enfrenar

enfrenar

(Del lat. infrenare.)
1. v. tr. EQUITACIÓN Poner el freno al caballo.
2. EQUITACIÓN Enseñar a obedecer al caballo.
3. EQUITACIÓN Poner el freno al caballo y enseñarle a obedecer.
4. EQUITACIÓN Hacer que el caballo lleve la cabeza derecha y en buena postura.
5. v. tr. y prnl. Evitar que se actúe con demasiada violencia consiguió enfrenar a sus adversarios; se enfrenó para no empezar una pelea. refrenar

enfrenar

 
tr. Guiarle el caballo con el freno.
tr.-prnl. fig.Refrenar, reprimir.

enfrenar


Participio Pasado: enfrenado
Gerundio: enfrenando

Presente Indicativo
yo enfreno
tú enfrenas
Ud./él/ella enfrena
nosotros, -as enfrenamos
vosotros, -as enfrenáis
Uds./ellos/ellas enfrenan
Imperfecto
yo enfrenaba
tú enfrenabas
Ud./él/ella enfrenaba
nosotros, -as enfrenábamos
vosotros, -as enfrenabais
Uds./ellos/ellas enfrenaban
Futuro
yo enfrenaré
tú enfrenarás
Ud./él/ella enfrenará
nosotros, -as enfrenaremos
vosotros, -as enfrenaréis
Uds./ellos/ellas enfrenarán
Pretérito
yo enfrené
tú enfrenaste
Ud./él/ella enfrenó
nosotros, -as enfrenamos
vosotros, -as enfrenasteis
Uds./ellos/ellas enfrenaron
Condicional
yo enfrenaría
tú enfrenarías
Ud./él/ella enfrenaría
nosotros, -as enfrenaríamos
vosotros, -as enfrenaríais
Uds./ellos/ellas enfrenarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo enfrenara
tú enfrenaras
Ud./él/ella enfrenara
nosotros, -as enfrenáramos
vosotros, -as enfrenarais
Uds./ellos/ellas enfrenaran
yo enfrenase
tú enfrenases
Ud./él/ella enfrenase
nosotros, -as enfrenásemos
vosotros, -as enfrenaseis
Uds./ellos/ellas enfrenasen
Presente de Subjuntivo
yo enfrene
tú enfrenes
Ud./él/ella enfrene
nosotros, -as enfrenemos
vosotros, -as enfrenéis
Uds./ellos/ellas enfrenen
Futuro de Subjuntivo
yo enfrenare
tú enfrenares
Ud./él/ella enfrenare
nosotros, -as enfrenáremos
vosotros, -as enfrenareis
Uds./ellos/ellas enfrenaren
Imperativo
enfrena (tú)
enfrene (Ud./él/ella)
enfrenad (vosotros, -as)
enfrenen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había enfrenado
tú habías enfrenado
Ud./él/ella había enfrenado
nosotros, -as habíamos enfrenado
vosotros, -as habíais enfrenado
Uds./ellos/ellas habían enfrenado
Futuro Perfecto
yo habré enfrenado
tú habrás enfrenado
Ud./él/ella habrá enfrenado
nosotros, -as habremos enfrenado
vosotros, -as habréis enfrenado
Uds./ellos/ellas habrán enfrenado
Pretérito Perfecto
yo he enfrenado
tú has enfrenado
Ud./él/ella ha enfrenado
nosotros, -as hemos enfrenado
vosotros, -as habéis enfrenado
Uds./ellos/ellas han enfrenado
Condicional Anterior
yo habría enfrenado
tú habrías enfrenado
Ud./él/ella habría enfrenado
nosotros, -as habríamos enfrenado
vosotros, -as habríais enfrenado
Uds./ellos/ellas habrían enfrenado
Pretérito Anterior
yo hube enfrenado
tú hubiste enfrenado
Ud./él/ella hubo enfrenado
nosotros, -as hubimos enfrenado
vosotros, -as hubísteis enfrenado
Uds./ellos/ellas hubieron enfrenado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya enfrenado
tú hayas enfrenado
Ud./él/ella haya enfrenado
nosotros, -as hayamos enfrenado
vosotros, -as hayáis enfrenado
Uds./ellos/ellas hayan enfrenado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera enfrenado
tú hubieras enfrenado
Ud./él/ella hubiera enfrenado
nosotros, -as hubiéramos enfrenado
vosotros, -as hubierais enfrenado
Uds./ellos/ellas hubieran enfrenado
Presente Continuo
yo estoy enfrenando
tú estás enfrenando
Ud./él/ella está enfrenando
nosotros, -as estamos enfrenando
vosotros, -as estáis enfrenando
Uds./ellos/ellas están enfrenando
Pretérito Continuo
yo estuve enfrenando
tú estuviste enfrenando
Ud./él/ella estuvo enfrenando
nosotros, -as estuvimos enfrenando
vosotros, -as estuvisteis enfrenando
Uds./ellos/ellas estuvieron enfrenando
Imperfecto Continuo
yo estaba enfrenando
tú estabas enfrenando
Ud./él/ella estaba enfrenando
nosotros, -as estábamos enfrenando
vosotros, -as estabais enfrenando
Uds./ellos/ellas estaban enfrenando
Futuro Continuo
yo estaré enfrenando
tú estarás enfrenando
Ud./él/ella estará enfrenando
nosotros, -as estaremos enfrenando
vosotros, -as estaréis enfrenando
Uds./ellos/ellas estarán enfrenando
Condicional Continuo
yo estaría enfrenando
tú estarías enfrenando
Ud./él/ella estaría enfrenando
nosotros, -as estaríamos enfrenando
vosotros, -as estaríais enfrenando
Uds./ellos/ellas estarían enfrenando
Traducciones

