enfermizo

(redireccionado de enfermizas)
También se encuentra en: Sinónimos.

enfermizo, a

1. adj. Que tiene poca salud o tiende a enfermar requiere atenciones especiales porque es un niño enfermizo. delicado robusto
2. Que excede a la normalidad siente por él un odio enfermizo. anormal
3. Que produce enfermedades las bajas temperaturas son para mí enfermizas. mórbido

enfermizo, -za

 
adj. Que tiene poca salud; que enferma con frecuencia.
Capaz de ocasionar enfermedades.
Propio de un enfermo.
Sinónimos

enfermizo

, enfermiza
adjetivo
1 achacoso, enteco, enclenque, valetudinario, débil*, flaco.
Achacoso y valetudinario expresan enfermedad por edad avanzada.
Traducciones

enfermizo

sickly, unhealthy

enfermizo

ADJ [persona] → sickly; [mente] → morbid; [pasión] → morbid, unhealthy

enfermizo-a

a. sickly; predisposed to become ill.

enfermizo -za

adj sickly
Ejemplos ?
Cuanto prometía el muchacho se realizó plenamente en el hombre; era como antes inconstante, apasionado, con depresiones y exaltamientos femeniles. Todas sus ansias y suspicacias eran enfermizas, y usted no ignora de qué modo se sufre y se hace sufrir con este modo de ser.
Las muchachas aseguraron que lo habían pasado admirablemente, que no cabía cosa más divertida que un té así; pero fue lo positivo que dos o tres quedaron enfermizas y tristonas, y que Toria, al siguiente día, recayó con caracteres graves, y fue milagro que se la pudiese salvar.
En esa época me hallaba justamente en uno de esos estados de melancolía espiritual que inducen a un hombre a mostrarse anormalmente inquisitivo sobre meras nimiedades; confieso avergonzado, pues, que me entregué a una serie de conjeturas tan enfermizas como absurdas sobre aquel camarote de más.
La señora aguarda ya -dijo en alemán la fräulein; y Nora, dócil como suelen ser las criaturas enfermizas, echó a andar, bajó las escaleras solita, agarrándose al pasamano, y solita se metió dentro de la berlina, al lado de su mamá, que viéndola tan seria y emperifollada al empezar a rodar el coche, le dio un beso en el poco trecho de mejilla que asomaba entre el sombrerón y el alto cuello de pieles.
Pues bien, cuando recuerdo, vagamente y sin detalles, su confusa concepción de la vida de un médico en plena Edad Media, creyente en la magia de todos los colores, asistente asiduo y convencido al sabbat, inventor de un palo de escoba más ligero para llegar primero, fabricante de "homúnculos" (no había por cierto leido a Goethe aún), discípulo de Alberto el Grande; cuando recuerdo esas creaciones enfermizas de su imaginación me persuado que había nacido para seguir con brlllo la tradición de Hoffman o Poe.
No nace en tierra cristiana flor silvestre más lozana ni hormiga más vividora, ni moza más castellana, ni mujer más labradora. Hermosa sin los amaños de enfermizas vanidades, tiene unos ojos castaños con un mirar sin engaños que infunde tranquilidades.
Bardaban el caballete hasta cuatro docenas de tejas centenarias, por entre cuyas junturas medraba el liquen y asomaban mustias y enfermizas unas matas de viravira; pendíale por un extremo, desparramándose que era un gusto, un matorral de yerbamora fructificado además.
Y todo esto, más que nadie, lo sentía el viejo, al ver a sus hijos empeñados en el ingrato trabajo de cuidar, en estrechos retazos de campo alto rodeados de agua, sus ovejas enfermizas, sin poder casi reservar nada para sembrar un poco de maíz o de alfalfa.
Nosotros tenemos, es verdad, naciones corrompidas, De los pueblos antiguos, bellezas ignoradas: Rostros corroídos por los chancros del corazón, Y como quien diría bellezas de la languidez, Pero estas invenciones de nuestras musas tardías No impedirán jamás a las razas enfermizas Rendir a la juventud un homenaje profundo, —¡A la santa juventud, al aire simple, a la dulce frente, A la mirada límpida y clara como un agua corriente, Y que va derramando sobre todo, indiferente Como el azul del cielo, los pájaros y las flores, Sus perfumes, sus cánticos y sus dulces colores!
M., todas esas manifestaciones, todos estos planes, organizaciones, listas de hombres, tal vez batallones, regimientos y legiones, son exageraciones caducas de imaginaciones enfermizas, repetidas hasta la saciedad.
Son almas inciertas, enfermizas, desorientadas en la civilización actual, que no pertenecen ni al presente ni al porvenir, pálidos fantasmas eternamente suspendidos entre el cielo y la tierra, y que ocupan entre la política burguesa y el socialismo del proletariado absolutamente la misma posición.
Creemos que la magnífica salud que distingue a nuestras mujeres de las de su época, quienes parecen haber sido tan generalmente enfermizas, es debida en gran medida al hecho de que todas por igual están provistas de una ocupación saludable e inspiradora." "Entiendo de lo que usted dice," dije, "que las mujeres trabajadoras pertenecen al ejército industrial, pero ¿cómo pueden estar bajo el mismo sistema de rango y disciplina con los hombres, cuando las condiciones de sus trabajos son tan diferentes?" "Están bajo una disciplina enteramente diferente," replicó el Dr.