enmangar

(redireccionado de enmangue)

enmangar

v. tr. Poner mango a un instrumento enmangar una azada; enmangar un machete.
NOTA: Se conjuga como: pagar

enmangar


Participio Pasado: enmangado
Gerundio: enmangando

Presente Indicativo
yo enmango
tú enmangas
Ud./él/ella enmanga
nosotros, -as enmangamos
vosotros, -as enmangáis
Uds./ellos/ellas enmangan
Imperfecto
yo enmangaba
tú enmangabas
Ud./él/ella enmangaba
nosotros, -as enmangábamos
vosotros, -as enmangabais
Uds./ellos/ellas enmangaban
Futuro
yo enmangaré
tú enmangarás
Ud./él/ella enmangará
nosotros, -as enmangaremos
vosotros, -as enmangaréis
Uds./ellos/ellas enmangarán
Pretérito
yo enmangué
tú enmangaste
Ud./él/ella enmangó
nosotros, -as enmangamos
vosotros, -as enmangasteis
Uds./ellos/ellas enmangaron
Condicional
yo enmangaría
tú enmangarías
Ud./él/ella enmangaría
nosotros, -as enmangaríamos
vosotros, -as enmangaríais
Uds./ellos/ellas enmangarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo enmangara
tú enmangaras
Ud./él/ella enmangara
nosotros, -as enmangáramos
vosotros, -as enmangarais
Uds./ellos/ellas enmangaran
yo enmangase
tú enmangases
Ud./él/ella enmangase
nosotros, -as enmangásemos
vosotros, -as enmangaseis
Uds./ellos/ellas enmangasen
Presente de Subjuntivo
yo enmangue
tú enmangues
Ud./él/ella enmangue
nosotros, -as enmanguemos
vosotros, -as enmanguéis
Uds./ellos/ellas enmanguen
Futuro de Subjuntivo
yo enmangare
tú enmangares
Ud./él/ella enmangare
nosotros, -as enmangáremos
vosotros, -as enmangareis
Uds./ellos/ellas enmangaren
Imperativo
enmanga (tú)
enmangue (Ud./él/ella)
enmangad (vosotros, -as)
enmanguen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había enmangado
tú habías enmangado
Ud./él/ella había enmangado
nosotros, -as habíamos enmangado
vosotros, -as habíais enmangado
Uds./ellos/ellas habían enmangado
Futuro Perfecto
yo habré enmangado
tú habrás enmangado
Ud./él/ella habrá enmangado
nosotros, -as habremos enmangado
vosotros, -as habréis enmangado
Uds./ellos/ellas habrán enmangado
Pretérito Perfecto
yo he enmangado
tú has enmangado
Ud./él/ella ha enmangado
nosotros, -as hemos enmangado
vosotros, -as habéis enmangado
Uds./ellos/ellas han enmangado
Condicional Anterior
yo habría enmangado
tú habrías enmangado
Ud./él/ella habría enmangado
nosotros, -as habríamos enmangado
vosotros, -as habríais enmangado
Uds./ellos/ellas habrían enmangado
Pretérito Anterior
yo hube enmangado
tú hubiste enmangado
Ud./él/ella hubo enmangado
nosotros, -as hubimos enmangado
vosotros, -as hubísteis enmangado
Uds./ellos/ellas hubieron enmangado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya enmangado
tú hayas enmangado
Ud./él/ella haya enmangado
nosotros, -as hayamos enmangado
vosotros, -as hayáis enmangado
Uds./ellos/ellas hayan enmangado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera enmangado
tú hubieras enmangado
Ud./él/ella hubiera enmangado
nosotros, -as hubiéramos enmangado
vosotros, -as hubierais enmangado
Uds./ellos/ellas hubieran enmangado
Presente Continuo
yo estoy enmangando
tú estás enmangando
Ud./él/ella está enmangando
nosotros, -as estamos enmangando
vosotros, -as estáis enmangando
Uds./ellos/ellas están enmangando
Pretérito Continuo
yo estuve enmangando
tú estuviste enmangando
Ud./él/ella estuvo enmangando
nosotros, -as estuvimos enmangando
vosotros, -as estuvisteis enmangando
Uds./ellos/ellas estuvieron enmangando
Imperfecto Continuo
yo estaba enmangando
tú estabas enmangando
Ud./él/ella estaba enmangando
nosotros, -as estábamos enmangando
vosotros, -as estabais enmangando
Uds./ellos/ellas estaban enmangando
Futuro Continuo
yo estaré enmangando
tú estarás enmangando
Ud./él/ella estará enmangando
nosotros, -as estaremos enmangando
vosotros, -as estaréis enmangando
Uds./ellos/ellas estarán enmangando
Condicional Continuo
yo estaría enmangando
tú estarías enmangando
Ud./él/ella estaría enmangando
nosotros, -as estaríamos enmangando
vosotros, -as estaríais enmangando
Uds./ellos/ellas estarían enmangando
Ejemplos ?
