egoísta


También se encuentra en: Sinónimos.

egoísta

1. adj. Del egoísmo sentimiento egoísta.
2. adj./ s. m. y f. Que se comporta con egoísmo es tan egoísta que se ha quedado sin amigos. codicioso, ególatra

egoísta

 
adj.-com. Que tiene egoísmo.

egoísta

(eγo'ista)
abreviación
1. persona generosa que antepone el interés propio al ajeno un niño egoísta
2. característica que es propia de quien antepone el interés propio al ajeno una afán egoísta
Traducciones

egoísta

selfish, self‐interested, egoist

egoísta

egoísta

egoísta

sobecký

egoísta

selvisk

egoísta

itsekäs

egoísta

égoïste

egoísta

sebičan

egoísta

利己的な

egoísta

이기적인

egoísta

egoïstisch

egoísta

egoistisk

egoísta

samolubny

egoísta

självisk

egoísta

เห็นแก่ตัว

egoísta

bencil

egoísta

ích kỷ

egoísta

自私的, 自私

egoísta

自私

egoísta

אנוכי

egoísta

A. ADJegoistical, selfish

egoísta

adj egoistic; mf egoist
Ejemplos ?
con traición... Y solo, abandonado por los acomodaticios que traicionaban todo por la deleznable ambición egoísta, me cansé. Y vi como el amigo se escondió tras la conveniencia; el héroe se volvió energúmeno; el santo cayó en la hipocresía; el sabio se llenó de oro; los soñadores afilaron los dientes; el compañerismo se despilfarró en ebriedades; el ideal se volvió exhibicionismo.
¡Ni qué viviéramos rodeados de seres corruptos y despiadados' Ni que estuviéramos rodeados de hienas o habitáramos una una sociedad egoísta, de mentes criminales, cobardes, falsas, antinaturales, y convenencieras!
Porque no cabe duda que abusa de su libertad con respecto a sus iguales y aunque, como criatura racional, desea enseguida una ley que ponga límites a la libertad de todos, su egoísta inclinación animal le conduce seductivamente allí donde tiene que renunciar a sí mismo.
María Antonieta era cándida y egoísta como una niña, y en todos sus tránsitos se olvidaba de mí: En tales momentos, con los senos palpitantes como dos palomas blancas, con los ojos nublados, con la boca entreabierta mostrando la fresca blancura de los dientes entre las rosas encendidas de los labios, era de una incomparable belleza sensual y fecunda.
La humanidad se había quedado atorada en el angosto esquema del salvajismo egoísta y cada uno de los hombres y mujeres sólo pensaba en su vanidad física y monetaria, con lo cual se descuidaba, el fomento del gusto por la sabiduría.
Al falso humanismo de academia, de torre de marfil de sanceta sanotoum, pretexto para el aislamiento egoísta que hace de la reflexión un solipsismo, un quedarse solo y aparte, entre bizantinismo, sin trato con los hombres, debe seguir un humanismo de saber participado a los demás.
La plática del prelado sólo a mí parecía edificar, y como no soy egoísta, supe sacrificarme por las damas, y humildemente interrumpirla: —Yo no aspiro a enseñar, sino a divertir.
El yo, se desmesura y sucumbe con el tiempo en el abandono. Ningún egoísta logra conservar la amistad que es intercambio de acciones solidarias.
Tuvieron que coincidir en México los factores de una crisis mundial sin precedente y las diversas causas internas que comprometieron la economía nacional; el abuso egoísta de los empresarios de la banca y la insensibilidad social de ciertos grupos de mexicanos que contribuyeron a la descapitalización del país, así como la conciencia crítica de amplios sectores del pueblo que exigían decisiones tan grandes como los riesgos, para el Estado, haciendo pleno uso de sus atribuciones, asumiera una respuesta revolucionaria con apoyo en los lineamientos esenciales de nuestra Constitución Republicana.
No trabajar para otros porque eso no es justo, porque tan ladrón es el funcionario que se roba un millón como el empresario egoísta que quiere ganar también un millón.
Y les aseguro que el rey en aquella época era un egoísta que no quería que nadie le quitara ni un poquito de las ventajas que tenía.
Partiendo del principio de que nada existe sobre la tierra que posea características innatas de maldad y fundamentándose en el respeto a los demás, sería posible impulsar la moral eterna: limpia, diáfana, serena, atenta al progreso de la sociedad y a la verdad rotunda: Dar lo mejor de nosotros mismos a los demás, sin esperar nada egoísta a cambio, sólo que los demás sean a su vez, donadores de sí, a quienes prosigan en pos de la grandeza humana, pues lo que se ama se anhela que sea y la base e impulso de la moral es el amor trascendental, sin confundirlo con el simplemente hormonal e instintivo.