Ejemplos ?
Ni unos ni otros perseguimos el objetivo egoísta y absurdo de pretender edificar una nueva economía nacional blindada en la autosuficiencia.
Menos estrechos y peligrosos son los límites de la Tradición. A ella, sobre una pequeña base de verdad, la es lícito edificar un castillo.
Sólo unidos hombro a hombro, todos los que amamos a esta patria, los que creemos en ella, podremos romper el subdesarrollo y edificar la nueva sociedad.
No predicamos el odio sino la solidaridad; no la revancha sino la justicia; a la consigna actual de “arrasar” opondremos la nuestra de edificar.
residentes en las Provincias Unidas del Río de la Plata no serán inquietados, perseguidos ni molestados por razón de su religión, más gozarán de una perfecta libertad de conciencia en ellas; celebrando el oficio divino, ya dentro sus propias casas, o en sus propias y particulares iglesias o capillas, las que estarán facultadas para edificar y mantener en los sitios convenientes, que sean aprobados por el Gobierno de dichas Provincias Unidas: también será permitido enterrar a los súbditos de S.
La plática del prelado sólo a mí parecía edificar, y como no soy egoísta, supe sacrificarme por las damas, y humildemente interrumpirla: —Yo no aspiro a enseñar, sino a divertir.
ESTOS SEÑORES COMPRARON EL TERRENO, CONSTRUYERON CASA DE DOS PISOS PARA OCUPARLAS CON SUS FAMILIAS Y GRATUITAMENTE DIERON LOTES A QUIENES QUIERAN EDIFICAR".
Estos cuentan en ella que un Genio descubrio á Al-hamar un tesoro, con el cual pagó las inmensas sumas empleadas por él en edificar el palacio de la Alhambra, los muros de la ciudad y otros monumentos.
Ítem, se ordena y manda que ningún negro cautivo pueda tener rancho ni casa fuera de (la) casa de su amo, so pena que la persona o amo que le diere solar para edificar los ranchos (los) pierdan y a los negros les sean dados cien azotes por la primera vez y por la segunda que sirva sin sueldo con cualquiera obra que hubiere en la dicha Ciudad, (a) tiempo de cuatro meses.
México cuenta entre sus más preciadas conquistas, la muy valiosa de haber logrado despertar en la población indígena un verdadero sentido de superación, y puede señalarse como el mejor indicio de su intensa voluntad de progreso, el extraordinario empeño que se manifiesta en cada pueblo por instruirse, edificar sus propias escuelas y atender a los maestros como amigos, compañeros de trabajo y conductores espirituales, y su participación en la apertura de comunicaciones y demás servicios que ayuden a su mejoramiento.
Por esto comisionaba a la Real Audiencia de Quito poblar una villa de dos a tres mil indios, tomándolos de entre los Quillasingas, Pastos, Latacungas, Puruháes, Sicchos y Chimbos. Con este fin se les debía edificar sus casas en un sitio adecuado, abastecido de agua.
Cuando una casa amenaza ruina o se hace completamente inhabitable, lo que procede es derribarla, y no hay que pedir se edifique otra sobre ella. Cabe, sí, edificar la nueva con materiales de la vieja, pero es derribando antes ésta.