Ejemplos ?
En el año de 1998 grabó el tema "Enseñaste el cobre" con el grupo norteño Los Rieleros Del Norte, éste tema viene incluido en el disco "La Moraleja" en cuya portada apareció Maribel junto a los integrantes de la agrupación chihuahuense.
“Me enseñaste a que la gente es capaz de todo por una patata” le dice Jim a Basie y esa frase es un punto de inflexión pues para el niño ha desaparecido toda la aureola que rodeaba al personaje de Malkovich y le descubre como lo que es.
Con este single, Thalía vuelve a dominar las primeras posiciones en más de 32 países de Asia, Europa y Latinoamérica, siendo considerado, junto con Entre el mar y una estrella y No me enseñaste, uno de sus mejores y más exitosos sencillos.
"Tuvo que ensangrentarse la luna para despedirlo. Gracias por lo que nos enseñaste, nos inspiraste, nos protestaste, nos guiaste a través de 40 años", escribió Pipo Lernoud ayer.
jamás olvidaré aquel día... El día en que me enseñaste lo bello que es ser fuerte. Lo que nunca habría aprendido de no ser por ti...
"¿A quién le importa?" (Club Mix Hex Hector-Mac Qualye Re-Mixes) – 7:12 "It's My Party" (English Version) – 3:56 "Amor a la Mexicana" (Cuca's Fiesta Mix) – 6:49 "Piel Morena" (Hitmakers Remix) – 5:12 "Mujer latina" (Remix "España") – 3:52 "The Mexican "Dance Dance"" (Hex Hector-Mac Qualye Radio Remix) – 3:26 "No me enseñaste" (Estéfano Remix) – 4:18 "Entre el mar y una estrella" (Pablo Flores Club Mix) – 10:50 "Por amor" (Primera Vez Remix) – 4:39 "Tú y yo" (Ballad Version) – 3:28 "Entre el Mar y una Estrella/Arrasando" (Medley) – 6:37 "¿A quién le importa?" (Bonus Enhanced Video)
Cabe destacar que esta canción fue un gran impulso, en cuanto a ventas del álbum, ya que debido a su gran rendimiento en listas, el álbum "Thalía" logró ubicarse en las primeras posiciones de varios países. Caso que fue reforzado con su siguiente sencillo No me enseñaste.
Al encender el fósforo, no es el cigarro el que prende sino la novela que Annie tanto desea, diciendo: "Tú me enseñaste eso Annie".
Gracias, Nonantzin. Pero también a ti, Totatzin, porque me enseñaste a cantar...y a no quedarme callado cuando se tiene algo que decir.
Me has brindado sólo desnudez. Cierto que me enseñaste con dureza ¡y tú mismo traías el cauterio!, pero también me diste la alegría de no temerte.
Tú sola supiste, entre todos los hombres, los sagrados derechos a la vida de todos los seres del Universo, Tú sola comprendiste que el hombre y el tigre se diferencian únicamente por el corazón. Y tú me enseñaste a amar, a comprender, a perdonar.
Algo sé. ¿No le enseñaste, mamá, la carta de Ricaldoni? Efectivamente, Ricaldoni me había felicitado por algunas combinaciones mecánicas absurdas que yo había ideado en mis horas de vagancia.