encante

encante

(Del bajo lat. inquantum, en cuanto.)
1. s. m. COMERCIO Venta de artículos en subasta pública.
2. COMERCIO Lugar donde se realiza esta subasta lo compró a buen precio en los encantes de la capital.
Traducciones

encante

auction
Ejemplos ?
En una entrevista habló sobre sus raíces, y declaró: "Somos gente del campo, sensible, apegados a tradiciones, las comidas, y me ha pasado algo muy raro: no amo mucho lo que a otros les encanta, que es ser famoso, por más que me encante que el público me muestre su cariño.
Norik es el Rahaga del fuego. Los movimientos flúidos y la voz calmante de Norik permiten que él encante Rahi reptilian. Cuando él está bastante cercano, él utiliza su personalidad para distraer a las criaturas y después las atrapa con su lanzador de la trampa.
PlayStation dijo: "Si eres un verdadero fan de Yu-Gi-Oh!... es probable que te encante este primer videojuego de Yu-Gi-Oh! para PS2.".
Cuando esto sucede, Bola de Trueno no sufre ningún efecto dañino psíquico de la destrucción de la bola. Él puede recrear el arma obteniendo una nueva bola de demolición y haciendo que Demoledor la encante por él.
También existen otros métodos para descongelar Instrucciones los niños se reunen y escojen a un participante quien va a congelar Un jugador que este tocado, encantado o congelado no se podrá mover o hablar. Se deberá hacer una elección justa para el que congele o encante.
El Flautista debe actuar en último lugar por la noche: el Narrador lo despertará para que encante a dos jugadores (nunca puede encantarse a sí mismo).
El proceso de recuperación y normalización en los últimos años del idioma aragonés ha permitido también que muchos de los personajes mitológicos se hayan identificado con sus nombres propios: Ome Granizo, Marigüena, Fada, Laina, Muller d'Augua, Bruxa, Cazataire Malaito, Basajarau, Encante, Lacuerco, Menuto y tantos otros vocablos que dan personalidad a gigantes, diosas, dioses, hadas, lamias, brujas, duendes, etc.
A sus veintisiete años, no ha habido mujer, soltera, casada, viuda, rica o pobre que se haya resistido a sus encantos, pero tampoco ha conocido a ninguna que haya logrado ajuiciarlo. No hay nadie en el valle que cante y encante como él.
(6) En vano á los placeres avarientos Nos lanzamos do quier, y órgias sonoras Estremecen los ricos aposentos Y fantásticas danzas tentadoras; Porque antes y despues caminan lentos Los turbios dias y las lentas horas Sin que alguna ilusion de breve instante Del alma el sueño fugitiva encante.
Nunca veré a mi lado esposa amante que el cetro alegre que llorando rijo, y mi desierta majestad encante: hijo o padre jamás nadie me dijo; ningún afecto mi vivir suaviza, que yo soy de mí mismo padre e hijo.
Pesándome de ver a las mismas gentes todos los días, no hay amigo que me dure una semana; no hay tertulia adonde pueda concurrir un mes entero; no hay hermosa que me lo parezca todos los días, ni fea que no me encante una vez siquiera al mes; esto me hace disfrutar de inmensas ventajas, porque sólo se puede soportar a las gentes los quince primeros días que se las conoce.
Si algo encontramos que la vista encante y que halague y deleite el corazón, al querer detenernos -«¡Adelante!»- nos grita fiera irresistible voz.