encenderse


También se encuentra en: Sinónimos.

encenderse

(enθen'deɾse)
verbo pronominal
pasar a sentirse intensamente un sentimiento Su rostro se encendió de vergüenza.
Traducciones

encenderse

to blush, flame, light, catch, ignite

encenderse

accendere, divampare
Ejemplos ?
El humilde piensa en la grandiosidad de las riquezas y el privilegiado en la magnífica y fructífera lid de ganar el pan con trabajo, con esfuerzo, con ansia amorosa... Las luces de la Ciudad Universitaria comienzan a encenderse...
Mi amor para ti es sin freno: te adoro, sultana bella, y si en decidirte tardas, sin ti me parto a mi tierra. No puedo más en Castilla permanecer sin sospecha, pues concluí mi embajada y va a encenderse la guerra.
-En verdad que esto es extraño -murmuró Lope, mirando al farolillo, que espontáneamente había vuelto a encenderse y se mecía con lentitud en el aire, derramando una claridad trémula y extraña sobre el amarillo cráneo de la calavera colocada a los pies del Cristo.
Disipada la primera estupefacción, vi sus mejillas que pasaban del rojo oscuro al color violáceo; vi encenderse su venerable nariz y temblar su colgante belfo y sus pobres manos ancianas; hasta creo que oí entrechocarse los dijes de su gran saboneta, como los dientes del medroso ante el peligro.
Quizá aquel fuego que a mi Musa un día Pudo animar en sus mejores años, De sus yertas cenizas sacudido Vuelva a encenderse a tan hermosos rayos.
quienes se ha sostenido y sostiene continúa guerra, sin embargo, la misma grandeza del imperio ha producido otra especie peor de guerras, y de peor condición, es a saber, las sociales y civiles, con las cuales se destruyen más infelizmente los hombres, ya sean cuando traen guerra por conseguir la paz, ya sea porque temen que vuelva a encenderse.
Respuestas obvias de los ingenuos que se creen poetas: -Todo. :-Una luz que no acaba de encenderse. -Una barca alocada sobre mares estancados de petróleo...
La noche, como de otoño, está serena y apacible; y si bien el gas de los faroles que acaban de encenderse apenas bastaría para hacer visible la oscuridad, como, si mal no recuerdo, dijo en parecido caso, el discretísimo y ameno Curioso Parlante, para no darnos de testarazos contra las esquinas tendremos a nuestra disposición los plateados rayos de la luna que, como una enorme criba roja, llega en este instante, entre nubes de púrpura y naranja, sobre los viejos paredones de la solitaria venta de Pedreña.
Pero una vez cristalizada la ley, la atmósfera mítica popular, incomparablemente tenaz, continúa envolviéndola, y a poco las aristas del prisma legal comienzan de nuevo a encenderse en líneas fosforescentes, nueva costra de costumbres que empieza a depositarse en torno a la ley nueva que se ha mandado hacer.
XXI El cuervo prosigue así: -¿Ves allá, entre los espesos cañaverales, encenderse una llama ligera y cárdena, que vacila y corre sobre el haz de las fétidas aguas del pantano?
¿Acaso tienes algún propósito acerca de los teucros y de los aqueos? El combate y la pelea volverán a encenderse muy pronto entre ambos pueblos.
El poniente, que poco antes se teñía de nácar y oro fluido, iba encendiéndose, y al encenderse, cambiaba la forma de los nubarrones, donde una desatada fantasía dibujaba y modelaba extrañísimas figuras, engendros de pesadilla calenturienta, como si el terror de los pobres humanos, las angustias de su conciencia perturbada, las visiones de sus fiebres, navegasen en el cielo que iba a obscurecerse y en el horizonte que esplendía con los últimos rayos solares.