ducado

(redireccionado de ducados)

ducado

(Del ital. ducato.)
1. s. m. Título de duque y territorio sobre el que tenía jurisdicción recibió de sus manos el ducado de Ávila.
2. HISTORIA Antigua moneda de oro que se usó en España hasta el siglo xvi y en otros países.

ducado

 
m. Título o dignidad de duque.
Territorio que estaba sometido a la autoridad de un duque.
Estado gobernado por un duque.
Ant. moneda española de oro.

ducado

(du'kaðo)
sustantivo masculino
1. título de duque y territorio sobre el que tiene jurisdicción ducado de Medina Sidonia
2. estado gobernado por un duque Luxemburgo es un ducado europeo.
3. antigua moneda de oro que se usó en España hasta el siglo XVI Encontraron en el pasadizo un baúl con mil ducados.
Traducciones

ducado

ducat, duché

ducado

ducato

ducado

Herzogtum

ducado

hertogdom

ducado

ducado

ducado

دوقية

ducado

Księstwo

ducado

公國

ducado

Vévodství

ducado

Hertugdømme

ducado

דוכסות

ducado

公国

ducado

SM
1. (= territorio) → duchy, dukedom
2. (Fin) → ducat
Ejemplos ?
Ya no lo quiero saber, por mostrar otros cuidados. HERNANDO. Pues hasta dos mil ducados de renta, deben de ser los que en sus vasallos tiene. ANARDA .
ALTAZAR ZAMÁN INGA, CACIQUE Y GOBERNADOR DE CHARAPOTÓ, PIDE MIL Y QUINIENTOS DUCADOS DE RENTA DE INDIOS VACOS, POR SUS SERVICIOS CONTRA EL CORSARIO INGLÉS Y LA PÉRDIDA DE CATORCE MIL DUCADOS ROBADOS POR DICHO CORSARIO EN EL CABO DE SAN VICENTE, 1594.
No tiene amor quien no intenta, ni valor quien no se humana; mientras casáis vuestra hermana, haced de vuestra edad cuenta. Seis mil ducados de renta desean, y con razón, veros en su posesión.
Despidiéronse, informáronse las partes, y hallaron ser ansí lo que entrambos dijeron; y, finalmente, Leonora quedó por esposa de Carrizales, habiéndola dotado primero en veinte mil ducados: tal estaba de abrasado el pecho del celoso viejo.
La segunda señal que dio Filipo fue no querer juntarse con su esposa hasta tenerla puesta casa aparte, la cual aderezó en esta forma: compró una en doce mil ducados, en un barrio principal de la ciudad, que tenía agua de pie y jardín con muchos naranjos; cerró todas las ventanas que miraban a la calle y dioles vista al cielo, y lo mismo hizo de todas las otras de casa.
Recibió el tío del muerto la promesa de dos mil ducados, que le hicieron porque bajase de la querella y perdonase a don Juan, el cual, no olvidándose de su camarada Clemente, le hizo buscar; pero no le hallaron ni supieron dél, hasta que desde allí a cuatro días tuvo nuevas ciertas que se había embarcado en una de dos galeras de Génova que estaban en el puerto de Cartagena, y ya se habían partido.
Se trata de un hombre acusado criminal- mente, preso, secuestrados sus bienes, consumidos más de mil ducados de ellos, y atormentado cuatro veces en el potro, sien- do el cuerpo del delito una fábula de la Mitología.
- - Restablecido por completo Gregorio XIII, empezó por acordar al padre Carmena todas las bulas, privilegios, indulgencias, jubileos y demás gangas que anhelaban los agustinos para sus conventos del Perú, concluyendo por brindarle un obispado,que fray Miguel tuvo sus razones para no aceptar, prefiriendo el título de abad de Lunahuaná, con doce mil ducados de renta anual sobre el arzobispado de Lima; con lo que, sin las fatigas que trae el obispar, venía á ser nuestro agustino un verdadero potentado en estas tierras de América, y altísima dignidad en su Iglesia.
Según reales cédulas de 1713 y 1773, el derecho fiscal se fijó en 40 pesos por cabeza, en lugar de los 80 ducados que se pagaban en los tiempos de Carlos I de España y de sus sucesores los Felipes hasta Carlos el Hechizado.
Vala a casar a Madrid con setenta años, dorados de más de cien mil ducados, de un viejo, hermano del Cid, que en más de treinta la dota; y a la viuda ha prometido, porque la tercera ha sido, para la primera flota (que es el novio perulero) diez mil pesos ensayados, con que olvidando cuidados del matrimonio primero, busque nueva compañía.
Alto, viudez, esto es hecho. Perdone Dios al difunto. ¡Seis mil ducados! Hoy junto a mi amor honra y provecho. Su talle me ha satisfecho; Aragón es su apellido, ¿quién duda que es bien nacido?
Y habiéndosele ofrecido ocasión para venir delante de Vuestra Majestad a tratar cosas que le convenían a él y a los naturales del dicho su estado, le robó el inglés corsario, junto al Cabo de San Vicente, catorce mil ducados que traía para su sustento; ha llegado a esta Corte tan pobre y necesitado como Vuestra Majestad se puede informar, y no tiene a quién se poder encomendar para que sea socorrido mientras despide sus negocios a que ha venido, para que se pueda sustentar.