doncel

(redireccionado de donceles)

doncel

(Del cat. donzell, joven noble < bajo lat. vulgar domnicillus.)
1. s. m. HISTORIA Joven noble que aún no estaba armado caballero.
2. Hombre que no ha mantenido relaciones sexuales.
3. HISTORIA Persona que, habiendo servido de paje a los reyes, pasaba a servir en la milicia.
4. adj. Se refiere a la comida, bebida que es más suave o dulce que otras de la misma clase vino doncel; pimienta doncel.

doncel

 
m. Joven noble que aún no estaba armado caballero.
El que, habiendo en su niñez servido de paje a los reyes, pasaba a servir en la milicia.
Traducciones

doncel

Doncel

doncel

Doncel

doncel

Doncel

doncel

Doncel

doncel

SM
1. (= noble) → young nobleman, young squire
2. (Hist) → page
Ejemplos ?
Con efecto, muchachas y donceles en plena adolescencia, tan hermosos como elegantes en sus vestiduras, danzaban con suave ritmo la pirríquica de los griegos.
Pero si tú habitaras mis vergeles, Libres entonces de cadenas de oro Las cediera al amor de otros donceles, No te afligieran con su infausto lloro.
Don Blasfemo tenía el trono protegido a sable y cable y era intrépida tragedia la sonrisa inalcanzable. Capítulo II Clarín Clarinete y Flaquín Flequín eran dos donceles del reino Risín.
Pero con el fin de gozar a la vez de todos los placeres, añadíanse a estos dieciséis maridos el mismo número de donceles mucho más jóvenes y que tenían que cumplir las funciones de mujeres.
Mara salió a la calle con sus pendientes, que destellaban como astros, y detrás de ella fueron todos los donceles y no pocos varones bien barbados y hasta con barbas de plata y de estopa gris, enloquecidos por los bailes que ejecutaba la hija de Satanás y por el matiz singularísimo que daban a su tez bruñida, de cobre nuevo, los aretes resplandecientes.
Y el rey con noticia tal Zeloso de la princesa, La dió iracundo por presa En su misma estancia real. Damas quitóla y donceles, Y no escusando cautelas, La señaló centinelas Entre sus siervos mas fieles.
Inflamado por el deseo de la conquista, sale el rey Don Jaime á la mar con su armada compuesta de numerosas naves: aompáñanle sus barones, donceles y prelados, los mejores guerreros de su tiempo, los cuales secundan con ardor el bienaventurado deseo de su monarca.
¡Verdadero festín de mendigos en que hacía el gasto la caridad cristiana! También la clase acomodada, hermosas mujeres y elegantes donceles, se acercaba a pedir al fraile un trozo de pan bendito.
Y otros treinta caballeros, cuanto valiente galanes, —en varios grupos conversan, de su pompa haciendo alarde. Donceles tienen sus lanzas; sus caballos tienen pajes, siendo a la par todos ellos soldados y capitanes.
Pronto la fama de su belleza rebasó los límites de la discreción y no había domingo en los cuales los más apuestos donceles rondaban por la calle en espera de su salida rumbo a la iglesia de Santo Domingo y poder aspirar a acompañarla.
Bajaron de sus andamios el Rey, la Reina y la Corte, damas, caballeros, pajes, obispos y embajadores. De manos de los donceles recibiendo los bridones, conducir de allí a las damas como enantes se proponen.
Era el momento en que, so color de tomar aire, se tomaba amor, que es oxígeno del alma, y no la higiene, sino la eterna sed sentimental, había determinado a tantas muchachas bonitas y a tantos donceles medianamente gallardos a pisar el polvo o comprar las sillas del concurridísimo paseo...