envidiar

(redireccionado de envidió)

envidiar

1. v. tr. Sentir o tener envidia los envidia porque ellos han conseguido un gran éxito profesional.
2. Desear o querer lo que tienen otros envidio su cultura e inteligencia. anhelar, ansiar
3. no tener qué envidiar o tener poco que envidiar coloquial No ser una persona o una cosa inferior a otra mi coche tiene poco que envidiar al tuyo.

envidiar

 
tr. Tener envidia [de una cosa], sentir envidia [de una persona].
fig.Desear, apetecer [lo lícito].

envidiar

(enbi'ðjaɾ)
verbo transitivo
experimentar un sentimiento de disgusto causado por las posesiones de otra persona Mi hermano me envidia el trabajo.

envidiar

(embi'ðjaɾ)
verbo transitivo
tener una persona envidia de otra o de una cosa Le envidiaba las joyas que llevaba puestas.
tener una cosa o persona los mismos méritos y cualidades que otra Mi automóvil no tiene nada que envidiarle al tuyo.

envidiar

(enbi'ðjaɾ)
verbo transitivo
experimentar un sentimiento de disgusto causado por las posesiones de otra persona Mi hermano me envidia el trabajo.

envidiar

(embi'ðjaɾ)
verbo transitivo
tener una persona envidia de otra o de una cosa Le envidiaba las joyas que llevaba puestas.
tener una cosa o persona los mismos méritos y cualidades que otra Mi automóvil no tiene nada que envidiarle al tuyo.

envidiar


Participio Pasado: envidiado
Gerundio: envidiando

Presente Indicativo
yo envidio
tú envidias
Ud./él/ella envidia
nosotros, -as envidiamos
vosotros, -as envidiáis
Uds./ellos/ellas envidian
Imperfecto
yo envidiaba
tú envidiabas
Ud./él/ella envidiaba
nosotros, -as envidiábamos
vosotros, -as envidiabais
Uds./ellos/ellas envidiaban
Futuro
yo envidiaré
tú envidiarás
Ud./él/ella envidiará
nosotros, -as envidiaremos
vosotros, -as envidiaréis
Uds./ellos/ellas envidiarán
Pretérito
yo envidié
tú envidiaste
Ud./él/ella envidió
nosotros, -as envidiamos
vosotros, -as envidiasteis
Uds./ellos/ellas envidiaron
Condicional
yo envidiaría
tú envidiarías
Ud./él/ella envidiaría
nosotros, -as envidiaríamos
vosotros, -as envidiaríais
Uds./ellos/ellas envidiarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo envidiara
tú envidiaras
Ud./él/ella envidiara
nosotros, -as envidiáramos
vosotros, -as envidiarais
Uds./ellos/ellas envidiaran
yo envidiase
tú envidiases
Ud./él/ella envidiase
nosotros, -as envidiásemos
vosotros, -as envidiaseis
Uds./ellos/ellas envidiasen
Presente de Subjuntivo
yo envidie
tú envidies
Ud./él/ella envidie
nosotros, -as envidiemos
vosotros, -as envidiéis
Uds./ellos/ellas envidien
Futuro de Subjuntivo
yo envidiare
tú envidiares
Ud./él/ella envidiare
nosotros, -as envidiáremos
vosotros, -as envidiareis
Uds./ellos/ellas envidiaren
Imperativo
envidia (tú)
envidie (Ud./él/ella)
envidiad (vosotros, -as)
envidien (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había envidiado
tú habías envidiado
Ud./él/ella había envidiado
nosotros, -as habíamos envidiado
vosotros, -as habíais envidiado
Uds./ellos/ellas habían envidiado
Futuro Perfecto
yo habré envidiado
tú habrás envidiado
Ud./él/ella habrá envidiado
nosotros, -as habremos envidiado
vosotros, -as habréis envidiado
Uds./ellos/ellas habrán envidiado
Pretérito Perfecto
yo he envidiado
tú has envidiado
Ud./él/ella ha envidiado
nosotros, -as hemos envidiado
vosotros, -as habéis envidiado
Uds./ellos/ellas han envidiado
Condicional Anterior
yo habría envidiado
tú habrías envidiado
Ud./él/ella habría envidiado
nosotros, -as habríamos envidiado
vosotros, -as habríais envidiado
Uds./ellos/ellas habrían envidiado
Pretérito Anterior
yo hube envidiado
tú hubiste envidiado
Ud./él/ella hubo envidiado
nosotros, -as hubimos envidiado
vosotros, -as hubísteis envidiado
Uds./ellos/ellas hubieron envidiado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya envidiado
tú hayas envidiado
Ud./él/ella haya envidiado
nosotros, -as hayamos envidiado
vosotros, -as hayáis envidiado
Uds./ellos/ellas hayan envidiado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera envidiado
tú hubieras envidiado
Ud./él/ella hubiera envidiado
nosotros, -as hubiéramos envidiado
vosotros, -as hubierais envidiado
Uds./ellos/ellas hubieran envidiado
Presente Continuo
yo estoy envidiando
tú estás envidiando
Ud./él/ella está envidiando
nosotros, -as estamos envidiando
vosotros, -as estáis envidiando
Uds./ellos/ellas están envidiando
Pretérito Continuo
yo estuve envidiando
tú estuviste envidiando
Ud./él/ella estuvo envidiando
nosotros, -as estuvimos envidiando
vosotros, -as estuvisteis envidiando
Uds./ellos/ellas estuvieron envidiando
Imperfecto Continuo
yo estaba envidiando
tú estabas envidiando
Ud./él/ella estaba envidiando
nosotros, -as estábamos envidiando
vosotros, -as estabais envidiando
Uds./ellos/ellas estaban envidiando
Futuro Continuo
yo estaré envidiando
tú estarás envidiando
Ud./él/ella estará envidiando
nosotros, -as estaremos envidiando
vosotros, -as estaréis envidiando
Uds./ellos/ellas estarán envidiando
Condicional Continuo
yo estaría envidiando
tú estarías envidiando
Ud./él/ella estaría envidiando
nosotros, -as estaríamos envidiando
vosotros, -as estaríais envidiando
Uds./ellos/ellas estarían envidiando
Traducciones

