enmarañar

(redireccionado de enmarañadas)
También se encuentra en: Sinónimos.

enmarañar

1. v. tr. y prnl. Hacer que se forme un enredo o una maraña en una cosa con el viento se me enmaraña mucho el pelo. enredar desenmarañar
2. Hacer una cosa más confusa y difícil su presencia enmarañó todavía más el asunto; este juicio se enmaraña día a día. embrollar, enfollonar
3. v. prnl. Cubrirse el cielo de nubes por la tarde, el cielo se enmarañó y se puso a llover. encapotarse despejarse

enmarañar

 
tr.-prnl. Enredar, revolver [una cosa].
fig.Enredar [un asunto].

enmarañar

(enmaɾa'ɲaɾ)
verbo transitivo
1. desenredar enredar hilos, pelos o cosas semejantes Trataba de hacer un ovillo pero acabó por enmarañar la madeja de lana.
2. hacer que un asunto sea difícil de resolver La incompetencia policial enmarañó el caso.
Sinónimos

enmarañar

transitivo y pronominal
1 enredar, intrincar, desgreñar, encrespar. desenredar, desenmarañar.
Cuando se trata del cabello, se utilizan desgreñar y encrespar.
Traducciones

enmarañar

tangle, to tangle, complicate, entangle, involve, muddle

enmarañar

A. VT
1. [+ madeja, hilo] → to tangle, tangle up
2. (= complicar) → to complicate
sólo logró enmarañar más el asuntohe only managed to make matters worse
3. [+ persona] → to confuse, perplex
B. (enmarañarse) VPR
1. (= enredarse) → to get tangled (up), become entangled
2. (= complicarse) → to become involved, become complicated
3. (= confundirse) → to get confused
4. (= implicarse) → to get involved
5. [cielo] → to darken, cloud over
Ejemplos ?
Si no fuera así se acumularían rápidamente masas de virutas largas y fibrosas en el área de mecanizado que formarían madejas enmarañadas e incontrolables.
Son helechos con hábitos de epífitas o raramente rupícolas; con rizoma suberecto a rastrero, y escamoso, generalmente oscurecido por raíces enmarañadas y densamente pelosas; raíces no prolíferas; pecíolo ausente o muy reducido; lámina linear o elíptica a oblanceolada, simple, entera, cartácea a carnosa, glabra, con idioblastos espiculares visibles en el haz; nervaduras areoladas, las aréolas alargadas, poligonales, sin nérvulos incluidos; soros alargados a lo largo de las nervaduras formando un patrón reticulado; parafisos ausentes o (en A.
El perfil exacto de la superficie firme varía constantemente; sumado a la continuidad visual entre la tierra firme y las cañadas —dada tanto por la gran cantidad de vegetación semisumergida como por la formación de embalsados, enmarañadas formaciones de vegetación flotante a las que la acumulación de tierra de origen eólico y el entrelazamiento de las raíces dota de solidez suficiente para caminar sobre ellas; la orientación se hace extremadamente difícil, tanto en la tierre como en las lagunas.
Gladiolus decoratus es una hierba que alcanza un tamaño de 45-80 cm de altura; el cormo de 1,5-2,5 cm de diámetro, con túnicas inicialmente membranosas, convirtiéndose ± fibras fibrosas y enmarañadas, de color marrón, encierra numerosos pequeños cormlets; hojas 4-5, con textura bastante suave con distintiva venación y márgenes pero no engrosados; flores de color naranja brillante de color rojo o rojo oscuro, tépalos inferiores con una mediana de color blanco a raya amarilla; dorsal tepal mayor, 4,5-5,5 cm de largo; tubo de 2,5-3,5 cm de largo; el fruto es una cápsula elíptica, de 1,8-2,7 cm de largo.
No existen crónicas que relatan las incidencias del viaje que realizara el Santo Arzobispo por aquella región, solo por la tradición se sabe que lo verificó en su mayor parte a pie, por sendas enmarañadas y llenas de peligros.
Era prácticamente el opuesto total de Sardo, tanto en físico como en personalidad; un hombre físicamente imponente y corpulento, pero de baja estatura; posee una gran fortuna, pero viste de forma humilde, lleva cabellera y barba largas y enmarañadas.
Es la única lavandera que construye nidos en los árboles, a menudo robles. Construye su nido en forma de copa formado por hierbas finas y raicillas enmarañadas con musgo y telarañas.
¡Ah!, sí, pero en los hoyuelos de las mejillas de mi madre reían frescuras de flor, su leche tenía el sabor que tiene la de las campesinas vigorosas; el abuelo materno era un jayán potente y rudo que a los setenta años tenía dos queridas y descuajaba a hachazos los troncos de las selvas enmarañadas y allá en las llanuras de mi tierra cuentan todavía la tenebrosa leyenda de estupros, incendios y asesinatos de los cuatro Andrades, los salvajes compañeros de Páez en la campaña de los Llanos, que recorrieron victoriosos, sembrando el terror en las huestes españolas, al rudo galope de sus potros, con la lanza tendida por el brazo férreo, con la locura en el alma, la sangre quemada por el alcohol y la blasfemia en la boca gruesa solicitadora de besos!...
Todo entre sombras callaba; El mundo, en reposo inerme, Curioso se contemplaba, Cual de despertar acaba Un hombre, y duda si duerme. Víanse al lejos enhiestas, Cerrando los horizontes, En dobles hileras puestas, Las enmarañadas crestas De los escarpados montes.
Pero cuando en lugar de los cabellos de la Ninfa vio, atropellando las enmarañadas árgomas, madreselva, espinas, zarzas, juncias y ortigas, las afiladas astas de un novillo de cuatro años, descendiendo de la sublime región a donde se había elevado con sus pensamientos, a la clásica morada de los revolcones y de los ojales en la piel, despojóse hasta de sus libros para mayor desembarazo, y no paró de correr hasta la portalada de los Seturas.
Entonces aquellos cuyas madres, poseídas de báquico furor, vagan por las enmarañadas selvas celebrando orgías (¡tanto influjo ejerce el nombre de Amata!), acuden también en tropel y fatigan el viento con sus bélicos clamores; todos, a despecho de los presagios contra la voluntad de los dioses, piden, con perverso consejo, una guerra infanda y asedian a porfía el palacio del rey Latino.
Su voz se había arrastrado con intermitencias y hacía pensar en la huella de un animal herido. En el silencio, que parecía llenarse de todas aquellas ramas enmarañadas, se me ocurrió repasar lo que acababa de oír.