enfrenar

VT
1. (= frenar) [+ caballo] → to bridle (Mec) → to brake
2. (= reprimir) → to curb, restrain
Ejemplos ?
Sin embargo, compadeceré siempre al hombre honrado, que movido del bien publico se presente a enfrenar el despotismo de un gobierno y a contener sus extravíos, fiado únicamente en el apoyo del Pueblo heroico y enérgico.
No pudiera enfrenar las lágrimas de los otros, si primero no hubiera reprimido las suyas.» «Marco Antonio, mi abuelo, a nadie inferior, sino a aquel de quien fue vencido, oyó la muerte de un hermano en la sazón que, adornado con la potestad triunviral y sin reconocer cosa que le fuese superior, excepto los dos compañeros, teniendo por inferiores a todos los demás, estaba formando la república.
No le bastó después a este elemento 435 conducir orcas, alistar ballenas, murarse de montañas espumosas, infamar blanqueando sus arenas con tantas del primer atrevimiento señas, aun a los buitres lastimosas, 440 para con estas lastimosas señas temeridades enfrenar segundas.
Ame la tranquilidad que no se embaraza en cuidados públicos ni particulares; mas donde la importante lección levantó el espíritu, y donde los nobles ejemplos pusieron espuelas, luego se desea acudir a los tribunales para ayudar a unos con la abogacía y a otros con el favor; y aunque parezca que éste no haya de ser de provecho, se intente que lo sea, para enfrenar la soberbia de quien sin razón se engríe por verse próspero.
¿Cómo ha de ser esto? Porque quiero más templar los gozos que enfrenar los dolores. Diráte Sócrates estas razones: «Hazme vencedor de todas las gentes y desde el nacimiento del Sol, hasta Tebas, me lleve triunfante el delicado coche de Baco: pídanme leyes los reyes de Persia, que con todo eso, cuando en todas partes me reverenciaren como a Dios, conoceré que soy hombre.» Junta luego a esta grande altura una precipitada mudanza, diciendo: «Que he de ser puesto en ajeno ataúd, habiéndome de despojar de la pompa de soberbio y fiero vencedor; que no por eso iré más desconsolado, asido al ajeno coche, de lo que estuve en el mío; pero tras todo eso deseo más vencer que ser cautivo.
A unos impide la vergüenza para el manejo de negocios civiles, que requieren osada frente, y en otros no es conveniente para palacio su terquedad: unos saben enfrenar la ira; y a otros cualquier indignación los enfurece, y algunos no saben poner límite a la graciosidad, ni abstenerse de peligrosas chocarrerías.
Y es bueno para las dichas rrecidencias y becita generales de los dichos yndios tributarios y de la becita general de la santa madre yglecia y para sauer otras cosas y para enfrenar sus ánimas y consencias los dichos cristianos, como Dios nos amenaza por la deuina escritura de Dios por boca de los sanctos profretas Heremías a que entremos a penitencia y mudar la uida como cristianos, como el profeta rrey Dauid nos dize en el pezalmo, “Domine Deus salutis meae,” donde nos pone grandes miedos y desanparos de Dios y grandes castigos que nos a de enbiar cada día, como el precursor San Ju Bautista traxo los amenazos, azotes y castigos de Dios para que fuésemos endos y emendados en este mundo.
Aprendamos a aumentar la continencia, a enfrenar la demasía, a templar la gula, a mitigar la ira, a mirar con buenos ojos la pobreza, y a reverenciar la templanza; y aunque nos cueste vergüenza el dar a nuestros deseos remedios poco costosos, aprendamos a encarcelar las desenfrenadas esperanzas y el ánimo, que se levanta a lo futuro: procuremos alcanzar las riquezas de nosotros mismos, y no de la fortuna.
¿Qué importa que ella sea rica, que tenga muchos litereros, que traiga costosas arracadas, que ande en ancha y costosa silla, pues con todo esto es un animal imprudente, y si no se le arrima alguna ciencia y mucha erudición es una fiera que no sabe enfrenar sus deseos?
¿Quiénes son los soberbios que se arrogan el derecho de enfrenar cosa que nace libre, de sofocar la llama que enciende la naturaleza, de privar del ejercicio natural de sus facultades a criatura tan augusta como el ser humano?
Habíase provisto en la de 1828 a las libertades privadas, pero no se habían prevenido contingencias que en la infancia de los Estados requieren remedios extraordinarios; y en el deseo generoso de enfrenar los abusos de la autoridad, no se cuidó lo bastante de darle la energía de acción, indispensable para la estabilidad del orden público y para la expedita y regular administración de los intereses comunes.
Pienso que, siguiendo esta doctrina Demócrito, comenzó diciendo: «El que quisiere vivir en tranquilidad, ni haga muchas cosas en que se singularice, ni se deje llevar con publicidad a las superfluas.» Porque de las que son necesarias, no sólo se han de hacer muchas privadas y públicamente, sino innumerables; pero donde no nos llama la obligación de algún importante ministerio, conviene enfrenar nuestras acciones.