El cadáver era colocado en posición de decúbito supino, con las piernas dobladas y rociado con ocre rojo.: El ajuar característico suele incluir las denominadas cerámicas cordadas (decoradas con impresiones de cuerdas), las hachas-martillo con enmangue directo (o hachas de combate, que parecen réplicas en piedra de piezas metálicas sumerias o anatolias), ganado sacrificado y, si el individuo era de alta posición social, piezas exóticas de clara influencia oriental (vasos y apliques de plata, adornos repujados de oro y algunos objetos de cobre, entre otros).
Una de las novedades más notables respecto al Bronce antiguo es la aparición de auténticas espadas con largas hojas y sistemas de enmangue más efectivos que los remaches: empuñaduras de lengüeta cuyos mangos son, a veces, ricamente decorados con materiales perecederos (cuero, hueso y maderas de diversos tonos, que, pueden tener incrustaciones de oro y ámbar) que, afortunadamente, se han conservado en algunos ejemplares de la zona nórdica.
La utilización combinada de muescas puede dar a variaciones muy concretas como el borde denticulado o festoneado típico del Paleolítico Inferior y Medio; también el borde en sierra propio de los dientes o elementos de una hoz del Neolítico, al enfrentar dos muescas en la base de un útil se puede crear un pedúnculo o lengüeta de enmangue, etc.
Acanaladura de la base de algunas puntas de proyectil, o su adelgazamiento basal para facilitar su enmangue, son dos ejemplos de técnicas especiales con desechos característicos específicos de la edad de Piedra en América (por ejemplo, Folsom o, en el caso de la ilustración: Clovis).
Ahora tratamos una serie de puntas del Medio Oriente características de sendas culturas, por ejemplo la «punta de El-Emireh» (Paleolítico Superior casi equivalente a la de Châtelperrón, por ser quizá contemporánea, aparentemente más corta, y también parece fabricada sobre hoja, no sobre hojita), la «punta de El-Wad» (cierra el Paleolítico Superior de la misma zona, esta vez fabricada sobre una hojita muy larga y estrecha), y la «punta de El-Khiam» (identificada por el arqueólogo español González Echegaray en yacimientos protoneolíticos de Jordania, poco conocidos aún, pero fáciles de identificar por las dos muescas de la base, sin duda destinadas a su enmangue) La «Punta de Adelaida» es de origen australiano...
Lenoir que encontró golpes similares a los de la técnica de buril sobre hojitas de la Gironda, pero eran fortuitos, y los atribuyó a su enmangue en la punta de un proyectil.
Aunque muy diferente en su fabricación y tamaño, también la de Punta de El Khiam, una punta de flecha no bifacial, sino microlítica, del Epipaleolítico del Próximo Oriente, tiene la zona de enmangue formada con dos muescas contrapuestas.
La «punta ahrensburgiense» es también una pieza finipaleolítica o epipaleolítica occidental, pero de una morfología más específica, ya que se obtiene de una hoja (no de una hojita), truncada oblicuamente y con una pequeña lengüeta que posiblemente servía de enmangue en la punta del venablo.
Dejaremos al margen las puntas de flecha foliáceas, que tienen una tipología propia y que se tratan en el artículo correspondiente.:Un caso especial, son las puntas de proyectil de la etapa Paleoamericana, cuya zona de enmangue no puede ser calificada como un simple pedúnculo...
Tanto en la cultura anterior al Solutrense, la Gravetiense, como en el propio complejo Solutrense se desarrollaron nuevas formas de enmangue y de utilización de los útiles (los compuestos sobre astiles de madera); estas nuevas formas pervivirán durante el resto del Paleolítico Superior y llegarán incluso al Mesolítico y en mucha menor medida al Neolítico.
Los testimonios arqueológicos, como las herramientas de asta y más de un centenar de martillos sobre guijarros con estrangulamiento central para el enmangue, se mantienen tal como fueron abandonados por los mineros calcolíticos, lo que permite conocer como se realizó la explotación del mineral.
La talla es unifacial, aunque raramente algún ejemplar presenta talla bifacial. Junto a ellas aparecen las puntas de muesca, donde el retoque es una muesca lateral que favorece el enmangue.