elefante

(redireccionado de elefantes)

elefante, a

(Del lat. elephas, -antis < gr. elephas, -antos.)
1. s. ZOOLOGÍA Mamífero proboscidio que puede alcanzar tres metros de alto y cinco de largo; tiene el cuerpo de color gris oscuro, la cabeza pequeña, las orejas muy grandes y colgantes, la nariz y el labio superior unidos y prolongados en forma de trompa y unos colmillos muy grandes.
2. elefante marino ZOOLOGÍA Mamífero cetáceo sin orejas, de la familia de las focas, de gran tamaño y con una protuberancia nasal a modo de trompa que el macho utiliza como resonador.
NOTA: Nombre científico: (Mirounga.)

elefante

 
m. zool. Nombre común de dos mamíferos proboscídeos, el elefante africano (Loxodonta africana) y el elefante asiático (Elephas maximus). Son los mayores animales terrestres, de orejas grandes y colgantes y característica trompa o probóscide.
elefante marino Mamífero marino del orden pinnípedos (gén. Mirounga) que se caracteriza por poseer los machos un apéndice en forma de trompa eréctil.

elefante, -ta

(ele'fante, -ta)
sustantivo masculino-femenino
zoología mamífero de gran tamaño, de color gris trompa larga y colmillos un elefante africano
Traducciones

elefante

elephant

elefante

olifant

elefante

فيل, فِيل

elefante

слон

elefante

elefant

elefante

slon

elefante

elefant

elefante

Elefant

elefante

elefanto

elefante

elevant

elefante

فیل

elefante

norsu, elefantti

elefante

éléphant

elefante

פיל

elefante

हथ

elefante

slon

elefante

elefánt

elefante

elephante

elefante

gajah

elefante

fíll

elefante

象, ゾウ

elefante

코끼리

elefante

elephantus, elephas

elefante

dramblys

elefante

zilonis

elefante

ആന

elefante

olifant

elefante

elefant

elefante

słon, słoń

elefante

elefante

elefante

elefant

elefante

слон

elefante

slon

elefante

slon

elefante

слон

elefante

elefant

elefante

ndovu, tembo

elefante

fil

elefante

слон

elefante

voi, con voi

elefante

大象,

elefante

ช้าง

elefante

大象

elefante

/a SM/Felephant
como un elefante en una cacharreríalike a bull in a china shop
elefante blancowhite elephant
Ejemplos ?
Lo que sí afirmo es que todos esos organismos de nuestra sociedad — que van del Parlamento al periódico y de la escuela rural a la Universidad —, todo eso que, aunándolo en un nombre, llamaremos la España oficial, es el inmenso esqueleto de un organismo evaporado, desvanecido, que queda en pie por el equilibrio material de su mole, como dicen que después de muertos continúan en pie los elefantes.
Su existencia había sido variada y culposa. ¡Hasta llegó a ser miembro de una banda de ladrones de elefantes! Ahora, el decente turbante verde que adornaba su cabeza, la escrupulosamente limpia chilaba que con hacendosos pliegues revestía su flaco cuerpo, la renegrida barba que le caía sobre el pecho indicaban que Abdalá el Susi era un musulmán devoto, que no sólo había cumplido con su peregrinación a La Meca, sino que también era muy probable que disfrutara de ciertas rentas.
En la factoría de Farjalla Bill Alí trabajaría como tenedor de libros. El canalla de Farjalla no sólo explotaba un provechoso criadero de gorilas, sino también una academia de elefantes jóvenes.
En la distancia apareció entonces una multitud de elefantes negros que se enfilaba hacia mí con sus inmensas trompas levantadas a todo lo alto y me percaté de sus blancos, filosos y largos colmillos que como monumentales y puntiagudas espadas se aprestaban a despedazarme.
sta historia debía llamarse no "Ejercicio de artillería", sino "Historia de Muza y los siete tenientes españoles", y yo, personalmente, la escuché en el mismo zoco de Larache, junto a la puerta de Ksaba, del lado donde terminan las encaladas arcadas que ocupan los mercaderes del Garb; y contaba esta historia un "zelje" que venía de Ouazan, mucho más abajo de Fez, donde ya pueden cazarse los corpulentos elefantes; y aunque, como digo, dicho "zelje" era de Ouazan, parecía muy interiorizado de los sucesos de Larache.
Atrás, oscilante, avanzaba el cortejo de elefantes, superando con sus budas dorados, cargados en el lomo, la verde copa de las palmeras.
Las ventanas estaban enmarcadas con relieve de piedra, representando elefantes y dromedarios, todo del tiempo antiguo, pero el anciano conde vivía de cara al nuevo y a todo lo bueno que nos ha traído, lo mismo si ha salido del primer piso como del sótano o de la buhardilla.
Los elefantes nerviosos voltearon a ver de dónde procedía aquello y al mirar un ejército de ratas negras, tan negras como un hoyo sin fin, se asustaron y huyeron despavoridos.
Allí se les enseñaba a trabajar. El mercader vendía con excelente ganancia los elefantes domesticados y gorilas. Disponía de varias leguas de selva y de numerosos rebaños de esclavos.
Los hombres, armados de largas lanzas para cazar elefantes, seguidos de sus mujeres y sus hijos, se habían internado en la selva.
y tenían muchas vacas y muchos elefantes: y cada vez que ve Bebé a su mamá, le echa el bracito por la cintura, o se le sienta al lado en la banqueta, a que le cuente cómo crecen las flores, y de dónde le viene la luz al sol y, de qué está hecha la aguja con que cose, y si es verdad que la seda de su vestido la hacen unos gusanos, y si los gusanos van fabricando la tierra, como dijo ayer en la sala aquel señor de espejuelos.
Ante aquel concurso lucidísimo se celebró según los ritos el desposorio; las caracolas, los gumuces, los atambores, resonaron estrepitosa y alegremente en torno del palacio; en la pagoda fueron inmoladas en sacrificio gacelas y vacas, y desfilaron ante el pórtico, en vistosa muestra, las tropas, carros, caballos, elefantes con sus torres, arqueros, infantes, el ejército entero del rey.