eidético

eidético, a

1. adj. SICOLOGÍA Del eidetismo tendencia eidética.
2. FILOSOFÍA Que se refiere a la esencia.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

eidético

eidetic

eidético

eidetico
Ejemplos ?
Sofista, obra en que se desarrolla una reestructuración del mundo eidético y se realiza una presentación de la revolucionaria teoría acerca del no-ser como diferencia y de la primera fundamentación acabada, a partir de ella, de la posibilidad del juicio y la opinión falsas, así como de su diferencia con los correspondientes verdaderos; El sofista.
Se entiende usualmente por filología, bien el estudio de las lenguas y las literaturas, así como la correspondiente cultura de sus hablantes, bien el estudio diacrónico o eidético de los textos literarios o incluso de todo vestigio de lengua escrita en general.
Las críticas de Parménides a la teoría de las Ideas apuntan a lo que el mundo eidético incluye y lo que queda fuera de él y, principalmente, a la controvertida relación entre Ideas y particulares sensibles.
Y por fenomenología entiende no el sistema eidético y de intuición de las de Husserl, al que nunca menciona, sino en su acepción más general de descripción empírica, y en gran parte intuitiva, de los datos, sobre todo de la experiencia interna.
El traductor no tarda en descubrir que el secreto "eidético" son los doce trabajos de Hércules, uno por cada uno de los doce capítulos de la novela.
El traductor – Personaje sin nombre al que sólo se conoce a través de sus notas al pie en la traducción de La caverna de las ideas. Helena – Compañera del traductor que identifica correctamente el primer mensaje eidético.
Según él, si un texto eidético como La caverna consigue provocar las mismas ideas en cada lector constituiría una prueba de que las ideas tienen una realidad independiente.
Diez años más tarde desenvolver su etapa llamada “un primer grado de abstracción física” dónde incide en aspectos más objetivos, su paisaje comienza un proceso esencialita o eidético y pierde los aspectos anecdóticos, de manera que podríamos decir que ocurre una “rehabilitación de la poética de la Generación del 98” En 1951 expone en el Centro de Lectura de Reus, musetra que lo da a conocer por toda la comarca y el país.
Por mónada, Husserl entiende al ego concreto, esto es, al sujeto en la plenitud de sus determinaciones: al sujeto corpóreo y trascendental, fáctico y eidético, con la totalidad de sus experiencias trascendentales y la totalidad de sus respectivos correlatos objetivos, esto es, al sujeto y su mundo circundante (cf.
Illyan tiene un biochip eidético en su cerebro que le permite guardar cualquier dato que oye o ve y recuperar dicha información de forma instantánea y a voluntad.
De acuerdo con esta perspectiva fenomenológica, que hunde sus raíces más profundas en Platón, Anselmo o Descartes y, sobre todo, en las Investigaciones lógicas de Husserl, la del Ente infinito es una cualidad eidética necesaria, una “naturaleza, esencia o forma verdadera e inmutable”, en expresión cartesiana, cuya adecuada captación ha de dar por resultado la intuición intelectual de un tipo de ser (único y singularísimo) en cuyo seno hállase incluida, como un elemento eidético esencial, como una “parte no independiente” más (según terminología husserliana), la existencia real y necesaria.