ensangrentado


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

ensangrentado

, ensangrentada
Traducciones

ensangrentado

bloody, blood‐stained, coveredwithblood, gory

ensangrentado

blutig

ensangrentado

دَمَوِيّ

ensangrentado

krvavý

ensangrentado

blodig

ensangrentado

αιματηρός

ensangrentado

verinen

ensangrentado

sanglant

ensangrentado

krvav

ensangrentado

sanguinoso

ensangrentado

血まみれの

ensangrentado

피투성이의

ensangrentado

bloederig

ensangrentado

blodig

ensangrentado

krwawy

ensangrentado

ensanguentado, sangrento

ensangrentado

кровавый

ensangrentado

blodig

ensangrentado

เต็มไปด้วยเลือด

ensangrentado

kanlı

ensangrentado

đẫm máu

ensangrentado

血腥的

ensangrentado

ADJbloodstained

ensangrentado-a

a. bloody, stained with blood.
Ejemplos ?
Un grito, un vibrante grito de victoria, que brotó al unísono en todas las bocas de los que tripulaban la Santa Elena, dominó un punto los fragores del mar; el Gaviota desplomábase en aquel instante ensangrentado y maltrecho sobre la roca que acababa de escalar, y después, agotando, sin duda, sus últimos brios, incorporóse trabajosamente, y momentos después sujetaba a la roca el fuerte cabo que había de ser la salvación de todos sus compañeros.
Las evidencias lo acusaban. De pronto el anciano, que le revisaba y acababa de despojarle de su puñal y alfanje ensangrentado, exclamó: -Hermanos...
No podemos dormir porque nuestra conciencia vela en la noche del infortunio para mostramos el cuerpo ensangrentado de la patria, abandonado al diente del chacal, al corvo pico del buitre, al feroz arrebato del sayón.
Ya no es el ultraje violento de la turba racista y de la polícia abusiva que ebrias del salvaje espíritu de Lynch han ensangrentado sus manos con seres inocentes e indefensos.
Erguida y quieta como una estatua, permanecía la joven al pie del ensangrentado lecho con los ojos fijos en el rostro blanco y afilado, semejante al de un Cristo de marfil, de aquel valeroso guerrero a quien tanto admiró por la tarde, y de esta manera esperaba con visible zozobra a que el sin ventura despertara de aquel profundo letargo, que podía terminar en la muerte.
Nadie ignora que España gobierna la isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado; no sólo no la deja seguridad en sus propiedades, arrogándose la facultad de imponerla tributos y contribuciones a su antojo, sino que teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas o ejecutados sin forma de proceso, por comisiones militares establecidas en plena paz, con mengua del poder civil.
El primero, herido por muchas balas y por la explosión de una bomba, logra arrastrarse, todo ensangrentado, justo hasta su cama en donde muere dos horas más tarde.
A este punto viene la tropa, pues que se ha descubierto el cadáver que acababan de dejar tan tapado, y en pocos minutos se ha avisado a la autoridad, ha enviado tropa, y ésta llega a concluir la pendencia: entonces se ve al jugador salir ensangrentado y hecho un ecce homo, a pesar de Horacio, que opina que esta clase de escenas no se debe presentar a la vista, y sí sólo saberse por relación.
Con matambre se nutren los pechos varoniles avezados a batallar y vencer, y con matambre los vientres que los engendraron: con matambre se alimentan los que en su infancia, de un salto escalaron los Andes, y allá en sus nevadas cumbres entre el ruido de los torrentes y el rugido de las tempestades, con hierro ensangrentado escribieron: Independencia, Libertad; y matambre comen los que a la edad de veinte y cinco años llevan todavía babador, se mueven con andaderas y gritan balbucientes: Papá...
Eloísa y Julieta fueron dos margaritas Pero tú fuiste un rojo clavel ensangrentado, Que vino de la tierra dorada de Castilla A dormir entre nieve y ciprerales castos.
Perseguíale Eurípilo, hijo preclaro de Evemón; el cual, poniendo mano a la espada, de un tajo en el hombro le cercenó el robusto brazo, que ensangrentado cayó al suelo.
Alfonso sombrero, capa y espada, y seguido de dos alguaciles echose a la calle, donde encontró agonizante a un joven de aristocrática familia, muy conocido por lo pendenciero de su genio y por el escándalo de sus aventuras galantes. Junto al moribundo estaba un pobre diablo, que vestía hábito de lego agustino, con un puñal ensangrentado en la mano.