empuñar

(redireccionado de empuña)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con empuña: empuñando

empuñar

(Derivado de puño.)
1. v. tr. Coger o sujetar un objeto por el mango o la empuñadura empuñaba un arma blanca.
2. Coger una cosa abarcándola con la mano.
3. Obtener un empleo o un cargo empuñó aquel puesto durante diez años.
4. Chile Cerrar la mano para presentar el puño.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

empuñar

 
tr. Asir por el puño [una cosa].
Asir [una cosa] abarcándola con la mano.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

empuñar

(empu'ɲaɾ)
verbo transitivo
soltar coger algo con la mano cerrada empuñar una daga
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

empuñar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

empuñar

grip, to grasp, grasp, snatch, subsume

empuñar

impugnare

empuñar

VT
1. (= coger) → to grasp, clutch
empuñar las armasto take up arms
empuñar el bastónto take command
2. (Cono Sur) [+ puño] → to clench
3. (Andes) (= dar un puñetazo a) → to punch
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Las guitarras tañen, las bocas cantan, el baile comienza, el vino circula entre los comensales, los niños vocean, las caballerías relinchan. El más viejo de la tribu empuña la sonanta; la moza más joven se dispone a cantar.
Que su trono se desploma, y hasta su existencia juzga, y que al morir el maestre abrazadas irán juntas el alma de aquel amigo y el alma afligida suya. ¡Grande mal es la flaqueza en hombre que cetro empuña!
Qué tremendo escozor de cada letra que se empuña memorando afrentas que la encierran tan tranquila en su (holocausto de páginas estrechas que...
Anda, mísera mano mía, empuña, empuña el acero, huella la triste meta de la vida, y no seas cobarde, ni te acuerdes de tus hijos, a quien tanto amas porque los diste a luz; olvídate en este breve día de que los tienes y llora después, que, aunque los mates, siempre te fueron caros y siempre fuiste una mujer infeliz.
Mucho hay que decir de él, muchísimo: pero el mismo santo nos lo estorba, porque frunce el ceño, adelanta un paso, empuña la llave, da vuelta...
obre el barbecho que reverbera por los rayos del sol, tostado el cutis por la inclemencia de la intemperie, con los pies y las manos agrietados, el labrador trabaja; va y viene sobre el surco; el alba le halla en pie y cuando la noche llega, todavía empuña la herramienta y trabaja, trabaja ¿Para qué trabaja?
“Con decisión “A conquistar “Nuestra emancipación.” (Van cayendo muertos los defensores.) JUAN (Empuña la bandera roja y la hace ondear sobre el parapeto.) (Dirigiéndose al enemigo.) Hermanos obreros de la ciudad: esta bandera representa la sangre de todos los oprimidos del mundo.
Se acerca al antiguo armario; abre un cajón y en él busca y halla un puñal que olvidado dejó allí Nuño una noche; lo empuña, cruza un relámpago espantoso por sus ojos; corre al lecho en que soñando están sus hijos, y loca, arranca con fiera mano la vida a los tres, y corre, cubierto de sangre el manto, por la ciudad silenciosa hondos aullidos lanzando." Después la justicia la apresó y la ejecutaron el mismo día en que misteriosamente murió también el ya famoso Don Nuño de Montesclaros.
(Morena ya algo madura, fresca todavía, vestida de morado oscuro, y que empuña una escoba).- Yo, hermanas mías, más he perdido que ganado con los adelantos de la civilización.
"¿Quién va?", repite, y cercana otra voz menos robusta responde: "Un hidalgo, ¡calle!" Y el paso el bulto apresura, "Téngase el hidalgo", el hombre replica, y la espada empuña.
Tras de este escuadrón segundo marcha el escuadrón tercero, y Alarcón a su cabeza, cana barba, rostro serio, armas fuertes, mas sin brillo, corcel alto, duro, recio, una refornida lanza que empuña un puño de hierro; sin visera ni penacho, capacete de gran peso, y sobreveste y gualdrapa, ambas de velludo negro, sin recamadas insignias, sin divisas ni embelecos, eran, como lo era siempre, su simple y marcial arreo.
Saluda a la Urbe argentina el Garibaldi romano, cabalgante en su colina, en nombre de Roma materna, vestida de su memoria y como su decoro eterna. La saluda Londres que empuña el gran Tridente de acero por dominar el mar entero.