efebo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con efebo: eunuco

efebo

(Del lat. ephebus < gr. ephebos, adolescente.)
s. m. culto Adolescente, chico de pocos años.

efebo

 
m. Mancebo, adolescente.
Sinónimos

efebo

sustantivo masculino

efebo:

adolescentemozo, mancebo, púber, doncel,
Traducciones

efebo

ephebe

efebo

efebo
Ejemplos ?
Entre los reyes andalusíes la práctica de la homosexualidad con jóvenes era bastante corriente; Abderramán III, Alhakén II (quien tuvo descendencia por primera vez a la edad de 46 años, con una esclava vasca cristiana que se travestía, a la moda de Bagdad, como si fuera un efebo), Abd Allah de la Taifa de Granada, el nazarí Muhammed VI; entre ellos, el abadí Al-Mu'tamid de la Taifa de Sevilla y Yusuf III del Reino nazarí de Granada escribieron poesía homoerótica;, Abderramán III, Alhakén II, Hisham II y Al-Mu'tamid mantuvieron abiertamente harenes masculinos.
que aparece en el rostro del efebo tanto disminuyendo su belleza como aumentando su atractivo al evidenciar su masculinidad: Ibn Abd Rabbihi (Córdoba, 860-940), poeta de las cortes de Abd Allah I y Abderramán III y uno de los más tempranos representantes de las bellas letras andalusíes, escribió sobre un joven en el típico ánimo de sometimiento al amado.
Bauprés Petronio en su obra El Satiricón describe la sociedad imperial y sus costumbres y en ella se alude frecuentemente a relaciones homosexuales entre sus personajes. Por su parte Marcial defiende las relaciones pederastas ensalzando el amor hacia el efebo, no su mero uso sexual.
El homoerotismo presente en la poesía andalusí establece un tipo de relación similar al descrito en la antigua Grecia: el poeta adulto asume un papel activo frente a un efebo que asume el pasivo, lo que llegó a producir un tópico literario, el de la aparición del «bozo», que permite, dada la ambigüedad descriptiva de los poemas, tanto en las imágenes como en los usos gramaticales, identificar el sexo del amante descrito.
Por ello, la diferencia de edad entre amante y amado era crucial en una relación homosexual; de ahí que la aparición del vello facial en el efebo fuera un topos extremadamente popular en la poesía homoerótica árabe, porque marcaba la transición a una situación insostenible, aunque enseguida generó una respuesta en defensa de la belleza que se mantenía en un joven plenamente barbado.
Yusuf ibn Harun ar-Ramadi (926-1013) escribió sobre un esclavo rubio: En otro poema, Ar-Ramadi dio prueba de su bisexualidad narrando una noche de pasión con un efebo y una esclava: «Extendía mi mano hacia el pavo real unas veces y otras me retiraba hacia la paloma torcaz.» Ar-Ramadi, panegirista de Almanzor y uno de los más destacados poetas cordobeses del siglo X, llegó a enamorarse tanto de un joven cristiano que hacía la señal de la cruz cuando bebía vino.
Whitefella Jump Up: The Shortest Way To Nationhood (2004), Profile Books Chico, El - El Efebo En Las Artes (2004)...
Describiendo a un efebo, en unos versos que combinan la comparación lexicalizada del agua rizada como una cota de malla y el color rojizo de las naranjas, Safwan ibn Idris de Murcia (1165-1202) escribió: También cabe destacar al afamado Muhammad Ibn Galib, conocido como al-Rusafi (m.
Nacido judío, Ibn Sahl se hizo musulmán, experiencia que describió mediante poemas homoeróticos; así, amando a un efebo llamado Musa (Moisés), le abandona por otro llamado Muhammad (Mahoma).
Irónicamente, a pesar de su imagen provocadora, en vez de llevar los corsés para resaltar las curvas, reducir cintura, y marcar busto y cadera como se hacía hasta los años 20, las flappers usaban sujetadores y fajas que moldeaban una figura sin formas, reduciendo pechos y caderas, dando una imagen más infantil, frágil y de efebo, que al mismo tiempo recordaba el aire varonil ya mencionado de las flappers.
En uno de sus poemas, tras describir una fiesta con jóvenes mujeres en flor, aparece un paje real, un efebo adolescente y afeminado: El más aclamado lírico de esta época es el cordobés Muhammad ibn Abd al-Malik ibn Quzman, o Ibn Quzman (c.
El primer icono LGBT fue Antínoo, el joven amante del emperador romano Adriano, su historia y belleza han fascinado a artistas de todas las épocas y ha sido considerado el arquetipo de la belleza del efebo.