enamorarse de

Traducciones

enamorarse de

fallinlovewith, fall for

enamorarse de

zamilovat se

enamorarse de

falde for

enamorarse de

jemandem verfallen

enamorarse de

ihastua

enamorarse de

zaljubiti se

enamorarse de

innamorarsi

enamorarse de

・・・が好きになる

enamorarse de

반하다

enamorarse de

verliefd worden op

enamorarse de

falle for

enamorarse de

przepaść za

enamorarse de

apaixonar-se

enamorarse de

влюбиться

enamorarse de

falla för

enamorarse de

ตกหลุมรัก

enamorarse de

mê mẩn

enamorarse de

爱上
Ejemplos ?
Escolástico Creo que sí. Soledad Enamorarse de mí, ocultármelo y obsequiarme gastándose hasta el último céntimo... Escolástico Hasta el último.
Dábase por desengañado antes de conocer el mundo, del cual sólo sabía por lo que dicen las novelas y por lo poco que le enseñara una observación constante, sobrado perspicaz y hecha a demasiada distancia. Parecíale tan ridícula la idea de enamorarse de Cristina, que sin miedo la miraba y admiraba.
El hombre tuvo que ceder y sin sospechar los escándalos de su propia casa explicó de este modo los que ocurrían en la del vecino: »Mi amigo el batanero tenía una mujer de una virtud a toda prueba (al parecer): sólo se hablaba de ella en tono de alabanza y decíase que gobernaba la casa como esposa ejemplar, cuando un secreto capricho la hizo enamorarse de cierto galán a quien concedía sin cesar secretas entrevistas, y en el mismo momento en que saliendo del baño íbamos a sentarnos a la mesa se estaba entregando ella a los más apasionados deportes con su amante.
¡Me río pensando en lo muy feo que va usted a estar con los anteojos ahumados. -¡Mejor que mejor! ¡Así se librará usted del peligro de enamorarse de mí! -respondió furiosamente el Capitán.
Angustias soltó la carcajada; doña Teresa se puso verde, y la gallega rompió a decir con la velocidad de diez palabras por segundo: -¡Mi señorita no acostumbra a enamorarse de nadie!
Noval había trabajado años y años en provincias sin honra ni provecho, y cuando se vio, como en un asilo, en la famosa compañía de la corte, a que daba el tono y el crédito Petra Serrano, se creyó feliz cuanto cabía, sin ver que iba a serlo mucho más al enamorarse de Juana, conseguir su mano y encontrar, más que su media naranja, su medio piñón; porque el grupo de marido y mujer, humildes, modestos, siempre muy unidos, callados, menudillo él, delgada y no de mucho bulto ella, no podía compararse a cosa tan grande, en su género, como la naranja.
Había empezado por enamorarse de la belleza que entra por los ojos, y esta vocación, que le hizo pintor en un principio, le obligó después a ser naturalista, químico, fisiólogo; y de esta excursión a las profundidades de la realidad física sacó en limpio, ante todo, una especie de religión de la verdad plástica que le hizo entregarse a la filosofía...
Erdosain pensó: –Todavía hay un tren para Temperley. Barsut continuó: –Y yo, que te veía tan pobre hombre, me dije: ¿qué le habrá visto Elsa a este infeliz para enamorarse de él?
Este hijo confirmó tanto el amor de Viudez y Placeres, que no fue posible conseguir que viudez diese oídos a los recados con que la solicitaba Arrepentir, el cual, despechado por esto dio en un gran desbarro, que fue a enamorarse de una ramera pública y de todos, llamada doña Esperanza.
No era sólo que se encontrase, como el asno de Buridán, entre Eugenia y Rosario; era que aquello de enamorarse de casi todas las que veía, en vez de amenguársele, íbale en medro.
Además, él veía en ella un reflejo del talento de su marido. Él había empezado, y seguía, admirando al músico como tal, pero no era cosa de enamorarse de él...
Las tendencias depravadas, que habían crecido por doquier y oscurecido en tan larga medida a las mejores, ahora se marchitaban como hongos de un sótano al aire libre, y las más nobles cualidades mostraron una repentina exuberancia que transformó a los cínicos en panegiristas y por primera vez en la historia humana tentó a la humanidad a enamorarse de sí misma.