duende

(redireccionado de duendes)
También se encuentra en: Sinónimos.

duende

(Derivado de duen de [casa], dueño de la casa.)
1. s. m. MITOLOGÍA Ser fantástico que, según la tradición, habita en algunas casas, donde hace ruido y mueve las cosas. trasgo
2. LITERATURA Ser fantástico de los cuentos que gasta bromas a los humanos o les ayuda en sus quehaceres.
3. Niño travieso.
4. andar alguien como duende coloquial Aparecer una persona en lugares o momentos inesperados.
5. tener duende coloquial 1. Tener gracia o encanto o misterio: esa muchacha tiene duende. 2. Tener alguna preocupación.

duende

 
m. Espíritu que el vulgo supersticiosamente cree que habita en algunas casas y que travesea.
Hechizo, embeleso, encanto.

duende

('dwende)
sustantivo masculino
1. ser fantástico en forma de persona de pequeño tamaño que causa desórdenes Hay gente que cree en los duendes.
2. insulsez encanto difícil de expresar que se desprende de una persona bailar con mucho duende
Sinónimos

duende

sustantivo masculino
Traducciones

duende

Kobold

duende

lutin

duende

duende

duende

SM
1. (= elfo) → goblin, elf
duende de imprentaprinter's devil
2. (= niño travieso) → imp
3. (= encanto) → magic
tiene duendeit has a certain magic
4. (Inform) → gremlin
Ejemplos ?
Venía con una gran arpa, y no bien pulsó la primera cuerda, todos levantaron la pierna izquierda, pues los duendes son zurdos, y cuando pulsó la segunda cuerda, todos tuvieron que hacer lo que ella quiso.
Cual no sería su estupor que cuando sus gruesas y pesadas botas para vencer la gravedad, y no flotar, se posaron en un suelo arenoso de color rojo, un tumulto de seres (¿Qué está pasando?), pequeños como duendes, lo amenazaron con fulgurantes rayos atómicos y le dijeron en perfecto lenguaje terrestre (inglés, obvio): ¡Welcome to Mars!
Si uno tenía buenos pensamientos, aparecía en el espejo con una sonrisa diabólica, y el peor de todos los duendes se reía satisfecho de su astuta invención.
En la ciudad en que pasé mis primeros años se hablaba, lo recuerdo bien, como de cosa usual, de apariciones diabólicas, de fantasmas y de duendes.
Así que dejo a todos mis camaradas y vengo a este refugio donde encuentro mucha diversión abriendo libros y metiéndome en ellos para juguetear con todo el mundo que tienen: dinosaurios, dragones, merlines, princesas, momias, hombres lobos, vampiros, duendes, genios, aparecidos y desaparecidos, héroes atléticos, detectives y simpáticas brujas despistadas.
¿Dirá usted que cómo se pueden averiguar cosas que suceden a puerta cerrada? Es para asombrarse: se creería que hay duendes... En este caso especial, lo que ocurrió en el balneario mismo debieron de fisgarlo las camareras, que no son malas espías, o los vecinos al través del tabique, o...
-¿Y también hay brujos? -¡Nu'ha di'haber!... ¡Pues los duendes!... ¿No l'he contao pues? Pero como no tienen pelo largo como las brujas, no s'encumbran por la región sino que güelan bajito.
Bien podía haber dicho oda, que así se llama esta clase de composiciones, en opinión de los Duendes y de los que no son periodistas del Correo, y este nombre viene de por crasis en vez de canto, del verbo y de aquí llamaban los atenienses odeon una especie de academia de música; de donde tomaron los latinos odeum, i, como a cada paso se encuentra en Vitruvio, pequeño teatro donde se celebraban certámenes de música.
Pero ¿podremos afirmar que en torno nuestro, sin que nosotros los veamos ni los sintamos, no haya duendes o diablillos traviesos que nos hablen al oído y nos infundan malos pensamientos?...
A eso de las doce, divisaron los soldados unos pequeños seres que se aproximaban; al pronto los creyeron duendes, pero no tardaron en convencerse de que eran niños y niñas que iban vestidos de una manera extraña con telas que parecían luminosas.
DON RAMÓN.- Bien dice el redactor que se dejan sentir los duendes, y por este artículo concluyamos remitiéndonos a la página 11, en respuesta a lo que dice el redactor de que el Duende trata de desacreditar al Correo para bien suyo y del público.
¡Tan valiente y animoso! -y el infeliz había liado los bártulos por consecuencia del mal de espanto que le ocasionaron los duendes y las penas.