dorar

(redireccionado de dorados)
También se encuentra en: Sinónimos.

dorar

(Del lat. deaurare.)
1. v. tr. Cubrir la superficie de una cosa con oro o con un material que tenga el mismo color.
2. v. tr. y prnl. Dar el color del oro a una cosa doraron el tinte.
3. COCINA Asar o freír un alimento hasta que tome color dorado el asado se doraba en el horno.
4. Hacer que una cosa parezca buena o menos mala de lo que realmente es le doraron el tema para que aceptara.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

dorar

 
tr. Cubrir con oro la superficie [de una cosa] o dar el color de oro [a una cosa].
fig.Paliar, encubrir con apariencia agradable [una cosa desagradable].
tr.-prnl. fig.Tostar ligeramente [una cosa de comer].
prnl. Tomar color dorado.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

dorar

(do'ɾaɾ)
verbo transitivo
1. dar el color del oro a una cosa dorar un jarrón
2. tostar ligeramente una comida dorar la carne
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.

dorar


Participio Pasado: dorado
Gerundio: dorando

Presente Indicativo
yo doro
tú doras
Ud./él/ella dora
nosotros, -as doramos
vosotros, -as doráis
Uds./ellos/ellas doran
Imperfecto
yo doraba
tú dorabas
Ud./él/ella doraba
nosotros, -as dorábamos
vosotros, -as dorabais
Uds./ellos/ellas doraban
Futuro
yo doraré
tú dorarás
Ud./él/ella dorará
nosotros, -as doraremos
vosotros, -as doraréis
Uds./ellos/ellas dorarán
Pretérito
yo doré
tú doraste
Ud./él/ella doró
nosotros, -as doramos
vosotros, -as dorasteis
Uds./ellos/ellas doraron
Condicional
yo doraría
tú dorarías
Ud./él/ella doraría
nosotros, -as doraríamos
vosotros, -as doraríais
Uds./ellos/ellas dorarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo dorara
tú doraras
Ud./él/ella dorara
nosotros, -as doráramos
vosotros, -as dorarais
Uds./ellos/ellas doraran
yo dorase
tú dorases
Ud./él/ella dorase
nosotros, -as dorásemos
vosotros, -as doraseis
Uds./ellos/ellas dorasen
Presente de Subjuntivo
yo dore
tú dores
Ud./él/ella dore
nosotros, -as doremos
vosotros, -as doréis
Uds./ellos/ellas doren
Futuro de Subjuntivo
yo dorare
tú dorares
Ud./él/ella dorare
nosotros, -as doráremos
vosotros, -as dorareis
Uds./ellos/ellas doraren
Imperativo
dora (tú)
dore (Ud./él/ella)
dorad (vosotros, -as)
doren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había dorado
tú habías dorado
Ud./él/ella había dorado
nosotros, -as habíamos dorado
vosotros, -as habíais dorado
Uds./ellos/ellas habían dorado
Futuro Perfecto
yo habré dorado
tú habrás dorado
Ud./él/ella habrá dorado
nosotros, -as habremos dorado
vosotros, -as habréis dorado
Uds./ellos/ellas habrán dorado
Pretérito Perfecto
yo he dorado
tú has dorado
Ud./él/ella ha dorado
nosotros, -as hemos dorado
vosotros, -as habéis dorado
Uds./ellos/ellas han dorado
Condicional Anterior
yo habría dorado
tú habrías dorado
Ud./él/ella habría dorado
nosotros, -as habríamos dorado
vosotros, -as habríais dorado
Uds./ellos/ellas habrían dorado
Pretérito Anterior
yo hube dorado
tú hubiste dorado
Ud./él/ella hubo dorado
nosotros, -as hubimos dorado
vosotros, -as hubísteis dorado
Uds./ellos/ellas hubieron dorado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya dorado
tú hayas dorado
Ud./él/ella haya dorado
nosotros, -as hayamos dorado
vosotros, -as hayáis dorado
Uds./ellos/ellas hayan dorado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera dorado
tú hubieras dorado
Ud./él/ella hubiera dorado
nosotros, -as hubiéramos dorado
vosotros, -as hubierais dorado
Uds./ellos/ellas hubieran dorado
Presente Continuo
yo estoy dorando
tú estás dorando
Ud./él/ella está dorando
nosotros, -as estamos dorando
vosotros, -as estáis dorando
Uds./ellos/ellas están dorando
Pretérito Continuo
yo estuve dorando
tú estuviste dorando
Ud./él/ella estuvo dorando
nosotros, -as estuvimos dorando
vosotros, -as estuvisteis dorando
Uds./ellos/ellas estuvieron dorando
Imperfecto Continuo
yo estaba dorando
tú estabas dorando
Ud./él/ella estaba dorando
nosotros, -as estábamos dorando
vosotros, -as estabais dorando
Uds./ellos/ellas estaban dorando
Futuro Continuo
yo estaré dorando
tú estarás dorando
Ud./él/ella estará dorando
nosotros, -as estaremos dorando
vosotros, -as estaréis dorando
Uds./ellos/ellas estarán dorando
Condicional Continuo
yo estaría dorando
tú estarías dorando
Ud./él/ella estaría dorando
nosotros, -as estaríamos dorando
vosotros, -as estaríais dorando
Uds./ellos/ellas estarían dorando
Collins Spanish Verb Tables © HarperCollins Publishers 2011
Sinónimos

dorar

transitivo
1 sobredorar.
Si se trata de metales (especialmente plata), se utiliza sobredorar.
2 paliar, encubrir, atenuar, endulzar, dulcificar, suavizar.
Con este sentido, dorar aparece en la expresión dorar la píldora.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

dorar:

