eclipse

(redireccionado de eclipses)
También se encuentra en: Sinónimos.

eclipse

(Del lat. eclipsis < gr. ekleipsis, desaparición < ecleipo, faltar, desaparecer < leipo, dejar.)
1. s. m. ASTRONOMÍA Ocultación transitoria, total o parcial, de un astro debido a la interposición de otro cuerpo celeste.
2. Pérdida o deslucimiento de las características que dan valor o importancia a una persona o cosa el eclipse del cantante se debe a su enfermedad. decadencia
3. Desaparición transitoria o definitiva de una persona o cosa nadie sabe a qué se debe su eclipse político. ausencia, desaparición, evasión, fuga, huida
4. eclipse lunar ASTRONOMÍA El que ocurre por interposición de la Tierra entre la Luna y el Sol.
5. eclipse solar ASTRONOMÍA El que ocurre por interposición de la Luna entre el Sol y la Tierra.

eclipse

 
m. astron. Ocultación transitoria, total o parcial, de un astro.
eclipse de Luna Se produce cuando la Luna no está iluminada por el Sol. Esto ocurre cuando los dos astros están alineados con la Tierra y en oposición con ella (la Tierra interpuesta entre los dos).
eclipse de Sol Se produce cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, de modo que parte de este se encuentra dentro del cono de sombra de la Luna.
fig.Ausencia, evasión, desaparición de una persona o cosa.

eclipse

(e'klipse)
sustantivo masculino
1. astronomía ocultación transitoria de un astro por a la interposición de otro un eclipse total de sol
2. deslucimiento de una persona o cosa ante otra que se muestra más importante Con la guerra hubo un eclipse de las artes.
3. ausencia o desaparición de una persona o cosa Conmemoramos un aniversario más del eclipse de nuestro mayor poeta.
Traducciones

eclipse

Finsternis

eclipse

eclipse

eclipse

éclipse

eclipse

eclissi

eclipse

eclipse

eclipse

كسوف الشمس

eclipse

Затъмнение

eclipse

Zatmění

eclipse

Eclipse

eclipse

日食

eclipse

Eclipse

eclipse

คราส

eclipse

SMeclipse
eclipse lunareclipse of the moon, lunar eclipse
eclipse solareclipse of the sun, solar eclipse
Ejemplos ?
El crinado Iopas pulsa la áurea cítara, que le enseñó a tocar el grande Atlante, y canta las mudanzas de la luna y los eclipses del sol, el origen del linaje humano y de los brutos; de dónde nacen el agua y el fuego, y Arturo y las lluviosas Hiadas y las dos Osas; por qué el sol en invierno se apresura tanto a ir a bañarse en el Océano, y por cuál causa son entonces tan largas las noches.
Mientras andan su camino, tienen revoluciones, fases, conjunciones, eclipses; salen y se ponen realmente en el cielo; tienen también fases orientales u occidentales según su posición con relación al Sol.
Cosa triste ha de ser el predecir los movimientos de nuestro cielo interior, calcular para dentro de diez años los eclipses de nuestro espíritu, conocer a un tiempo la fecha del placer y la del sufrimiento, la de la ilusión y la de las decepciones; saber en plena juventud el minuto de la primera cana, la enfermedad que nos asesinará y las muecas de nuestra agonía.
espiritual por aquella parte flaca, por donde mollean todos los grandes-hombres: de manera que habiendosele trasteado la vida con motivo de los innumerables embarazos que resultaban de su doctrina, se descubrió que el cuerpo de nuestro buen varon habia hecho de las suyas largo y tendido, aprovechandose de los eclipses de alma que el siervo de Jesus habia tenido con las siervas de María en sus ejercicios de oracion y meditacion.
Con razón dice una copla: «Pocos eclipses el sol y mil la luna padece; que son al desliz más prontas que los hombres las mujeres».
Los seis se diferenciaban y distinguían entre sí en la forma de su profesión y en ciertos preceptos acomodados para vivir bien; pero Thales fue tan excelente y aventajado, que habiendo inquirido y examinado menudamente la naturaleza y puesto por escrito sus disputas, dejó sucesores de su doctrina, y fue admirable, especialmente porque habiendo comprendido el movimiento de los astros, llegó a saber pronosticar los eclipses del Sol y de la Luna.
Todo lo hace; todos ven que lo hace todo; venlo hecho, y nadie lo ve hacer. No carecen de dotrina política sus eclipses. En ellos se aprende cuán perniciosa cosa es que el ministro se junte con su señor en un propio grado, y cuánto quita a todos quien se le pone delante.
Por fin,como si quisiera justificar su modo de proceder mostrándonos los peligros a que se verían expuestas, tanto la Escritura como la Iglesia, si aquellos que se preocupan más por mantenerse en su error que por la dignidad de la Escritura pretendieran extender su autoridad más allá de los términos que ella misma nos prescribe, agrega las siguientes palabras, las cuales, por sí solas, deberían bastar para reprimir y moderar la licencia que algunos creen poder arrogarse: «Acontece, pues, muchas veces que el infiel conoce por la razón v la experiencia algunas cosas de la Tierra, del Cielo, de los demás elementos de este mundo, del movimiento y del giro, v también de la magnitud y distancia de los astros, de los eclipses del Sol y de la Luna...
67.- Porque una de las cosas que más importan en las descripciones es saber los grados de longitud (exacta) que está cada parte de las Indias con el meridiano de Toledo, donde tenemos mandado se comience a contar; y porque la dicha longitud no se puede bien saber si no es con diligente observación de eclipses e de otras señales (y mediciones) celestes...
Hay tanta languidez en los planetas prisioneros de su luz prestada que el frescor de una llovizna, el rumor de los eclipses puede ser la miel solar...
Imitemos a los astros; admiremos la exactitud verdaderamente militar con que acaecen los eclipses; los planetas marcan el paso, y los átomos sin duda también.
¿Quién no sabe que los astrónomos pueden predecir y predicen con mucha anterioridad los eclipses de Sol y de Luna, la ocultación de las estrellas, los eclipses de los satélites de Júpiter, la posición de las estrellas, el período de los cometas (aunque de alguno de estos sólo con cierta probabilidad), la variación anual del punto equinoccial y otros fenómenos que se verifican en la bóveda estrellada?