donjuanesco

(redireccionado de donjuanesca)

donjuanesco, a

adj. Que es propio de un donjuán la engatusó con sus modos donjuanescos y sus discursos galantes.

donjuanesco -ca

 
adj. Propio de un don Juan Tenorio.
Ejemplos ?
Los galdosistas anotan que del carácter de Lorenza pudo tomar Galdós ciertos rasgos para inmortalizarla como espejo de algunos de sus más logrados personajes femeninos, especialmente en Fortunata (la hembra poderosa, inculta y fuerte, pero de dramático final), la Casianilla de Cánovas, En este postrer episodio de la quinta serie, protagonizado por los personajes fijos de la serie, Mariclío y Tito Liviano, éste último, abandona su vida donjuanesca gracias a Casiana Conejo ("Casianilla"), una joven pobre y analfabeta, pero con grandes deseos de aprender, cuyo carácter sencillo y dulce seduce al viejo Tito, llegando a convertirse en su lazarillo cuando, como el propio Galdós, Tito se queda casi ciego.
Visiones de España la ofrecieron los libros de viajes de Madame d'Aulnoy, Saint-Simon, Théophile Gautier (que recorrió España en 1840 y publicó un Voyage en Espagne (1845) y una España (1845), llenos de sensibilidad pintoresca y colorido, tanto, que sirvieron de inspiración a los mismos españoles (poetas como Zorrilla y narradores como los de la Generación del 98) y Alexandre Dumas (que asistió en Madrid a la representación de Don Juan Tenorio de José Zorrilla y dejó unas Impressions de voyage (1847-1848) bastante negativas sobre sus experiencias; su drama Don Juan de Marana resucita la leyenda donjuanesca, cambiando el final tras haber visto la versión de Zorrilla en la tardía edición de 1864.
Yo los había amado porque encontraba en ellos los suspiros románticos de mi juventud, las ansias sentimentales que al malograrse me dieron el escepticismo de todas las cosas, la perversión melancólica y donjuanesca que hace las víctimas y llora con ellas.
Libre de reminiscencias d'annunzianas, y a pesar de cierto dejo de ironía y de la infatuación donjuanesca, un aliento místico más puro llena la incomparable Sonata de Otoño.
La leyenda “le va bien (al Caballero) por su carrera diplomática, por su galantería, por sus amistades femeninas, que fueron muchas y de alta y baja alcurnia, por su modo de ser cortesano, buen conversador, por su amor a la buena música y a lo festivo… Por todo ello le cae bien. Pero no hay ningún dato que avale la realidad histórica” de esa supuesta vida donjuanesca.
Durante su juventud cultivó fama de «bohemio», «juerguista», aficionado a las mujeres y al juego, llevando «una vida donjuanesca».
Su personalidad alegre y relajada es una de sus mejores herramientas para seducir mujeres, quienes, a pesar de su apariencia y personalidad, terminan atraídas hacia él, siendo normal que en cada misión o viaje, por lo menos una bella mujer se enamore de él; sin embargo, bajo esta actitud donjuanesca y promiscua, se esconde una veta emocional torturada, triste y culpable.