dormitar

(redireccionado de dormitaba)

dormitar

(Del lat. dormitare.)
v. intr. Estar o quedarse una persona medio dormida dormitaba en la sala, mientras esperaba su llamada.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

dormitar

 
intr. Estar medio dormido.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

dormitar

(doɾmi'taɾ)
verbo intransitivo
estar o quedarse medio dormido Dormitó durante toda la película.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.

dormitar


Participio Pasado: dormitado
Gerundio: dormitando

Presente Indicativo
yo dormito
tú dormitas
Ud./él/ella dormita
nosotros, -as dormitamos
vosotros, -as dormitáis
Uds./ellos/ellas dormitan
Imperfecto
yo dormitaba
tú dormitabas
Ud./él/ella dormitaba
nosotros, -as dormitábamos
vosotros, -as dormitabais
Uds./ellos/ellas dormitaban
Futuro
yo dormitaré
tú dormitarás
Ud./él/ella dormitará
nosotros, -as dormitaremos
vosotros, -as dormitaréis
Uds./ellos/ellas dormitarán
Pretérito
yo dormité
tú dormitaste
Ud./él/ella dormitó
nosotros, -as dormitamos
vosotros, -as dormitasteis
Uds./ellos/ellas dormitaron
Condicional
yo dormitaría
tú dormitarías
Ud./él/ella dormitaría
nosotros, -as dormitaríamos
vosotros, -as dormitaríais
Uds./ellos/ellas dormitarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo dormitara
tú dormitaras
Ud./él/ella dormitara
nosotros, -as dormitáramos
vosotros, -as dormitarais
Uds./ellos/ellas dormitaran
yo dormitase
tú dormitases
Ud./él/ella dormitase
nosotros, -as dormitásemos
vosotros, -as dormitaseis
Uds./ellos/ellas dormitasen
Presente de Subjuntivo
yo dormite
tú dormites
Ud./él/ella dormite
nosotros, -as dormitemos
vosotros, -as dormitéis
Uds./ellos/ellas dormiten
Futuro de Subjuntivo
yo dormitare
tú dormitares
Ud./él/ella dormitare
nosotros, -as dormitáremos
vosotros, -as dormitareis
Uds./ellos/ellas dormitaren
Imperativo
dormita (tú)
dormite (Ud./él/ella)
dormitad (vosotros, -as)
dormiten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había dormitado
tú habías dormitado
Ud./él/ella había dormitado
nosotros, -as habíamos dormitado
vosotros, -as habíais dormitado
Uds./ellos/ellas habían dormitado
Futuro Perfecto
yo habré dormitado
tú habrás dormitado
Ud./él/ella habrá dormitado
nosotros, -as habremos dormitado
vosotros, -as habréis dormitado
Uds./ellos/ellas habrán dormitado
Pretérito Perfecto
yo he dormitado
tú has dormitado
Ud./él/ella ha dormitado
nosotros, -as hemos dormitado
vosotros, -as habéis dormitado
Uds./ellos/ellas han dormitado
Condicional Anterior
yo habría dormitado
tú habrías dormitado
Ud./él/ella habría dormitado
nosotros, -as habríamos dormitado
vosotros, -as habríais dormitado
Uds./ellos/ellas habrían dormitado
Pretérito Anterior
yo hube dormitado
tú hubiste dormitado
Ud./él/ella hubo dormitado
nosotros, -as hubimos dormitado
vosotros, -as hubísteis dormitado
Uds./ellos/ellas hubieron dormitado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya dormitado
tú hayas dormitado
Ud./él/ella haya dormitado
nosotros, -as hayamos dormitado
vosotros, -as hayáis dormitado
Uds./ellos/ellas hayan dormitado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera dormitado
tú hubieras dormitado
Ud./él/ella hubiera dormitado
nosotros, -as hubiéramos dormitado
vosotros, -as hubierais dormitado
Uds./ellos/ellas hubieran dormitado
Presente Continuo
yo estoy dormitando
tú estás dormitando
Ud./él/ella está dormitando
nosotros, -as estamos dormitando
vosotros, -as estáis dormitando
Uds./ellos/ellas están dormitando
Pretérito Continuo
yo estuve dormitando
tú estuviste dormitando
Ud./él/ella estuvo dormitando
nosotros, -as estuvimos dormitando
vosotros, -as estuvisteis dormitando
Uds./ellos/ellas estuvieron dormitando
Imperfecto Continuo
yo estaba dormitando
tú estabas dormitando
Ud./él/ella estaba dormitando
nosotros, -as estábamos dormitando
vosotros, -as estabais dormitando
Uds./ellos/ellas estaban dormitando
Futuro Continuo
yo estaré dormitando
tú estarás dormitando
Ud./él/ella estará dormitando
nosotros, -as estaremos dormitando
vosotros, -as estaréis dormitando
Uds./ellos/ellas estarán dormitando
Condicional Continuo
yo estaría dormitando
tú estarías dormitando
Ud./él/ella estaría dormitando
nosotros, -as estaríamos dormitando
vosotros, -as estaríais dormitando
Uds./ellos/ellas estarían dormitando
Collins Spanish Verb Tables © HarperCollins Publishers 2011
Traducciones

