mis dedos sutiles toqué las carnes sin abrigo de los pequeños, los senos lacios y enjutos de las madres feas y bestializadas por las miserias y los maltratos; toqué las facciones del hambre y de la ignorancia; pasé por los palacios y recogí el gruñido de las envidias, el regüeldo de las harturas, el sonido de las monedas contadas febrilmente por los avaros, el eco de las órdenes liberticidas; palpé en mi mano invisibles tapices, mármoles dorados, joyas con que se adornan para valer algo los que nada valen.