Ejemplos ?
Y convierten a la libertad en irresponsabilidad; lo funcional, lo transforman en desorden y la educación retorna al caos de siempre.
Lima, en la noche del Sábado, naturalmente fue inundada por soldados peruanos armados y en desorden, por consiguiente, individuos muy peligrosos.
Allí, plenamente visible a la luz del incendio, yacía el cadáver de una mujer: el rostro pálido vuelto al cielo, las manos extendidas, agarrotadas y llenas de hierba, las ropas en desorden, el largo pelo negro, enmarañado, cubierto de sangre coagulada; le faltaba la mayor parte de la frente, y del agujero desgarrado salía el cerebro que desbordaba sobre las sienes, masa gris y espumosa coronada de racimos escarlata –la obra de un obús.
Como la buena fe, está muy distante de ser guardada por hombres inicuos, no bien había salido de mis atrincheramientos cuando el grueso del ejército enemigo se me presentó al frente, y en desorden; y como mis tropas se hallaban en los puestos de defensa según el plan, y orden general que di ayer, y acompaño con copia número 3 nada tenía que prevenir y disponer.
Todos estaban desiertos; todas las puertas sin llaves; todo por tierra en desorden el ostentoso mueblaje; muchas cerraduras rotas, y rotos muchos cristales.
Cada vez es más trascendente su labor, porque sin él se estacarían las sociedades en todos los aspectos de la vida, porque sin él, la educación quedaría transformada en desorden .
Unos estaban esparcidos en desorden, otros parecían como desintegrados en sus extremos, y otros habían adquirido el extraño matiz amarillento de hueso calcinado o quemado.
En el polvo del vestíbulo y la nave espectral observaron señales muy extrañas. El suelo estaba cubierto de viejos cojines desechos y fundas de bancos, todo esparcido en desorden.
Jeffrey Sachs, de la Universidad de Harvard, junto con Aarón Tornell y Andrés Velasco examinaron las causas que llevaron al pánico económico de 1995: un nuevo gobierno "actuando en desorden y que exacerbaba la percepción de insolvencia", el cobro anticipado (maduraciones) de Tesobonos y la rápida disminución en la clasificación de la deuda mexicana que hicieron las agencias internacionales a principio de 1995.
Llevan las barbas crecidas, el pelo en desorden, las ropas rotas, las camisas en pedazos y negras de mugre, los zapatos o las alpargatas deshechos y el aspecto general miserable, pues buen número de ellos tienen sarna, tuberculosis, piojos, granos...
Encendió una bujía, y colocando en torno de la luz una pantalla, se dirigió a la alcoba de puntillas; miró con precaución: Vigo descansa, el rostro vuelto a la pared, las ropas en desorden, caídas las almohadas, pero tranquilo, en apacible sueño: no osó García interrumpir su calma.
Frente a la señorial Casa Parroquial, que se ve en la gráfica, la plaza principal, hoy convertida en parque, se la utilizaba para las ferias dominicales de víveres. Hacia la izquierda atravesaba una de las calles principales, alineada con casitas bajas, deterioradas y en desorden.