Ejemplos ?
Encontramos también cacicazgos de algunos que fueron revolucionarios y que, ensuciando su historial, invocan méritos del pasado para perpetuarse detrás del poder.
Tenía la sensación de que mi espíritu se estaba ensuciando, de que la lepra de esa gente me agrietaba la piel del espíritu, para excavar allí sus cavernas oscuras.
Puestas las cosas en este estado, murió, quedando todos con su muerte acomodados, porque el lechón y el avariento tienen essa propiedad, que en vida no sirven de nada y causan con su muerte mucha utilidad. ¿Quién no ha conocido el enfado deste animal gruñiendo y ensuciando todo el lugar?
Y conforme se acerca, toma mayores proporciones. Ahora, asciende en espeso manchón que dilata, ensuciando la limpidez reverberante del cielo, en que el azul es de cobalto.
Era un mancebo de esta ciudad que está aquí cerca, hidalgo y noble de linaje, caballero asaz rico; pero era dado a los vicios de lujuria y tabernas, andando de continuo en los mesones y burdeles acompañado de compañía de ladrones y ensuciando sus manos con sangre humana, el cual se llamaba Trasilo: tal era su fama y así se decía de él.
31 Así apartaréis los hijos de Israel de sus inmundicias, á fin de que no mueran por sus inmundicias, ensuciando mi tabernáculo que está entre ellos.
Un temblor de locura le estremecía cuando pensaba en esto. Sabía, ¡ah, qué bien lo sabía!, que estaba gratuitamente ofendiendo, ensuciando su alma.
Apenas eran acabadas las exequias del enterramiento del hijo, cuando luego desde allí se partió el desventurado viejo, regando su cara con lágrimas continuas y sus canas ensuciadas con ceniza, y muy aprisa se lanzó en la casa de la justicia, y allí, llorando y con muchas ruegos, besando en las rodillas de los jueces, no sabiendo los engaños de su malvada mujer, trabajaba cuanto podía porque ahorcasen al otro mancebo su hijo, diciendo que había cometido crimen de incesto, ensuciando la cama de su padre...
- preguntó Alicia. -Exactamente -admitió el Sombrerero-, a medida que vamos ensuciando las tazas. -Pero, ¿qué pasa cuando llegan de nuevo al principio de la mesa?
Medio muerta y sus asperjadas ropas ensuciando la sangre, 845 y sus regalos, triste de mí, de la herida sacando la encuentro, y su cuerpo, que el mío para mí más querido, con codos blandos levanto y desgarrándome desde el pecho la ropa sus heridas salvajes ligo e intento inhibir el crúor, y que no a mí, por la muerte suya abominable, me abandone, le imploro.
Al momento de entregar su mercancía, este se enteró de que sus piezas eran defectuosas, y él llega a una encrucijada moral: o hacia lo correcto no enviando las piezas, pero ensuciando su nombre; o las vendía defectuosas por el bienestar de su familia y la de su negocio, sabiendo esto de todas maneras mandó las piezas, lo que provocó la muerte de veintiún pilotos, el hombre se llenó de pena y culpa al saber de lo sucedido y al final de la obra el hombre comete suicidio.
El éxito del pozo Drake llevó rápidamente al comienzo en la extracción de petróleo en otros lugares como el oeste de los Apalaches, donde el petróleo se filtraba a la superficie, o donde los perforadores de sal habían encontrado previamente el petróleo ensuciando sus pozos de sal.