engrandecerse

engrandecerse

(engɾande'θeɾse)
verbo pronominal
hacerse más grande una persona o cosa en un sentido no material El hombre se engrandece por sus obras.
Ejemplos ?
No hay hombre, grano de arena también, que nacido en la más baja esfera no pueda engrandecerse poco a poco por el talento, por el valor o por la virtud.
Cincuenta años después, en 1505, bajo el pontificado de Julio II, se reiniciaron las obras, con la idea de que el nuevo edificio fuera el marco adecuado para acoger su sepultura; el papa pretendía con la obra «engrandecerse a sí mismo en la imaginación popular».
Estos son los motivos que se dan para su temerario pronunciamiento: yo os ruego, en nombre de la patria, que no les hagáis caso, que despreciéis su seducción, que no engroséis sus filas, que atendáis a vuestras casas y a vuestras siembras y a vuestros intereses: la paz es la que debéis buscar, y no ayudar a una guerra que quieren encender hombres inmorales que quieren medrar con las revoluciones, engrandecerse a costa de vuestros sudores y sangre, y con las revoluciones ocultar sus enormes delitos.
Tiberio declaró ante el senado que él prefería ser recordado por sus actos más que por la piedra, pero consintió en que el año 26 el Senado escogiera Esmirna entre otras once ciudades candidatas para erigir «su» templo. Al contrario, otros emperadores eran menos sutiles en sus intentos de engrandecerse.
Y es que, acaso sin proponérselo, Alejandro González se hizo héroe en cada actuación con la divisa nacional o con la de Alianza Lima; 'Patrullero' que desde su humilde posición supo engrandecerse para inscribir su nombre en las primeras planas.
Mancebos gentiles, héroes de batallas cuyas acciones más triviales adquirían sabor legendario al ser relatadas por el pueblo, tenían que engrandecerse y tomar tinte poético en la fantasía de esas palomas, cuyo apartamiento del siglo no era tanto que hasta ellas no llegase el ruido del mundo externo.
Cuando, después de quitar los manteles y de ejecutar de una manera admirable nuestro himno nacional de Non nobis, en el cual se ha distinguido principalmente la voz metálica del célebre aficionado Wilkins Micawber, hijo, se ha brindado, según costumbre de todo fiel ciudadano, entre las aclamaciones de la asamblea, de asentimiento, el doctor Mell lo ha hecho por la salud de nuestro ilustre huésped, ornato de nuestra ciudad: «¡Ojalá no nos abandone, si no es para engrandecerse todavía mas, y ojalá su éxito entre nosotros sea tal que resulte imposible elevarle más alto!
Aspiramos con este trabajo a rendir tributo a esta ciudad de la provincia de El Oro, que fue parte integrante del distrito die Loja, hasta el 23 de Abril de 1884 y al que ayudó a engrandecerse, pues en Zaruma y Zamora radicaba el nervio vital de su economía, la cual, a su vez, ayudaba a la prosperidad de la Real Audiencia de Quito.
EL ESPIONAJE Y LA JUDIO-MASONERIA. LA JUDIO-MASONERIA DIRIGE TODAS LAS SOCIEDADES SECRETAS. COMO PRETENDEN ENGRANDECERSE LOS GOIM. COLECTIVISMO.
Parecería que la capacidad humana para crear y para engrandecerse, compitiera peligrosamente con la tendencia a destruirse y a frustrar los objetivos supremos de la humanidad.
Se diría que la parte más noble y más generosa de la Humanidad viene al mundo con la intuición de que la Tierra ha de engrandecerse, no por los vaivenes apacibles, sino por las sacudidas violentas.
Lo más dulce de la unión amorosa no reside en el contacto de dos epidermis ni en la simultaneidad de dos espasmos: está en la vibración unísona de dos corazones, en el vuelo armonioso de dos inteligencias hacia la verdad y el bien. Los animales se unen momentáneamente, los dos sexos humanos deben aliarse para engrandecerse y perfeccionarse.