Ejemplos ?
d. Vogelweide era que después de su muerte, lo enterraran debajo de un tilo y que los pájaros tuvieran siempre lo que necesitaran.
Fue enterrado en Flandes, en la catedral de San Martín de Ypres, tal como fue su deseo explícito, que lo enterraran en suelo flamenco.
Según Al-Shaykh Al-Mufid, Alí no quería que su tumba fuera profanada por sus enemigos y por lo tanto pidió a sus amigos y familia que lo enterraran en secreto.
Los hijos apoyaron a su madre para obsequiar el área necesaria para construir la plaza calles y la iglesia, con la única condición que a su muerte la enterraran dentro de ella, como así ocurrió, entrando a la izquierda el mismo albañil firmó el contrato para construir la iglesia por la suma de 30 Lbs (30 Soles de Oro).
No existen evidencias de que se excavaran nidos ni se enterraran los huevos, así que lo más probable es que fueran puestos directamente sobre el suelo en un lugar soleado al borde de algún estanque.
Augusto honró su memoria con un funeral majestuoso en el que se encargó de leer el discurso fúnebre, y él mismo pasó un mes entero de luto. Ordenó que lo enterraran en el mausoleo imperial.
Los familiares los colocaron en unas bolsas negras, para llevarlos a la ciudad de Chihuahua, pero el gobernador Práxedes Giner Durán, que se había trasladado a Madera, ordenó que se abriera una fosa común y ahí se enterraran.
Durante una celebración, la mujer de Dmitri Shuiski envenenó la comida de Mijaíl, que murió tras dos semanas de agonía. Basilio IV ordenó que lo enterraran en la Catedral del Arcángel Miguel en Moscú, pero no en las criptas reales.
En agosto de 2013, presentaron una demanda con el fin de impugnar la petición de Leicester sobre enterrar el cuerpo en su catedral y proponer que los restos se enterraran en York.
Úrsula cree que ambos fueron intercambiados en su infancia, ya que José Arcadio comienza a mostrar las características de los Aurelianos de la familia, al crecer siendo una persona pensativa y calmada. En su infancia presenció un fusilamiento, y por eso quedó siempre con el terror de que lo enterraran vivo.
John Dickson, del Centre for Public Christianity señala que Filón de Alejandría, en sus escritos sobre la época en que vivió Jesucristo, dice que en ocasiones los romanos entregaban los cuerpos de los crucificados a sus familias para que los enterraran adecuadamente.
Era un cadáver en un escenario. Una vez incluso nos pidió que lo enterraran a el mismo en la tierra... Que quería que su piel se vuelva pálida.