durmiente


También se encuentra en: Sinónimos.

durmiente

1. adj. Que está durmiendo la bella durmiente.
2. Se aplica al masón que puede mantenerse alejado de las actividades masónicas durante algún tiempo.
3. s. m. CONSTRUCCIÓN Madero horizontal sobre el que se apoyan otros para distribuir la carga.
4. durmiente empotrado CONSTRUCCIÓN Listón empotrado horizontalmente en una pared para clavar en él alguna cosa.
5. ser una persona los siete durmientes coloquial Ser muy dormilona o capaz de dormirse en cualquier sitio.

durmiente

 
adj.-s. Que duerme.
m. Madero colocado horizontalmente y sobre el cual se apoyan otros, horizontales o verticales.
(Amér.) Traviesa de la vía férrea.

durmiente

(duɾ'mjente)
abreviación
persona que duerme Leímos el cuento de la bella durmiente.

durmiente


sustantivo masculino
1. madero horizontal sobre el que se colocan otros maderos En el durmiente apoyan cinco vigas.
2. traviesa de vía de ferrocarril Cambiaron los durmientes de las vías del tren.
Traducciones

durmiente

crosstie, sleeper

durmiente

schlafen

durmiente

Sleeping

durmiente

النوم

durmiente

Sleeping

durmiente

A. ADJsleeping
la Bella Durmiente (del Bosque)Sleeping Beauty
B. SMF (= persona) → sleeper
C. SM (Ferro) → sleeper, tie (EEUU)
Ejemplos ?
La ciudad está dormida y en su profundidad durmiente anhela continuar inmóvil hasta que un príncipe desconocido y arrogante, emanado del esfuerzo colectivo, le dé un beso y la despierte...
Se hizo menester que el transeúnte, sacando de los bolsillos del gabán las enguantadas manos, sacudiera con fuerza al durmiente, para que éste se desdoblara.
Alguien las escuchaba. La tarde se impregnaba de durmiente elíxir. Y sus ojos se apagaban lentamente, pues con besos delicados y amorosos, las sombras intangibles de la noche la iban cobijando.
Durante muchos siglos hemos vivido sin culturas rivales de la nuestra y, nutriéndonos de nuestro propio fondo, hemos llegado a creer que fuera de nosotros nada tiene sentido. Pero he aquí que el Asia, durmiente secular, se incorpora, y del otro lado emerge, con una fisonomía nueva, la vida americana.
Y, ágil caballero, cruzando la selva, do vibra el ladrido fúnebre de un gozque, a escape tendido va el Príncipe Rubio a ver a la Hermosa Durmiente del Bosque.
Leete para tratar de devolverlo a la vida, y para su asombro, sus esfuerzos tuvieron éxito. El durmiente volvió a la vida, y, tras un breve tiempo, al completo vigor de la juventud que su apariencia había indicado.
Ese es maestro de todas las ciencias y oficial de cosa ninguna. Después de vendimias, cuévanos. Al zorro durmiente nunca le canta grillo en el vientre. Tú, que no sabes, me das lecciones.
Esta mañana desperté mi cuerpo como sin nada hubiera pasado en tantos siglos de durmiente, como si cada ala desgajada en el tiempo hubiera regresado hasta su cuerpo de águila y se agitara en los cielos sin el lamento burlado del recuerdo.
Le había preguntado a la Bella Durmiente del Bosque, a Ricitos de Oro, a Caperucita Roja, a Blanca Nieves, a Cenicienta, al Gato con Botas, a Pulgarcito y hasta al Lobo Feroz, que ya se había vuelto bueno, pero todos ignoraban su paradero.
Abrió los ojos al tiempo que el mozo del café le decía: –Aquí no se puede dormir. Iba a replicar, mas el criado se apartó para ir a despertar a otro durmiente.
-Véngase conmigo, compadre, y déjese de imaginaciones, que lo que fuere ya se lo dirá don Antonio. Despabílese, amigo, que al raposo durmiente no le amanece la gallina en el vientre.
Las obras humanas viven por lo que nos roban de fuerza muscular y de energía nerviosa. En algunas líneas férreas, cada durmiente representa la vida de un hombre.