dormitar

dřímat

dormitar

blunde

dormitar

dösen

dormitar

torkkua

dormitar

sommeiller

dormitar

drijemati

dormitar

うたた寝する

dormitar

졸다

dormitar

døse

dormitar

halvsova

dormitar

งีบหลับ

dormitar

kestirmek

dormitar

ngủ gà ngủ gật

dormitar

打瞌睡

dormitar

VIto doze, snooze
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005

dormitar

vi to doze
English-Spanish/Spanish-English Medical Dictionary Copyright © 2006 by The McGraw-Hill Companies, Inc. All rights reserved.
Ejemplos ?
El perro viejo abrió los ojos pesadamente, pues dormitaba, y le respondió al coyote: -Pus ya ves, aquí nomas, calentándome un poco.
Sí, allí Montero a la sazón se hallaba y a la llegada de su amante Estrella en un sillón de roble dormitaba, mas despertóse al percibir su huella.
Alfredo reconoció en él a su fantasma amigo, a su sombrío mensajero. Levantose Alfredo, Ulrico dormitaba rendido de fatiga... Siguió aquel al monje.
Y cuando aquella madrugada, ya terminada la partida, se encontró el Muñequero con Paco Cárdenas a solas con éste en la calle, a la sazón solitaria, sin más testigos que la luz de la luna y un sereno que dormitaba en el zaguán de uno de los edificios, preguntó el primero al segundo: -¿Me quisieras tú decir, que estoy rabiando toa la noche por saberlo, qué fue lo que tú platicaste con el Maroto cuando le sacaste de la sala?
Entre la muchedumbre que esperaba el momento de llegar a la ventanilla de empeño, se encontraba una mujer morena, vestida con negros andrajos, de porte indígena, ojos llorosos y rostro como sublimado por el dolor. Con el rebozo se ayudaba a cargar a un chiquillo que dormitaba el sopor.
Lejos se escuchaban los voces de los cargueros bupíes. Alí, con la cabeza apoyada en el tronco, dormitaba. De pronto se puso de pie, arrojó un grito, echó a correr, golpeó de cara en un árbol y cayó.
Y desdeñando ofertas y llorando sus pesadumbres en los brazos de su vieja, ganándose el sustento en el corralón de Los Cristos seguía Rosario, cuando una noche en que, rendida por el trabajo y acongojada por la enfermedad del Cachete, de la cual desde un principio había tenido noticia, dormitaba reclinada contra la pared sin osar hablar a su madre de lo que le dolía en el corazón, empujó suavemente la puerta de la sala el Cachiporra y sin, en aquella ocasión, solicitar el necesario permiso, colóse de rondón en ella, con el sombrero encasquetado hasta casi los ojos, las manos en los bolsillos de la cien y cien veces zurcida chaqueta y la cara triste y la expresión meditabunda.
No cabe en mí dudar de que faltóle esfuerzo al autor para crear un desenlace que cupiese en la esftera de la vida social, de lo humano, de la actualidad, de lo posible, y recurrió á lo sobrenatural, al milagro, á la aparición de una ánima ben- dita del Purgatorio. Quizá se dijo el señor Galdós: Si algunas veces dormitaba Homero, ¿por qué yo no he de echar un sueño enlero?
Consuelo, regadera en mano, recogida en la cintura la falda de percal, que dejaba ver los pulidos zapatos, y que ceñíase con pérfida ductilidad a la pierna nerviosa y fina; luciendo vistoso collar de abalorios, y tocado de flores el espléndido cabello, entreteníase en regar los geranios que embellecían el largo arriate que adornaba el patio de la casa, en que vivía, en tanto la señora Rosario charlaba animadamente con la señora Angustias la Veterana, sentadas las dos en uno de los extremos del patio, y, retrepado en su silla contra el ruinoso muro, dormitaba el señor Curro el Almejero...
A los gritos del padre siguieron ladridos de perros, y por sus aullidos perseguido, no se detuvo hasta llegar frente a la puerta de una choza, a la que llamó; y cuando hubieron abierto, dijo a una vieja: -Dáme inmediatamente de comer: La vieja, que estaba hilando, paró el huso y se quedó mirando al joven, sorprendida de su tono insolente; mas como los cortesanos le habían dicho que tanta era la dignidad de su persona, que todos reconocían en él un príncipe aunque nunca le hubiesen visto, impacientole la tardanza y golpeó con fuerza la mesa repitiendo la orden; pero fue el caso que sobre aquélla dormitaba un gato...
con que anunciaban que pronto estarían a punto, al mismo tiempo que hacían saltar la ceniza que las cubría, no sin que a veces molestara a Chelín, perro de caza que dormitaba apoyado el hocico en ambas patas, quien, en este caso, se limitaba a levantar una para sacudirse la ceniza de las narices, al mismo tiempo que abría un ojo para enterarse de lo que pasaba, volviendo a quedar a los pocos momentos cerrados los dos y él dormido.
No se acostaba; sobre un inmenso sillón Voltaire (¡no sospechaba el anciano la denominación! ) dormitaba por momentos, bajo la fatiga.