Paliar (fig.)endulzar (fig.), suavizar (fig.), dulcificar (fig.), encubrir (fig.), atenuar (fig.),
Traducciones

dorar

dorer

dorar

brown, gild

dorar

A. VT
1. (Téc) → to gild
2. (Culin) → to brown
dorar la píldorato sweeten the pill
B. (dorarse) VPR
1. [cebolla, ajo] → to turn golden, brown
rehogar la cebolla hasta que se dorelightly fry the onion until golden brown
2. [piel, persona] → to go brown, tan
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Dioniso, el de dorados cabellos, a la rubia Ariadna hija de Minos la hizo su floreciente esposa; y la convirtió en inmortal y exenta de vejez el Cronión.
Ernma llevaba una bata de casa muy abierta, que dejaba ver entre las solapas del chal del corpiño una blusa plisada con tres botones dorados.
chad un vil secreto en la más honda sima: sepultad una infamia bajo miriadas de montañas y apartaos del sitio en que pensáis dejarlos para siempre inmóviles y mudos: lavaos el rostro y las manos; cubríos de dorados, vestíos de adulaciones.
Y, como ella llevaba puesta la mira en buscar la casa del padre de Andrés, sin querer detenerse a bailar en ninguna parte, en poco espacio se puso en la calle do estaba, que ella muy bien sabía; y, habiendo andado hasta la mitad, alzó los ojos a unos balcones de hierro dorados, que le habían dado por señas, y vio en ella a un caballero de hasta edad de cincuenta años, con un hábito de cruz colorada en los pechos, de venerable gravedad y presencia; el cual, apenas también hubo visto la gitanilla, cuando dijo: -Subid, niñas, que aquí os darán limosna.
Atrás, oscilante, avanzaba el cortejo de elefantes, superando con sus budas dorados, cargados en el lomo, la verde copa de las palmeras.
El sol se había puesto entre celajes, horribles nubarrones en forma de grandes montañas, de magníficos volcanes despidiendo a chorros su abrasadora lava, de góticos castillos de una antigua y exquisita arquitectura, de palacios encantados formados de granitos y adornados de topacios, rubíes, y esmeraldas, bordados todos sus contornos con dorados filetes, y reflejando resplandecientes fuegos, efecto sorprendente, producido también por los relámpagos que de vez en cuando iluminaban el lejano horizonte, que se perdía en la inmensidad de la tierra.
Pasé por las cabañas de los peones y vi cómo nacen y crecen esos esclavos; con mis dedos sutiles toqué las carnes sin abrigo de los pequeños, los senos lacios y enjutos de las madres feas y bestializadas por las miserias y los maltratos; toqué las facciones del hambre y de la ignorancia; pasé por los palacios y recogí el gruñido de las envidias, el regüeldo de las harturas, el sonido de las monedas contadas febrilmente por los avaros, el eco de las órdenes liberticidas; palpé en mi mano invisibles tapices, mármoles dorados, joyas con que se adornan para valer algo los que nada valen.
Vala a casar a Madrid con setenta años, dorados de más de cien mil ducados, de un viejo, hermano del Cid, que en más de treinta la dota; y a la viuda ha prometido, porque la tercera ha sido, para la primera flota (que es el novio perulero) diez mil pesos ensayados, con que olvidando cuidados del matrimonio primero, busque nueva compañía.
Sopla, vendaval, sopla sobre mi cantil abrupto, sobre los valles, en los abismos, gira en torno de las montañas; derriba esos cuarteles y esos santuarios; destruye esos presidios; sacude esa resignación; disuelve esas nubes de incienso; quiebra las ramas de esos árboles en que han hecho sus liras los opresores; despierta a esa ignorancia; arranca esos dorados que representan mil infortunios.
La hija iba de blanco, fina y exquisita. Cintas de seda verde ondeaban como juncos entre sus dorados rizos, coronados por una guirnalda de lirios de agua.
He aquí un vigoroso braceador que pone el pie seguro, la mente avarienta, y los ojos ansiosos y serenos en ese haz de despojos de templos, y muros apuntalados, y cadáveres dorados, y alas hechas de cadenas, de que, con afán siniestro, se aprovechan hoy tantos arteros batalladores para rehacer prisiones al hombre moderno!
¿Y esto es lo que ponderan?, me preguntaba, viendo los arcos de piedra renegrida y las misteriosas esculturas de las torres de Nuestra Señora. ¡Cuánto más linda San Francisco, que es nueva y tiene tantos dorados!