entrado en años

Traducciones
Ejemplos ?
Del techo agrietado, de color de hollín, colgaba un candil de hoja de lata cuyo macilento resplandor daba a la estancia la apariencia de una cripta enlutada y llena de sombras. En el fondo, sentado delante de una mesa, un hombre pequeño, ya entrado en años, hacía anotaciones en un enorme registro..
Se desplegaba ante él una ciudad grande y magnífica, llamada Milán y en ella encontró a un maestro alemán que le ofreció trabajo; era el taller de un matrimonio ya entrado en años, gente honrada a carta cabal.
El que lo contó era un hombre agradable, de traje raído, ya entrado en años, de aspecto señorial, y cuyo rostro tenía una expresión a la vez burlona y triste.
Mozo, mozoo, mozooo... -Mándeme usted, don Tadeo -responde un camarero ya entrado en años que acude andando con más flema que un alemán.
¡Mañana será otro día!» decía, con tono persuasivo, don Juan Antonio a un gaucho algo entrado en años y bastante mamado, que empezaba a meter bulla.
-¡Pido la palabra! -dijo, saliendo a primera fila un hombre muy entrado en años, cano de greña, enjuto y ahumado de carnes y ronquillo de voz.
Su nombre completo era Inocencia de la Concepción de Lourdes Escarabarzaleta Davalos Pandea Derecha El Tata, interpretado por Jorge Arvizu, era un señor ya bastante entrado en años que, salvo en algunos momentos especiales, siempre andaba en bata de dormir y con el pelo despeinado, contradiciendo a los jovencitos de la casa.
El virreinato del Perú nombró apresuradamente y en reemplazo del fallecido Martín García Oñez de Loyola a Francisco de Quiñónez un militar ya entrado en años y con pocas aptitudes para el escenario que le tocaba enfrentar, pero si dotado de una gran prudencia.
Ya entrado en años, fue llamado a desempeñar el cargo de Virrey, que no era el más adaptado a su carácter y circunstancias, pero no puede decirse que descuidara en él sus deberes e incurriese en desaciertos.
A vista de todo el mundo es un empresario ya entrado en años y fanático del deporte, pero en realidad es uno de los jefes criminales más temidos de la ciudad.
C.) fue el tercer rey de Roma. Era latino y un hombre entrado en años cuando accedió al poder. Sucedió a Numa Pompilio después del interregno de un año, como era habitual.
De esta manera, un Campión entrado en años se convertía en el principal emblema y símbolo de la novísima institución que acababa de iniciar su andadura.