Ejemplos ?
Era una hermosa noche de ensueños y de estrellas. Rompíanse en la sombra oleajes enlutados hacia el ópalo atlántico y la áurea lejanía.
Sugiéreme esta observación el bando del alcalde popular de Madrid y el sinnúmero de periódicos liberalísimos que he visto enlutados en la pasada semana, al hablar de las victorias del «2 de mayo», lanzando el gemido y el sollozo, que no parece sino que los llorones son de la casa mortuoria.
ventanales enlutados agrietados pisos disfrazados de estaturas agachadas cenáculo de larvas asfixiadas billeteras pisos de grillos desnotados (anotados) YERTO E Distante de todos...
Bajaron el ataúd a hombros por la espaciosa escalera del palacio cubierta de flores, lo mismo que el portal y que las baldosas de la calle; lo depositaron en el carro con gran respeto, cogieron las cintas ocho enlutados y al parecer entristecidos señores, y el cortejo fúnebre se puso en marcha entre el vocerío de los chicuelos de la calle y la admiración respetuosa de todos los vecinos del barrio.
Marcadas, solitarias, enredadas sin fin entre el escándalo del humo, distantes de las llamas, sin alturas, encadenadas al silencio que se deja, violadas por la máquina asesina, peregrina que les da sus acres óleos, gasolina, en negocios controlada, marcada su piel, sobre rayadas, van quedándose en las sombras, diluidas a penumbras, ocluidas, no encontradas, esperando el entierro que no llega, abandonadas, taciturnas, tendidas a lo largo - otra vez el eterno laberinto falseado - de su muerte intacta, sin los llantos que acompañen enlutados su soledad compacta.
¿Por qué suceden estas cosas en Guerrero? ¿Por qué centenares, e incluso miles de hogares están enlutados por la "obra constructiva" del gobernador Abarca Alarcón?
Caballeros en potros briosos, brillantes, ricamente aperados, llegaban los señores dueños de grandes haciendas; y desfilaban por las calles montados en caballos “de paso” de grácil andar femenino: larga y peinada crin, vibrantes ijares, ceñida cincha, negro y lustroso pellón, riendas lujosas de plata; e iban con sendos sombreros de ala curva y extensa; y ponchos de finos pliegues y pañuelo al cuello con anillo de oro, y espuelas alegres y de argentino sonar; y cabriolaban las caballerías levantando nubes de polvo con gran asombro y desconcierto de la bulliciosa chiquillería, mientras los fieles enlutados, cruzaban la caldeada acera, llevando flores, o zahumadores de filigrana, o cirios gruesos y decorados o ramos grandes de albahaca.
Hacinamos gran porción de tierra para sepulcro, levantamos a sus manes altares enlutados con azules ínfulas y negro ciprés, colocándose en derredor las Troyanas, destrenzado el cabello, conforme al rito.
Un sombrero del mismo tono coronaba su alardoso porte. Era un enlutado. El más enlutado de los enlutados. O como los que se creen...
Las arterias citadinas revientan en su kermes. Los falsos enlutados prosiguen el tránsito imperecedero: actos fingidos, arrepentimientos pasajeros, bondades convenientes.
Principió el mes de abril con un temporal deshecho que duró tres días, cayendo el agua, ora despacio, ora a chorros, como si no fuese a tener tiempo de volcarse toda sobre la tierra ahogada; y cuando cesó el temporal y que el pampero sopló, limpiando el cielo, pero impotente para secar todo, el sol radiante de otoño alumbró un espectáculo tan majestuosamente triste que parecía que sus rayos alegres hubieran debido, por decencia, caer en él, enlutados.
Usted -añadió dirigiéndose al mayordomo-, avise en la funeraria más de moda para que preparen el entierro más caro; que todos los coches de gala de la casa estén enlutados; que la servidumbre vista también los trajes de gala y se adorne con crespones negros.