envidiar

envy, to envy, begrudge, covet

envidiar

beneiden

envidiar

envier, convoiter

envidiar

závidět

envidiar

misunde

envidiar

φθονώ

envidiar

kadehtia

envidiar

zavidjeti

envidiar

うらやむ

envidiar

부러워하다

envidiar

benijden

envidiar

misunne

envidiar

invejar, inveja

envidiar

avundas

envidiar

ริษยา

envidiar

hasetlenmek

envidiar

ghen tị

envidiar

羡慕

envidiar

Завист

envidiar

קנאה

envidiar

VT
1. [+ persona] → to envy
2. (= codiciar) → to desire, covet
envidiar algo a algnto envy sb sth, begrudge sb sth
su casa no tiene nada que envidiar a la tuyaher house is at least as good as yours, her house is quite up to the standard of yours
Ejemplos ?
¿Creyó que quien dineros da a su amigo, al fiárselos duda o desconfía? ¿O allá en su corazón envidió a Vigo el dinero y amor que él no tenía?
Raúl no lo sabe, pero Solipa siempre lo envidió y el resentimiento lo ha convertido en un hombre ambicioso dispuesto a hacer cualquier cosa por dinero.
En los ojos en que yo habitar solía, hasta que me envidió la dura suerte y me expulsó de aquel albergue blando, Amor de propia mano escrito había con letras de piedad la pena fuerte que cobraría por estar amando.
¡Y el rayo de tibia luna Que ilumina las caricias Y delicias De una griega y su señor, Mientras tras la celosía Los espía Ninfa que envidió el favor!
Créeme que en la misma grande dicha hay la felicidad de morir, no habiendo cosa cierta que dure un día. ¿Quién, pues, en tan oscura y dudosa verdad adivina si la muerte envidió a tu hermano o cuidó de él?
¿dónde está la mano milagrosa que daba la salud a quien yacía en soledad luctuosa junto al negro ataúd? ¿Dónde el talle gentil, el rostro bello que mi alma cautivó? ¿Dónde el dorado undívago cabello que Venus envidió? ¡Ay!
Leganés feneció, no como lo envidió Montecúculi á Turena, en el lecho del honor; murió en su casa y en su cama, de Presidente del Consejo de Flandes, en 16 de febrero de 1655; pero vivió y acabó con la general reputación de insigne Capitán y Soldado: y este renombre, con que honráron su memoria los Tercios Españoles en lo restante de aquel siglo, quedó como vinculado en su título é ilustrísima Casa.
Por muy zafios que fuesen con sus zapatones claveteados y sus andares ordinarios, llevaban consigo algo de la Arca­dia. Lord Arthur vio que habían vivido con la naturaleza y que ésta les enseñó la paz, y envidió su ignorancia.
Después que un no útil autor los víveres envidió, quien quiera que fuera él, de los leones, y corpóreos festines sumergió en su ávido vientre, 105 hizo camino para el crimen, y por primera vez de la matanza de fieras calentarse puede, manchado de sangre, el hierro –y esto bastante hubiera sido–, y que los cuerpos que buscaban nuestra perdición fueran enviados a la muerte, a salvo la piedad, confesemos: pero cuanto dignos de ser dados a la muerte, tanto no de que se les comieran fueron.
León enseguida envidió la «paz de la tumba», a incluso una noche escribió su testamento recomendando que le enterrasen con aquel cubrepiés con franjas de terciopelo que ella le había regalado, pues es así como hubieran querido estar uno y otro, haciéndose un ideal al cual ajustaban ahora su vida pasada.
Dédalo lo envidió, y del sagrado recinto de Minerva 250 de cabeza lo envió, resbalado mintiéndole; mas a él, la que alienta los ingenios, lo acogió Palas y ave lo devolvió, y por mitad lo veló del aire de plumas, pero el vigor de su ingenio, un día veloz, a sus alas y a sus pies se marchó.
No parece que envidió tanto Juno a los troyanos, de quienes desciendes según la carne, los romanos alcázares, cuanto estos demonios, que todavía piensas que son dioses, envidian a todo género de hombres las sillas eternas y celestiales.